miércoles 05 de octubre de 2022
ECONOMIA Análisis de los viernes

El gobierno subió tímidamente la tasa frente a una inflación que en 60 días podría llegar al 80% anual

La suba de tasas es una condición necesaria pero no suficiente para mantener a raya a la inflación y a los dólares alternativos. Sería necesario que el gobierno muestre vocación por reducir el déficit público.

12-08-2022 10:13

La inflación de julio fue del 7,4%, en los últimos 12 meses acumula el 71,0% anual. El Banco Central pasó de una estrategia muy tímida en donde la tasa de interés seguía muy de atrás a la tasa de inflación, a una estrategia más jugada, sin llegar a ser agresiva. La tasa de interés de plazo fijo se ubicó en el 69,5% anual, al igual que la tasa de las Leliq, casi empardando a la inflación.

Las Leliq son las letras que utiliza el Banco Central para retirar el excedente de pesos del mercado, estas letras solo pueden ser adquiridas por los bancos. Lo mismo sucede con los pases, que se realizan a tasa del 55,0% anual.

La inflación argentina en julio fue la más alta de la región y desplazó del primer lugar a Venezuela

El stock de Leliq al día 9 de agosto es de $ 5,7 billones, mientras que el stock de pases suma $ 1,0 billón. Las sumas de ambos pasivos del Banco Central alcanzan los 6,7 billones, y devengarían intereses por una suma aproximada a los $ 380.000 mensuales, que al ser capitalizable (ya que no se cancelan nunca) tendrá un comportamiento progresivo en el tiempo.

Por ejemplo, en el año 2021 se pagaron en concepto de intereses de Leliq más pases del Banco Central la suma de $ 1,34 billones, mientras que al 9 de agosto del año 2022 ya se pagaron intereses por $ 1,2 billones, lo que demuestra que año a año se van superando marcas, que son cada vez más difíciles de financiar.

El Banco Central subió la tasa tímidamente frente a una inflación que en los próximos 60 días podría trepar a niveles del 80% anual. Dólar picante.

BCRA
Banco Central de la República Argentina

¿Qué es una jugada agresiva?

El Banco Central de Brasil en el mes de julio mostró una deflación de precios del 0,68%. Mientras que su tasa de inflación anual fue del 10,0%, la tasa de política monetaria en Brasil se ubicó en el 13,25% anual, esto implica un 30% por encima de la tasa de inflación, esto si es una política agresiva de tasas altas.

El impacto en Brasil fue un fuerte ingresos de capitales, y una apreciación del real, que de niveles del 5,5 real por dólar bajo a 5,15 reales por dólar. También provocó una suba en los títulos públicos, que derivó en una fuerte baja en las tasas de rendimientos, un bono a 10 años rinde el 12,3% anual, tasa por debajo de la tasa de corto plazo que fijo el Banco Central de Brasil que está en el 13,25% anual.

En el caso de argentina, una jugada agresiva hubiera sido una tasa de política monetaria en torno del 80% anual, algo que no ocurrió, pero podría ocurrir a futuro.

Cómo hizo Brasil para tener deflación en julio

La inflación que viene

La inflación de los últimos 12 meses suma el 71,0% anual. Debemos destacar que el rubro carne muestra una mínima variación; si este rubro comienza a trepar en precios, es muy probable que la inflación de los próximos meses sea mucho más elevada. Algo parecido podría producir una suba de los combustibles, algo que es muy probable que suceda en breve.

Si para el mes de agosto la inflación se ubica en torno del 6,0%, la inflación de los últimos 12 meses subiría a niveles del 77,0% anual, y si sube al 7,0% en el mes de agosto, la tasa de inflación de los últimos 12 meses subiría al 79,0% anual.

De las proyecciones realizadas, hubiera sido más eficiente subir en la actualidad la tasa de interés a niveles del 80% anual, y esperar que el mercado logre domar la cotización de los dólares alternativos y la inflación.

La inflación argentina en julio fue la más alta de la región y desplazó del primer lugar a Venezuela

El impacto de la suba de tasas en la economía

Los préstamos al sector privado representan el 9,8% del PBI, esto implica que sólo unas porciones muy pequeñas de los actores económicos tienen acceso al crédito. La suba de tasas generará un cambio en el comportamiento de los actores de mercado.

Con tasas más elevadas, algunos actores de mercado preferirían no tomar financiamiento y proceder a la liquidación de inventarios. Esto implica que se liquidaran más exportaciones, se venderá el stock existente en las empresas, se venderá dólares ahorrados y se proceda a la cancelación de las financiaciones, dado que en el nuevo contexto financiero serán más onerosas.

No es menos cierto que la suba de tasas implicará una menor actividad económica, los más afectados serán aquellas actividades en donde el pago en cuotas era vital para mantener encendida la llama del consumo.

Tras un anuncio de inversiones, Sergio Massa evita reunirse con sindicalistas y empresarios

Como viene la actividad económica

El PBI es igual a consumo más inversión más exportaciones menos importaciones. Esta economía, con tasas tan elevadas y salarios congelados, no mostrará un aumento considerable en los consumos.

La crisis política no está invitando a una mayor inversión. Las exportaciones están estancadas producto de un tipo de cambio atrasado y dólares alternativos muy elevados en precios. Las importaciones están reguladas por el Estado, y solo pueden aumentar como mucho un 5% respecto al año 2021. Bajo estos condicionantes, no creemos que el PBI pueda crecer en el segundo semestre del año 2022, y vemos una baja del 3,0% para el año 2023.

Exportaciones
Las exportaciones están estancadas producto de un tipo de cambio atrasado.

Una mirada global

La suba de tasas es una condición necesaria pero no suficiente para mantener a raya a la inflación y a los dólares alternativos. Sería necesario que el gobierno muestre vocación por reducir el déficit público; si ello no ocurre, la suba de tasas no cumplirá con los objetivos de bajar la inflación y hacer retroceder a los dólares alternativos.

El gobierno está trabajando para reestructurar la deuda interna en pesos, no desea emitir dinero sin respaldo y buscara financiar el déficit público colocando deuda en el mercado interno. Esto generaría un desplazamiento del crédito en el sector privado hacia el sector público. Esto implicaría un menor consumo en lo que resta del año 2022 y 2023.

Una letra del Estado con vencimiento el 30 de noviembre cuya sigla es S30N2, a 106 días, rinde el 73,0% anual, esto nos da una tasa efectiva anualizada del 95,5% anual.

Con estos niveles de tasas no vemos atractivo aún vender dólares para colocarse en pesos. El dólar MEP termino en $ 277, si vendemos a este precio y tenemos la suerte de colocarnos en pesos a un año a una tasa del 100% anual, a 12 meses vista tendríamos que recomprar dólares a un valor menor a $ 554 para salir ganando dinero en moneda dura.

Para no herir susceptibilidades en el oficialismo, no daremos pronósticos del dólar a un año, pero nos parece que estará por encima de $ 554, por ende, vender dólares para invertir pesos, no parece por el momento adecuado con una tasa del 69,5% anual para los plazos fijos. En cambio, si la tasa se hubiera ubicado en el 80,0% anual, esto implicaba una tasa efectiva del 117,0%, en este casi si nos hubiéramos animado. El ejercicio consistía en vender a $ 277, y recomprar a un año a un valor inferior a $ 600, aquí los números hubiera cerrado mejor.

 

* SDS Asesor Económico de Empresas.