Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
domingo 08 de diciembre de 2019 | Suscribite
INTERNACIONAL / Crisis institucional
lunes 11 noviembre, 2019

Bolivia: un golpe de Estado que asedia a las democracias de la región

El mandato vigente de Evo Morales concluía en enero de 2020. El silencio de Macri y de sus pares alienta el surgimiento de los Camachos del continente.

por Leandro Dario

Evo Morales gobernó Bolivia desde enero de 2006. Foto: AFP

La salida de Evo Morales del poder en Bolivia fue un indudable golpe de Estado. Encaja en la definición más pura de golpe. Instituciones estatales (Fuerzas Armadas y Policía) “sugirieron” a su comandante en jefe la renuncia, forzando la interrupción del mandato constitucional que ganó en las urnas en 2014 y culmina en enero de 2020. Muchos análisis por estas horas pasan algo vital por alto: los cuestionamientos a Morales por buscar la reelección indefinida y las irregularidades en las elecciones corresponden al mandato siguiente, el que comenzará  el año que viene, cuando debería dejar el poder.

El golpe constituye una vuelta de tuerca más en el asedio a la democracia liberal, un fenómeno global que desafía a las democracias consolidadas –Trump en Estados Unidos, Brexit en el Reino Unido- y arrodilla a las que tienen débil institucionalidad, como las latinoamericanas. El propio Evo burló los límites constitucionales al desconocer el referéndum de 2016 y buscar la re re reelección, violando la Constitución que él mismo propuso a los bolivianos.

Que el presidente de Bolivia haya forzado esos límites, cooptado a la Corte Suprema y a la justicia electoral, que omitió las irregularidades denunciadas por la OEA en el escrutinio, no habilita, justifica ni avala el golpe de Estado en curso. Subsanar un golpe con otro no restituye el orden constitucional, sino que lo degrada aún más. Andrei Serbin Pont, director de CRIES, evaluó el pronunciamiento de las FFAA en Bolivia: “El problema es que pidieron la renuncia de Evo, presidente cuyo mandato sigue vigente, en vez de exigir que desista de participar en los nuevos comicios. Lo primero es un golpe, lo segundo es exigir el cumplimiento de la Constitución”.

Vandalizaron la casa de Evo Morales en Cochabamba y hubo saqueos a dirigentes y periodistas

El contexto regional alienta y posibilita actualmente golpes como el de Bolivia. Como apuntó Alejandro Frenkel, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de San Martín, “Bolivia es el sexto país sudamericano (junto a Brasil, Chile, Venezuela, Ecuador y Perú)” en el que las Fuerzas Armadas apoyan/condicionan y terminan decidiendo el futuro de los gobiernos. El presidente de la mayor economía de América Latina, Jair Bolsonaro, publicó una foto sonriente junto a su esposa, con el mensaje “un gran día” y su canciller, Ernesto Araújo, dijo que “no había ningún golpe en Bolivia”. Todo pasa.

Sorprende el silencio, primero, y la tibieza, después, del gobierno de Mauricio Macri. Defender que un presidente termine su mandato constitucional vigente, es defender la institucionalidad. Para un presidente de la región, es defenderse a sí mismo. El silencio de los pares de Morales desnudan su subestimación de la inestabilidad política que asola a la región. En política, los vacíos que dejan los dirigentes y líderes, sus silencios, son ocupados por otros. La derecha democrática de América Latina se esconde, no tiene una agenda diplomática común y se arriesga a ser barrida de la cancha por los Camachos del continente, sin votos, pero con violencia y agitación en las calles. El opositor Carlos Mesa se pliega, desesperadamente, a quienes no tienen su legitimidad de origen. Todos pierden.

Nicolás Maduro, con un cinismo profundo, condena el golpe, vistiéndose de demócrata, cuando él mismo violó decenas de veces la Constitución bolivariana. ¿Gol diplomático del chavismo o en contra del Grupo de Lima?


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4837

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.