viernes 24 de septiembre de 2021
ECONOMIA Pomelo
28-07-2021 12:54
28-07-2021 12:54

Por qué todas las empresas serán fintech

Con el objetivo de crear un sistema financiero más amplio y sofisticado, Hernán Corral, Gastón Irigoyen y Juan Fantoni, ex ejecutivos de Mercado Pago, Naranja X y Mastercard, fundaron su propia empresa que levantó u$s 9 millones en su primera ronda de inversión.

28-07-2021 12:54

Tenemos un objetivo muy claro en Pomelo: que cualquier empresa o institución público o privada de América latina que lo desee pueda convertirse en una fintech y ofrecerle servicios financieros a sus clientes o consumidores. Desarrollamos la tecnología e infraestructura para que eso sea posible”. Así de claro y concreto es como Gastón Irigoyen, Hernán Corral y Juan Fantoni definen a Pomelo, la empresa que fundaron juntos y que se convirtió en un éxito desde el primer día gracias a que recaudaron u$s 9 millones en su primera ronda de inversiones. “Entre los tres sumamos más de 50 años de experiencia laboral en el sector de procesamiento y medios de pago y los inversores validaron nuestro plan de negocios porque fue una de las rondas de capital semilla más importantes de la región”, le explican a Fortuna los tres fundadores en la primera entrevista que dan juntos.

Entender qué es lo que Pomelo ofrece en el mercado no es sencillo y la historia de ellos tres facilita el camino. Cada uno por su lado desarrolló una carrera profesional vinculada a los medios de pago y el mundo digital. Gastón Irigoyen trabajó muchos años en Google, vivió en Europa y luego de ser el responsable de las operaciones de Restorando en Argentina fue el CEO de Naranja X, la fintech creada por el Grupo Galicia. Él fue quien desarrolló ese negocio desde cero para uno de los grupos financieros más grandes del país. Por su parte, Hernán Corral ingresó en 2007 a Mercado Pago cuando ésta era solo una pequeña parte de Mercado Libre. “Era una fintech, pero en ese momento ni se llamaban así”, explica. Corral estuvo a cargo del crecimiento de lo que hoy es la plataforma de pago más exitosa de Argentina y la región. Cada uno de ellos, sin conocerse todavía, habían desarrollado negocios con Juan Fantoni, ya que desde su puesto de director en Mastercard fue quien lanzó las tarjetas Master junto a Mercado Pago y luego con Naranja X. “Cada uno –agrega Fantoni- había vivido la experiencia de lo que era crear una fintech desde un lugar diferente y consideramos que los tres juntos podíamos dar un salto cualitativo y ofrecer algo revolucionario para el mercado de América latina”, cuenta. Irigoyen completa su idea: “Lo que estamos haciendo con Pomelo es la evolución del sistema financiero en la región. Nuestro proyecto es crear la nueva infraestructura de servicios financieros para que cualquier empresa que quiera pueda convertirse en una fintech y ofrecerle servicios financieros a sus clientes o consumidores sin barreras. Como todas las empresas van a tener una capa fintech, nosotros somos los habilitadores de que eso suceda”.

Fintech para principiantes: claves para saber qué son y cómo usarlas

Mercado Pago tardó casi cinco años en poder ofrecer masivamente servicios financieros a sus clientes. Cuando Mercado Pago empezó sólo se podía utilizar para comprar dentro de Mercado Libre y ante cada transacción debían enviar un fax, a Visa por ejemplo, para que ese pago se procese y si la hoja volvía aprobada habilitaban el pago. La automatización y validación digital tardó. El mismo lento camino debió recorrer Naranja X. Si bien tardó menos años en lanzarse al mercado, debió invertir tiempo y miles de dólares para llegar al mercado. “Pomelo, lo que ofrece, es la infraestructura para que esos tiempos y esa inversión sea prácticamente nula. Es decir que las empresas que quieran ofrecerle servicios financieros a sus clientes puedan hacerlo y esto automáticamente lo que hace es reescribir la base de la estructura financiera regional, cuya base existe desde los 70s, y permitir un sistema financiero más grande, sofisticado, con más inclusión y mejor experiencia para todos”, afirma Corral.

