Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
viernes 15 de noviembre de 2019 | Suscribite
ECONOMIA / para mercados sofisticados
sábado 3 agosto, 2013

Orgánicos certificados pueden ampliar horizontes a una producción argentina

La creciente industrialización y exportación demanda mayores exigencias de calidad a los productos del campo con controles estrictos sobre fertilizantes e insecticidas.

por Redacción Perfil

default Foto: Cedoc
sábado 3 agosto, 2013

El consumidor está cada vez más concientizado y en su escala de valores prioriza la calidad de los alimentos sobre otros bienes de consumo. Esto se traduce en una creciente demanda de productos orgánicos. No sólo podemos hablar de un crecimiento en el consumo orgánico, sino que incluso la superficie destinada a este tipo de agricultura ha crecido en los últimos años en el mundo, y la Argentina es uno de los principales países con superficie dedicada a la agricultura orgánica.

Que el sector orgánico esté en continuo crecimiento es muy bueno para la Argentina porque favorece la demanda de nuestros productos.

El principal destino de las exportaciones orgánicas de nuestro país son los EE.UU., que por primera vez en 2012 superó el volumen de exportaciones de la Unión Europea. En tercer lugar se ubica Suiza, y lo siguen países como Canadá, Ecuador, Rusia, Brasil y Australia.

Por ser un producto diferenciado, requiere una mayor planificación de las empresas productoras para cumplir con las cantidades y calidades que respondan a las necesidades y dinámicas del mercado y los consumidores. Por este motivo y por la entrada de nuevos actores a este tipo de producción, junto con una demanda cada vez más creciente, hay un permanente acomodamiento de la relación oferta-demanda.

La agricultura orgánica en la Argentina y en el mundo se encuentra en un proceso de profesionalización. En la Argentina contamos con una ONG conducida por un grupo de productores orgánicos que trabaja por y para esto. Se trata de MAPO, Movimiento Argentino para la Producción Orgánica.

Sello. En los inicios del mercado orgánico, no hacía falta la certificación porque el consumidor conocía la finca del productor y podía comprobar que el producto era producido en forma orgánica, respetando el medio ambiente y no utilizando productos de síntesis química. A medida que la demanda creció, se perdió la relación directa entre el productor y el consumidor, y este último empezó a necesitar una garantía. Por ello, para brindar esta garantía de calidad orgánica, surgen las certificadoras, empresas de tercera parte independiente, no involucradas con los intereses del productor y comercializador, y que defienden los intereses del consumidor.

Cuando la Organización Internacional Agropecuaria (OIA) otorga el sello de certificación a un producto o establecimiento, asegura mediante las inspecciones que se han respetado las Normas de Producción y Procesamiento Orgánico, y que no se han utilizado productos de síntesis química.

La certificación orgánica es una herramienta que asegura y garantiza al consumidor la calidad y la trazabilidad de un producto obtenido bajo un sistema sostenible, socialmente justo y que respeta el medio ambiente. Pero también es útil al productor, porque lo posiciona mejor en el mercado.

A la vez, la implementación de un sistema de producción orgánico beneficia significativamente al medio ambiente ya que los métodos de esta producción apuntan a lograr un equilibrio ecológico integrando la biodiversidad, agrodiversidad, la conservación del suelo, promoviendo la eliminación del uso de fertilizantes químicos, pesticidas y organismos genéticamente modificados.

Para garantizar la calidad y los atributos que diferencian a los productos orgánicos, las certificadoras les otorgan un sello, que identifica que el producto cumple con la normativa orgánica. El sello de la certificadora se puede encontrar en los rótulos o etiquetas de los productos en las góndolas. A fines de 2012, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca promovió el uso de un sello que identifica a todos los productos orgánicos. Este sello acompaña al sello de la certificadora.


*Ingeniero agrónomo . Director de la Organización Internacional Agropecuaria (OIA), Certificadora de Programas de Calidad.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4814

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.