ECONOMIA
Tributos

Renta inesperada: qué opinan los expertos sobre el proyecto que impulsa el Frente de Todos

Algunos sostienen que Argentina ya grava las ganancias inesperadas, y que de aprobarse este nuevo gravamen, las inversiones y el empleo serían los afectados nuevamente por una mala decisión del Gobierno.

Alberto Fernández y el ministro de Economía Martín Guzmán 20220606
Alberto Fernández y el ministro de Economía Martín Guzmán en el anuncio del proyecto a la renta inesperada. | Captura de Pantalla

Este lunes, el presidente Alberto Fernández, junto al ministro de Economía, Martín Guzmán, relanzaron el proyecto de ley que gravará los beneficios extraordinarios que recibieron y recibirán determinados sectores que se han visto beneficiados con el alza de los precios internacionales por la pandemia y la guerra en Ucrania

Si bien la norma todavía debe ser tratada en el Congreso, donde necesitará el respaldo de una oposición que ya dejó claro su rechazo a la medida avalada por el Fondo Monetario Internacional (FMI); el anuncio generó malestar y pesimismo en el empresariado, así como en el mundo de las finanzas. 

María Castiglione, directora de C&T Asesores Económicos, afirmó que: “Este proyecto de Renta Inesperada implica una sobretasa sobre el gravamen a las Ganancias que por supuesto capta si hay un beneficio mayor, por el motivo que sea ya está captado en Ganancias que, por otra parte, viene retrasado en lo que es la inflación”, comenzó diciendo. 

Hugo Yasky: "Matías Kulfas es parte de un anillo de alcahuetes alrededor de Alberto Fernández"

“La recaudación que podría llegar a tener es mucho menor que el impacto negativo que puede generar este impuesto. Por un lado, porque genera incertidumbre tributaria, implica un nuevo cambio en la estructura tributaria, genera un nuevo impuesto y esto atenta contra cualquier actividad privada y desincentiva la inversión. Además, atenta contra el empleo registrado, que es uno de los rubros que viene estancado hace mucho tiempo”, agregó. 

Andrés Reschini, consultor y analista financiero, por su parte señaló: “Es una medida que, como mínimo, empeora aún más el clima de negocios en Argentina. Agrega todavía más carga fiscal transfiriendo recursos de los privados a un Estado que ha demostrado (históricamente) ser muy ineficiente en la administración de los recursos. Desde lo conceptual, nadie puede decirle a un empresario cuando su ganancia es esperada o inesperada. Es su ganancia, tomó riesgos y le corresponden. Además, ya está gravada y con una alícuota alta. Su eventual instrumentación plantea dudas, desde ya”.

Reschiní agregó: “Todos los incrementos en la carga impositiva, y más en Argentina, desincentivan la inversión. Imaginemos que arriesgás capital como inversor y mañana te dicen que tus ganancias son inesperadas por “X” motivo y de repente te encontrás con costos que sí son inesperados y te generan perjuicios. Dudo que sea un factor que en el escenario actual tenga una incidencia significativa en la creación de empleo, dado que, de manera directa, afecta a muy pocas empresas. Pero tampoco ayuda en nada a mejorar en este aspecto”, agregó. 

Según un estudio, empeoró la brecha de riqueza entre los estadounidenses negros y blancos

Guido Lapa, Economista y Docente de la UBA, lo ve de una manera muy distinta. “Hay una concentración de riqueza pocas veces vista en la historia Argentina y es algo que también forma parte de este momento histórico de la economía mundial y que tanto la pandemia como la guerra potenciaron esa concentración. Por eso es necesario en ese contexto un impuesto como tal". 

Lapa no considera que implique una doble imposición, como sostienen otros economistas. “Lo que hacen es aumentar la alícuota de la escala más alta del impuesto a las Ganancias para un sector en particular, por lo que su instrumentación no tendría por qué ser compleja, con la excepción de que quienes se vean alcanzados por este impuesto puedan pretender judicializarlo", subrayó. 

Asimismo, Lapa sostiene que no es un argumento válido que va a frenar la generación de empleo. “Pienso, que es un argumento que esgrimen quienes se ven afectados por el alcance de este impuesto. En otras palabras, es una herramienta extorsiva porque dudo mucho que frente a una posible contratación la vayan a suspender por este impuesto. Ellos contratan cuando buscan aumentar la producción y despiden cuando ese aumento ya no le es necesario. Todo forma parte de este relato de que en Argentina no hay incentivos a la inversión porque no hay seguridad jurídica, cuando finalmente hay un Estado que, más allá del gobierno de turno en general, siempre ha favorecido a los grandes sectores concentrados en perjuicio de la población trabajadora", concluyó. 

Alberto Fernández y Martín Guzmán

Guillermo Poch, consultor tributario, opinó: “El impuesto a la Renta Inesperada tiene la particularidad de que debiera ser aplicado en una situación en determinadas circunstancias, que es cuando el Estado toma una decisión que beneficia a algunos y perjudica a otros. Una situación que no se estaría dando en el planteo que propone la Argentina”, comenzó diciendo. 

“En cuanto a la instrumentación, hay que tener presente que si uno identifica incorrectamente esa “Renta Extraordinaria” genera un perjuicio en los sujetos alcanzados por el gravamen, así que hay que hacer un análisis minucioso y profundo; porque los beneficios que podrían derivar del cobro de este impuesto en cuanto a la recaudación podría ser perjudicial para la inversión presente y futura. Cuando uno habla de impuestos puede desalentar la inversión. Por eso hay que analizar la conveniencia desde un punto de vista práctico. Hablar de desalentar la inversión es hablar de menores puestos de trabajo”, concluyó Poch. 

Los beneficios caídos del cielo: qué países gravan la riqueza inesperada

Pablo Tigani, presidente de la consultora Hacer, sostiene: "La Renta Extraordinaria es una muy buena idea. En términos culturales, nuestra sociedad se merece comenzar a comprender el concepto de solidaridad. Nadie puede desarrollarse en un país que no se desarrolla. Ante una catástrofe mundial en donde a un pequeño grupo de empresarios le va muy bien por cuestiones distintas a lo que es habilidad en los negocios o financiera; pueda compartir con el resto los beneficios de esa situación, en un país con tantas necesidades como Argentina". 

De ninguna manera desincentiva la inversión, ya que es una inversión que justamente se produce siempre. ¿Qué van a hacer? ¿Se van a llevar el campo? Y la ¿Tierra? La tierra es del país. Por eso, es absolutamente falso que desincentive la inversión. Incertidumbre tampoco genera, si este es un momento en el que el país y el mundo está en un momento de volatilidad e incertidumbre. Pasamos a mundo quebradizo, ansioso, no lineal e inestable. Así que de qué incertidumbre hablan si el mundo está sumido en la incertidumbre por la guerra en Europa y la pandemia que no se termina”. 

LR