martes 06 de diciembre de 2022
INTERNACIONAL presion para erdogan

Cerca de mil heridos por la feroz represión policial en Turquía

02-06-2013 04:40

afp/dpa/ansa
Desde Ankara
El gobierno del primer ministro Recep Tayyip Erdogan finalmente retrocedió ayer, en el segundo día de violentas protestas en Estambul, cuando la policía se retiró de la plaza Taksim, núcleo de la revuelta, después de haber actuado con extrema violencia contra los manifestantes. Enfrentado a una de las más importantes oleadas de protesta desde su llegada al poder en 2002, Erdogan ordenó a las fuerzas policiales que se retiraran del espacio público luego de que dejaran casi mil heridos, entre ellos cuatro personas que perdieron la vista.

Las protestas fueron originadas por un proyecto de renovación de la plaza Taksim que prevé la eliminación del parque Gezi para construir un centro cultural y la reconstitución de un cuartel de la época otomana, lo que desató la ira popular.

Tras dos días de manifestaciones y represión, la policía se retiró y miles de personas con banderas turcas invadieron la plaza y el parque aledaño cantando consignas de victoria, con el apoyo de fuegos artificiales. Pocas horas antes del repliegue policial, Erdogan había aseverado que los uniformados permanecerían allí ayer y hoy, porque ese lugar “no puede ser un área donde los extremistas hagan lo que quieran”.

Al promediar la tarde, el jefe de gobierno pidió el cese de las manifestaciones. “Llamo a los que protestan a que interrumpan las manifestaciones inmediatamente”, expresó el primer ministro durante un discurso. Por su parte, el presidente de Turquía, Abdullah Gül, pidió a Erdogan “sentido común” y “calma”, al tiempo que consideró que las protestas habían alcanzado un nivel “inquietante”.

En la plaza, Ataman Bet, de 33 años, limpiaba los vidrios rotos de la vitrina de su café, despedazado por manifestantes, pero dijo sentirse “orgulloso” de la protesta. “Nos hemos convertido en un solo puño. Aquí están todos: izquierdistas, derechistas, incluso gente que apoya a Erdogan. Pero la gente está furiosa, estoy muy orgulloso de ellos”, dijo Bet. Los incidentes habían comenzado el viernes, cuando la policía desalojó con cañones de agua y gases lacrimógenos a un centenar de personas que acampaban en
la plaza.

En esta Nota