martes 29 de noviembre de 2022
ESPECTACULOS True crime

"Killer Sally": la historia de la fisicoculturista que mató a su esposo en San Valentín

El 14 de febrero de 1995 Sally McNeil asesinó de dos disparos a su marido Ray, alegando que ejercía sobre ella violencia doméstica. Una serie documental de Netflix narra cómo ocurrió este hecho entre dos figuras conocidas del fisicoculturismo estadounidense.

08-11-2022 04:00

El Día de San Valentín de 1995, la fisicoculturista Sally McNeil llamó desesperada al 911 para decir que había asesinado de dos disparos a su esposo Ray, también dedicado al fisicoculturismo. La mujer, que llegó a ser sargento del Cuerpo de Marines de Estados Unidos, alegó que fue "en defensa propia" pero fue condenada a prisión.

Sally le dio un balazo en el abdomen a Ray y otro en el rostro. En esa época, ambos eran figuras conocidas en el mundo de la halterofilia y las fuerzas armadas, y tras el hecho fue apodada como "Killer Sally" (Sally la Asesina). Su historia es revivida por Netflix en una nueva serie documental de tres episodios, donde narra cómo se conocieron, su turbulento matrimonio y el revuelo mediático que generó el juicio.

Sally y Ray McNeil 20221107
Ray y Sally McNeil en el día de su boda.

Quién es Sally McNeil

Sally McNeil nació en 1960 y comenzó su carrera militar en el Cuerpo de Marines en la década de 1980. Pronto alcanzó el rango de sargento. Allí conoció a Ray, un oficial de origen jamaiquino que venía de Okinawa, Japón, y rápidamente iniciaron una relación en 1987. "Era hermoso, parecía el David de Miguel Ángel", recordó ella.

Ganó dos veces el Campeonato de Fisicoculturismo de las Fuerzas Armadas y tras haber sido dada de baja de la Marina decidió emprender una nueva carrera en el culturismo. Durante ese tiempo participó de la conducta conocida como "adoración de músculos", donde luchó contra hombres frente a cámara y ganó miles de dólares por sus actuaciones.

Netflix estrenará un documental sobre el asesinato de José Luis Cabezas

Acumuló tanto dinero que Ray pudo dejar su trabajo en la Marina para seguir su propia carrera en el fisicoculturismo. También comenzó a tomar esteroides y Sally afirmó que él la golpeaba regularmente durante este tiempo, algo que fue confirmado por John, uno de sus dos hijos, que tenía de una relación anterior.

Entre el historial de abuso y las aventuras que el hombre tuvo durante los ocho años que duró su matrimonio, la relación comenzó a deteriorarse hasta que las cosas llegaron a un punto crítico. "Acabo de dispararle a mi esposo porque me estaba golpeando", se la escuchó decir en la grabación de la llamada al 911 de aquel 14 de febrero de 1995, mientras se oían los gritos de su hija Shantina de fondo.

Sally McNeil 20221107
Sally McNeil en la serie documental "Killer Sally".

Sin embargo, cuando el juicio llegó a los tribunales se consideró que la pareja había estado usando esteroides y se lo vinculó con la "Ira de Roid", un estallido repentino de violencia que puede tener lugar por consumir estos compuestos. La Fiscalía argumentó que fue un asesinato premeditado, "la venganza de una esposa celosa y agresiva" y recordaron que años atrás Sally había golpeado salvajemente a una mujer por haber estado con Ray.

McNeil fue declarada culpable de asesinato en segundo grado y sentenciada de 19 años a cadena perpetua. "Tenía derecho a defenderme, no podía soportarlo más. Yo no quería morir", explicó la ex sargento en una de las entrevistas. 

La serie presenta entrevistas con amigos y la familia de Sally, incluidos sus hijos. En una de sus apariciones, John manifestó que los abusos y conductas agresivas de su padrastro no eran solo contra su madre. "Recuerdo lo tortuoso que solía ser tener que sentarme allí y verlo abusar de mi hermana y saber que yo era el siguiente", dice en el avance del documental.

Después de numerosas apelaciones, la condena de McNeil fue anulada inicialmente por la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de Estados Unidos. Luego, el Estado de California apeló ante la Corte Suprema, revocó el fallo y restableció la condena original. Sally cumplió su sentencia en el Centro de Mujeres de Chowchilla, y en 2020 se le otorgó la libertad condicional.

FP / ED