lunes 26 de septiembre de 2022
ECONOMIA Política monetaria

Pesce justificó el incremento de stock de Leliq y las subas en las tasas

El presidente del Banco Central, publicó una columna de opinión defendiendo la política monetaria del Gobierno. Incluso, comparó y valoró la gestión del kirncherismo contra la de Macri.

22-08-2022 14:54

Miguel Pesce, presidente del Banco Central, publicó una columna de opinión justificando la política monetaria del Gobierno y el crecimiento que tuvo el stock de Leliq

Asimismo, comparó y valoró la gestión del kirncherismo en detrimento de la del ex presidente Mauricio Macri. En ese sentido, el funcionario aseguró que el monto esterilizado con esas letras es menor al que existía en 2018 y destacó que ya no pueden ser utilizados por inversores que no sean bancos. Además, aseveró que la vigencia de los controles de cambio provocan un menor riesgo a que se dispare una corrida cambiaria.

En la columna titulada “Las Leliq ahora respaldan el ahorro de las empresas y familias argentinas, Pesce comenzó explicando que "el BCRA cuenta sustancialmente con cuatro pasivos monetarios: el circulante, los depósitos de las instituciones financieras en el banco central, los pases contra títulos públicos y las letras de liquidez (Leliq)". Incluso, señaló que "si no ejerciera su obligación de regulador monetario estos se reducirían a los dos primeros"

"En países donde existen mercados de capitales locales desarrollados y el crédito al sector público se encuentra normalizado, el banco central, para regular la tasa de interés y la cantidad de dinero, realiza operaciones de mercado abierto (sustancialmente compra y venta de títulos públicos)", agregó.  

Jorge Pablo Brito: “Este país requiere de mucho más compromiso de los empresarios”

Para Pesce, "si el Banco Central no interviniese en el mercado monetario, el exceso de depósitos sobre la demanda de crédito derrumbaría la tasa de interés ubicándola marcadamente por debajo de la inflación, licuando el ahorro argentino y agudizando la desconfianza en la moneda nacional como reserva de valor”. “La remuneración que se paga por dichos instrumentos sustancialmente tiende a compensar el deterioro que sufre la moneda en el proceso inflacionario a la espera que esos recursos se conviertan en financiamiento a través de la demanda de crédito”, puntualizó.

De acuerdo con el presidente del BCRA: "A lo largo de los últimos tres años, el stock de instrumentos de administración monetaria se ubicó significativamente por debajo de los máximos previos alcanzados en marzo de 2018, tanto en el cálculo ajustado por inflación como en la medición con relación al PBI". 

“El stock de dichos instrumentos promediaba los $6,89 billones en julio de 2022, registro que resulta un 23% inferior al máximo alcanzado en marzo de 2018, cuando el stock de pasivos del BCRA (en aquel entonces LEBAC) expresado a precios actuales equivalía a $8,95 billones”, escribió. Además, recalcó que "en términos del PBI, promediaron 8,3% del PBI, en tanto el registro máximo de marzo de 2018 equivale a 10,5% del PBI, es decir 2,2 puntos porcentuales mayor que en la actualidad". 

Por otro lado, Pesce argumentó que "el incremento que tuvo el stock de Leliq expresó los esfuerzos de administración monetaria requeridos por la emisión que demandó la asistencia por la pandemia en una economía sin acceso al crédito externo y con una baja profundidad financiera". Siguiendo esa línea, señaló que "en los meses de junio y julio se observó un incremento de los pasivos remunerados del BCRA, fruto de las intervenciones de la autoridad monetaria en el mercado de deuda del Tesoro". "Tal como se destacó, los registros del mes se mantienen significativamente por debajo de los máximos previos", subrayó. 

Miguel Pesce espera ampliar u$s1000 millones las reservas del BCRA con las medidas tomadas

 Por otro lado, remarcó que "a diferencia de lo ocurrido con la emisión para la asistencia durante la pandemia, el incremento circunstancial de los pasivos remunerados que traen aparejadas las operaciones de mercado abierto sobre títulos del Tesoro implica para el balance del BCRA la incorporación a su activo de instrumentos adquiridos en condiciones de precio y rendimiento que resultan más favorables que las de los pasivos remunerados emitidos para administrar la cantidad de dinero".

Según el funcionario, a diferencia de la gestión de Macri, "la tenencia de pasivos remunerados del BCRA se encuentra en la actualidad limitada exclusivamente a las entidades financieras. Así, los instrumentos de política monetaria del Banco Central están enteramente en manos de instituciones reguladas por la propia autoridad monetaria, cumpliendo exclusivamente su rol de administración de la liquidez".

“La reducción virtuosa del stock de pasivos remunerados del BCRA no se logrará mediante su licuación o fuga al exterior sino a través del desarrollo del sistema financiero y mercado de capitales, que consiga que proporciones crecientes del ahorro nacional se canalicen a inversiones para desarrollo y la creación de empleo”, concluyó.

RM / LR