27th de February de 2021
ESPECTACULOS Echarri - Antonopulos
29-09-2019 01:30

Trabajar en tiempos difíciles

Protagonizan Atrapa a un ladrón, la miniserie de Telefe basada en el film de Alfred Hitchcock. Lamentan la situación del sector audiovisual y proponen soluciones.

Alejandro Lingenti
29-09-2019 01:30

En época de vacas flacas para la ficción argentina, Telefe apuesta fuerte. El canal estrenará muy pronto Atrapa a un ladrón, una ambiciosa serie de diez capítulos basada en la famosa película del cineasta británico Alfred Hitchcock que protagonizaron Cary Grant y Grace Kelly a fines de los 50. Dos de los roles principales de esta producción de Viacom International Studios (VIS) y Cablevisión para Telefe y Flow los asumieron Pablo Echarri y Mónica Antonópulos.

Echarri encarna a Juan Robles, un galerista de arte muy respetado que oculta su pasado de ladrón de elite. Y Antonópulos a Cecilia Sosa, su secretaria, una sagaz especialista en informática que fue parte de la banda delictiva de su jefe.

Un personaje muy importante en la historia es el de Lola Garay, una policía –interpretada por la actriz española Alexandra Jiménez– que se casa con el Gato Robles desconociendo su pasado de ladrón de guante blanco, el papel de Kelly en el film de Hitchcock. “Es un personaje muy bien escrito –sostiene Echarri–, porque si bien tiene un costado dramático, no es para nada solemne ni trágico. Eso aliviana bastante la historia, que también tiene momentos de mucha ternura con el personaje que compone magníficamente Roberto Carnaghi”.

Nacida en Zaragoza, Jiménez se hizo muy conocida en su país gracias a su trabajo en la serie televisiva Los Serrano. En cine, participó en películas como Las brujas de Zugarramurdi, 100 metros y Kiki, el amor se hace. “Esta serie tiene un grupo de personajes que están por completo al servicio de una trama que siempre navega entre la comedia, la acción y un drama muy ligero”, opina ella.  

Las expectativas son altas, dado el alto nivel de producción de esta ficción dirigida por el madrileño Javier Olivares (el mismo de El ministerio del tiempo, cuyas tres temporadas están disponibles en Netflix) que ya se estrenó en Italia y también será exhibida en España. “Es un material muy lindo, basado en una película muy prestigiosa y muy recordada –asegura Echarri–. Tener una producción de esta magnitud hace brillar a cualquier elenco. El marco es realmente inmejorable. Y encima se nos da esta oportunidad en un contexto difícil, con casi todas las fábricas de contenidos argentinas reducidas al mínimo”.

Antonópulos comparte el entusiasmo de su compañero: “Tener la posibilidad de trabajar en un momento difícil como este, y que sea en un producto con tanta calidad es una alegría por partida doble. Esta serie es una de esas que a mí me gusta ver. Tiene buenas actuaciones, muchos exteriores y una historia atrapante. Es una demostración de que podemos ser muy competitivos”.

El contexto complicado del que habla Echarri está dado por una crisis del sector audiovisual argentino que, según su mirada personal, podría mejorar con algunas medidas muy concretas: “Hay mucho para hacer, tanto en el terreno de la televisión como en el del cine –explica el actor, que también es uno de los responsables de la productora independiente El Arbol–. Para sumarse al pelotón de países que están produciendo mucho hace falta apoyo del Estado. Todas las industrias poderosas cuentan con ese apoyo, no es ningún misterio”, resume.

Para el experimentado actor, es absolutamente necesario controlar el cumplimiento estricto de la cuota de pantalla que marca la ley de cine vigente en el país e implementarla también en el ámbito de la TV: “No hay otra salida para impulsar a la industria audiovisual. La cuota de pantalla es la herramienta que genera demanda de producción de contenidos. Los países que han avanzado y que producen las series que nos gustan a casi todos cuentan con reglamentaciones de ese tipo. Esa es la forma. Y hace muchos años que venimos diciendo esto. El desarrollo de una industria cultural fuerte aporta mucho al PBI de un país”.

