domingo 29 de enero de 2023
INTERNACIONAL Crece la oposicin a la condena a Saddam

Alemania y Francia contra la horca a Hussein

Voceros de ambos gobiernos se sumaron al repudio internacional contra la condena que en 30 días le pondrá la soga al cuello al ex presidente de Irak. Recordaron que la pena capital está prohibida en toda la Unión Europea.

27-12-2006 22:54

París - Después de que la Cámara de Apelaciones de la justicia iraquí confirmara el fallo del tribunal que condena a muerte al ex dictador Saddam Hussein, Alemania criticó la medida al señalar que la pena capital está prohibida en los estados europeos.

“La pena de muerte es impugnada por el gobierno alemán”, manifestó Thomas Steg, viceportavoz del gobierno de la canciller Angela Merkel, quien recordó que la pena capital “está prohibida tanto en el país germano como en los estados de la Unión Europea”.

Sin embargo, el vocero del gobierno alemán en ningún momento descalificó la sentencia de la justicia iraquí, mientras que, a la vez, reveló como "necesario" que se llegara a una solución legal sobre el caso.

“Creemos que era necesario que se llegase a una solución legal”, dijo Steg, quien añadió, según la agencia DPA, que “no existen signos de que tanto el juicio como la apelación estuvieran por afuera de las leyes del país”.

La sentencia de muerte dictada contra Hussein fue afirmada en la Cámara de Apelaciones, mientras que el juez que presidió el tribunal que condenó al ex gobernante iraquí señaló que el fallo deberá ser ejecutada en el plazo de 30 días.

Francia en contra. Francia también se mostró inconforme con la condena a muerte de Hussein, aunque el Ministerio de Relaciones Exteriores del gobierno de Jaques Chirac se encargó de manifestar que el destino del ex dictador corresponden "a las autoridades soberanas de Irak".

Sin embargo, a modo de mostrar su disgusto con la decisión, el presidente galo buscará ratificar la prohibición de la pena de muerte en su país -introducida en la Constitución en 1981por el fallecido presidente socialista François Mitterand-, mediante una ley que presentará en enero al Consejo de Ministros.

En esta Nota