Primeros pasos. Después de bajar la idea de Pomelo a una presentación, Irigoyen, Corral y Fantoni se enfrentaron a su primer gran desafío, que era validar su idea entre los principales inversores del mundo. El resultado no solo fue exitoso por la magnitud del capital que recaudaron (esos u$s 9 millones), sino que entre los inversores están Martín Varsavsky, Max Levchin, Biz Stone, Matías Woloski, Andrés Bilbao y Carlos Garcia Ottati, que son fundadores de unicornios como Paypal, Affirm, Twitter, Auth0, Rappi y Kavak, entre otros.

El segundo paso es el que están recorriendo actualmente. Los millones de dólares recaudados están siendo invertidos para el desarrollo de la tecnología y plataforma necesaria para ofrecer sus servicios, además de la búsqueda de sus primeros clientes. “Antes, para que una empresa pueda lanzar una tarjeta de crédito, débito o una simple prepaga necesitaba, por lo menos 12 meses en la región. Y si lo hacía en un país, debía invertir el mismo tiempo, además de mucho dinero, en lanzarla en otro. Esos tiempos e inversión se acortan con Pomelo porque la infraestructura la ponemos nosotros y nuestros clientes la utilizarán para llegar a sus propios clientes”, explica Irigoyen.

Se necesitan mujeres que se sumen al Universo Fintech

En concreto, durante la primera etapa de su desarrollo, Pomelo ofrecerá tres productos concretos, que son el corazón de cualquier fintech:

  1. Una cuenta virtual (CVU)
  2. Tarjetas para utilizar esos fondos (ya sea de crédito, débito o prepaga)
  3. La tecnología para el onboarding, es decir la que permite que un cliente final pueda darse de alta.

Hernán Corral cuenta el éxito de Starbucks como punta de lanza. “Las empresas ven mucho flujo de dinero pasar delante de ellos y millones que se van en comisiones. Imaginate que es la propia empresa la que pueda quedarse con esos porcentajes de comisiones y ofrecer servicios financieros a sus propios clientes. Esto ya está pasando en el mundo y el caso de Starbucks es un ejemplo. Ellos tienen su propia tarjeta prepaga donde la gente carga dinero y a van utilizando. Ya tienen más de 23 millones de cuentas activas, lo que es el 10% de la población económicamente activa de Estados Unidos. El negocio está dado, son las empresas las que tienen que tomar la decisión de hacerlo”.

En cuanto al negocio en sí de Pomelo, Fantoni lo deja en claro: “Es un modelo que está basado en ser socios en el negocio de nuestros clientes, es decir que si ellos ganan ofreciendo nuestros servicios, nosotros ganamos. No es que deben hacer una inversión inicial, al contrario. Buscamos que ofrezcan servicios financieros apoyados en nuestra infraestructura”. Irigoyen, agrega: “Nuestro foco hoy está puesto en tres pilares. Por un lado armar equipo. Somos poco más de 20 personas y queremos terminar el año con 75 personas. Segundo, desarrollar la infraestructura y mejorarla continuamente; y el tercero la venta y comercialización de Pomelo en Argentina, Brasil y México”.

Un experto en finanzas explica el ABC en finanzas personales para invertir en una fintech

Fortuna: Cuando nacen este tipo de empresas los bancos tradicionales tiemblan. ¿Ellos son sus competidores? ¿Lo son Mercado Pago y Ualá?

Irigoyen: Hace varias décadas la mayoría de los pagos era en efectivo. Después, de a poco, se empezaron a utilizar las tarjetas y se creó la infraestructura para eso. Los bancos acompañaron esa evolución. Hoy, en 2021, es el mundo fintech el que está innovando y cambiando las reglas de juego y los bancos también son parte de este mundo.

Fantoni: Lejos de ser competidores tanto los bancos como Mercado Pago o Ualá van a poder utilizar nuestro servicio y ofrecerle más y mejores servicios financieros a sus clientes. Así como Grupo Galicia en su momento invirtió millones de dólares para armar Naranja X, que es una fintech dentro del grupo, el próximo banco que quiera hacerlo no tiene por qué recorrer ese largo y costoso camino, lo puedo hacer apalancado en nuestra infraestructura y listo, llegará al mercado más rápido y con una inversión mínima. Respecto de Ualá, hace poco desembarcaron en México, precisamente por todo lo que requiere abrir un nuevo mercado. Cuando quieran lanzarse en otro mercado podrán hacerlo con Pomelo.