Las claves de la serie. A la hora de hablar de la columna vertebral de Atrapa a un ladrón, Echarri destaca “el mecanismo policial”, una estrategia narrativa sembrada de intrigas que hace avanzar al relato con una gran dinámica, virtud que su compañera de elenco también remarca: “Con este gran crecimiento de la producción de series en todo el mundo, el público se puso más exigente –dice Antonópulos–, entonces hay que hacer cosas más sofisticadas. Y esta es una propuesta que tiene en cuenta esa realidad. Es una buena historia, contada de una forma muy virtuosa. Una especie de relojito narrativo”.

Para dar más pistas sobre el estilo de Atrapa a un ladrón, Echarri piensa en modelos como Moonlighting y Remington Steele, dos exitosas series americanas de los años 80: “Ficciones con un código brillante donde estaba el amor, pero también la intriga –argumenta–. Quizás en nuestro caso el romance tiene un rol más importante que en los de esas series, pero Olivares logró mixturar muy bien todos los ingredientes, incluyendo el humor, que ingresa al relato de una manera muy sutil”.

El elenco de Atrapa a un ladrón es, sin dudas, una de sus mayores fortalezas: junto con Echarri, Jiménez y Antonópulos estarán, entre otros, Luis Machín, Cecilia Rossetto, Roberto Carnaghi, Verónica Pelaccini, Diego Alonso, Agustín Sullivan, Daniel Fanego, Juan Pablo Geretto, Carlos Belloso, Jorge Marrale, Natalia Lobo y Leti Siciliani. “El casting estuvo acertadísimo, es un lujo”, sintetiza Echarri.

Atrapa a un ladrón es también la primera serie en español para Paramount Network España, canal que emite a través de la Televisión Digital Terrestre (TDT) de ese país en un formato de transmisión sin necesidad de cable o satélite que se recibe por medio de antenas UHF convencionales, con muy buena calidad de imagen y sonido e incorporación de servicios interactivos.

De colectivos y relaciones

La aparición del Colectivo de Actrices Argentinas es uno de los datos más relevantes de los últimos tiempos. Sus manifestaciones públicas y su actividad concreta (las denuncias de abuso sufridos por mujeres en ámbitos laborales, por caso) han colaborado a generar conciencia en torno a los más urgentes reclamos del feminismo. “No formo parte activamente del colectivo, pero estoy convencida de que una de las grandes revoluciones de la actualidad es la del feminismo. Apoyo a cada compañera y me siento parte del movimiento. Las compañeras que son parte activa de ese colectivo, las que ponen el cuerpo, tienen una enorme valentía. Y trabajan mucho: denuncias, asambleas, marchas... Es una gran posibilidad que exista ese canal para comunicarnos en un entorno muchas veces hostil. Hay mucho para seguir haciendo todavía. Y el aprendizaje debe ser para todos”. Echarri, papá de Morena, una joven que no hace mucho tiñó de color verde la celebración de sus 15 años, describe esta coyuntura como una “clara evolución” y considera que “el avance de esta nueva fuerza es inexorable”. El actor opina que “la relación asimétrica entre el hombre y la mujer se instaló en cada pequeño gesto de nuestra cultura y se convirtió en una especie de callejón sin salida, hasta que este despertar tan potente del feminismo empezó a producir cambios muy importantes”. Según su parecer, sería vital “un protocolo que redefina las relaciones entre mujeres y hombres, un orden diferente que yo ya empiezo a ver en mi hija de 16 años,que tiene un empuje impresionante y una mirada sobre la realidad absolutamente nueva. Ella no quiere ir hacia atrás y no va a ir hacia atrás. El orden va a ser muy diferente al que primaba cuando yo vivía en Villa Domínico, eso está claro. Enhorabuena”.  

En esta Nota