ECONOMIA
Poder adquisitivo en baja

La jubilación mínima no llega a 160 dólares blue y es casi la más baja de la región

Sólo superada por las jubilaciones en Venezuela que apenas llegan a u$s 6, el haber mínimo argentino está en el peligroso anteúltimo lugar. Los datos corresponden a un estudio privado que además analiza por qué es la más baja de los últimos 25 años.

jubilados
Jubilados | Gtlza. Prensa Anses

Cobrar la jubilación mínima en la Argentina en el mes de febrero pasado significó haber accedido a un ingreso sin bono que representó 156 dólares, mientras que con el bono de $15.000 llegó a unos 195 dólares, medido en la cotización del dólar paralelo; esto es 250 dólares menos que en 2017, cuando se registró el mayor valor de la jubilación en término de la divisa norteamericana. Así lo explica un análisis de Focus Market elaborado para el Blog de Educación Financiera de Naranja X.

Jubilados: ANSES oficializó el aumento de marzo del 17,04%

El análisis plasma la evolución de la Jubilación Mínima en dólares a través del tiempo, comparativa versus el resto de jubilaciones en América Latina, por ejemplo, donde queda en claro que sólo en Venezuela el haber mínimo es menor con apenas u$s 6 dólares; mientras que en la esquina opuesta aparece Ecuador con u$s 450, aunque para los trabajadores con más de 40 años de aporte; seguido muy de cerca por el vecino Uruguay, con u$s 447.

Damián Di Pace, economista y director de la consultora que realizó el estudio mostró su preocupación sobre la sostenibilidad del sistema previsional Argentino. "La falta de generación de empleo privado, es decir aportantes nuevos en relacíón al ingreso de mayor cantidad de jubilados y pensionados, hace que se tenga que achicar la pirámide de cobro hacia abajo ampliando la base de beneficiarios", explicó.

Sucede que, mientras en 2016 había 2,1 aportantes al sistema por cada 1 que cobraba hoy cayó a 1,6 aportante por cada jubilado que cobra cuando se necesitarían al menos 3 aportantes activos.

Jubilaciones
En Bolivia, el haber mínimo duplica el haber argentino. 

 

Para el economista eso lleva a que las jubilaciones se vean tan deprimidas frente al resto de la región. 

"Argentina se encuentra dentro de los últimos puestos a nivel mundial respecto de la sostenibilidad el sistema a futuro. A su vez, hoy el sistema cuenta con más jubilados que cobran por moratoria sin haber aportado que jubilados que han aportado al sistema", comentó. 

 Poder adquisitivo devaluado

Las jubilaciones en el país han ido perdiendo fuerte poder adquisitivo en los últimos años frente a la variación de precios en pesos argentinos y en términos de su valor en dólares.

La canasta escolar superó los tres dígitos y aumentó 137% según las consultoras

En la mirada de Di Pace, "hasta ahora los Jubilados han sido variable de ajuste en todas sus escalas. De hecho aquellos que han realizado mayor cantidad de aportes a lo largo de su vida laboral cuando superan los 2 haberes mínimos no perciben bono por lo cual ha representando una pérdida del poder adquisitivo de cobro en los últimos años" detalló el economista. 

 

Anses

El estudio también analiza la pérdida del poder adquisitivo a lo largo de los años. 

Al respecto, la abogada especializada en temas previsionales Florencia Markarian explicó a PERFIL que en los últimos 5 años los jubilados perdieron casi 20% del poder adquisitivo lo que equivaldría a más de 6 jubilaciones mínimas del año 2017.

"Esta situación se aprecia con claridad cuando el valor del ingreso de un jubilado se equipara a valor en dólares o cuando analizamos qué valor de sus ingresos necesita un jubilado para alquilar o adquirir productos de la canasta básica", explicó la abogada del Estudio Markarian.

En esa línea explicó que "las brechas negativas más amplias se pueden observar en los años 2018 –donde las jubilaciones se ajustaron en un 19.2% y la inflación fue de un 47.6% -, y en el año 2022 -cuando los haberes jubilatorios aumentaron un 72.5% y los precios más de un 94%".

Cuánto necesita una familia para ser de clase media en la ciudad de Buenos Aires

Pensado en canastas básicas alimentarias que se pueden comprar con el haber mínimo de un jubilado, el estudio de Focus Market explica que desde el año 2016 al 2023 la cantidad de canastas básicas que podría comprar un jubilado que recibe la mínima (sin bono) oscilaba entre un 2,3 y 4,1, en caso de observar la jubilación más un bono la cantidad de canastas que se pueden adquirir aumenta a 2,9 y 4,5.

Sin embargo, en 2023 se registran los niveles más bajos de poder adquisitivo, ya que se puede acceder a sólo 3,2 y 2,5 canastas con y sin bono, respectivamente. "Principalmente se debe a que, si bien los haberes mínimos aumentaron para enero 2023 un 17,04% la inflación y el aumento de alimentos subieron a un ritmo más acelerado que el aumento de las jubilaciones", explica el informe. 

LR