INTERNACIONAL
en el extremo oriente ruso

El líder norcoreano inspecciona el armamento misilístico de Rusia

Kim Jong-un, que llegó el martes a Rusia en un tren blindado, inspeccionó armas de última generación, incluyendo un avión con misiles hipersónicos Kinzhal. Acompañado por el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, el líder examinó bombarderos nucleares, otros aviones militares con tecnología de punta y un buque con armas antisubmarinas.

2023_09_17_kim_shoigu_tecnologia_militar_rusa_afp_g
Recorrida. Kim y el ministro Shoigú. El líder de Pyongyang se mostró “profundamente impresionado” con la tecnología militar rusa. | AFP

El líder norcoreano Kim Jong- un se reunió ayer con el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú, en Vladivostok, en el Extremo Oriente ruso, donde inspeccionó armas de última generación incluyendo un avión con misiles hipersónicos.

El inusual viaje de Kim, su primer desplazamiento al extranjero desde la pandemia de covid-19, comenzó el martes e incluyó una cumbre con el presidente ruso, Vladimir Putin, lo que provocó inquietud en los países occidentales, que temen un acuerdo armamentístico entre ambos.

Kim fue recibido por Shoigú y escoltado por una guardia de honor a su llegada a Vladivostok, una gran ciudad portuaria en los confines de Rusia, cerca de las fronteras con China y Corea del Norte.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Shoigú y Kim, sonrientes, examinaron bombarderos nucleares rusos y otros aviones militares con tecnología de punta, según un video publicado por el Ministerio de Defensa ruso.

En la base aérea de Knevichi, el ministro presentó un caza MiG-31 con su sistema de misiles hipersónicos Kinzhal, informó la agencia de prensa rusa TASS.

El líder supremo de Corea del Norte se mostró “profundamente impresionado” con el avanzado estado de la aviación y de la tecnología aeroespacial rusas tras su visita a la planta de aviación Yuri Gagarin, informó la agencia estatal de noticias norcoreana KCNA.

Kim Jong-un alabó “el rico potencial independiente y la modernidad de la industria aeronáutica rusa”, así como “sus incesantes esfuerzos emprendedores hacia nuevos objetivos” y ha manifestado que espera “sinceramente” que la planta alcance un desarrollo sostenido y aumente su producción en el futuro.

En la misma línea, expresó su también “sincera consideración” por la tecnología de aviación de Rusia, por su acerado desarrollo y, sobre todo, por su capacidad para “superar las amenazas potenciales externas”.

La gira de Kim por el Extremo Oriente ruso ha estado centrada en temas militares y aeroespaciales, con una visita a un cosmódromo y una fábrica de aviones de combates, y referencias castrenses como un intercambio de fusiles con Putin.

Analistas consideran que Rusia puede estar interesada en hacerse con munición norcoreana para su ofensiva en Ucrania, mientras que el país asiático quiere la ayuda rusa para desarrollar su programa de misiles.

“Ningún acuerdo”. El Kremlin negó el viernes que se haya firmado un acuerdo, pero Putin evocó, después de reunirse con Kim en el cosmódromo de Vostochni dos días antes, la perspectiva de una mayor cooperación con Pyongyang y dijo que había “posibilidades” en sus relaciones militares.

En la base de Knevichi, el líder norcoreano también examinó este sábado bombarderos u-160, Tu-95MS y u-22 3.

“Estas naves son el componente aéreo de las fuerzas nucleares estratégicas de Rusia”, subrayó el Ministerio de Defensa en un comunicado.

Después Kim y el ministro ruso embarcaron en la fragata Mariscal Sháposhnikov, donde el comandante en jefe de la Armada rusa, el almirante Nikolai Evmenov, les explicó las características del buque y sus armas antisubmarinas.

Más tarde este sábado, Kim visitó con el gobernador regional ruso al Teatro Mariinski de Vladivostok, adonde llegó en un coche negro, rodeado de un gran dispositivo de seguridad, antes de entrar en el palco VIP, según imágenes publicadas en Telegram por las autoridades rusas.

Según el itinerario detallado por Putin el miércoles, Kim también visitará en Vladivostok instalaciones de la Academia de Ciencias de Rusia y una universidad, que históricamente ha recibido estudiantes norcoreanos.

Una cooperación “problemática”. La visita de Kim a Rusia se produce en un momento en que Putin intenta impulsar alianzas con otros dirigentes aislados por las potencias occidentales. 

Ambos países, que son aliados históricos desde la era soviética, son objeto de fuertes sanciones internacionales, por el conflicto en Ucrania en el caso de Rusia, y en el de Corea del Norte por su programa de desarrollo nuclear y pruebas de misiles.

El intercambio de rifles entre Kim y Putin en la cumbre del miércoles alimentó las especulaciones sobre un posible acuerdo de venta de armas, pese a las advertencias de Estados Unidos y sus aliados.

Tras la reunión con Kim, Putin anunció que aceptó una invitación para visitar próximamente Corea del Norte. El gobierno ruso también mencionó la posibilidad de ayudar a Pyongyang a fabricar satélites, una perspectiva que alarmó a Estados Unidos.

El portavoz del Departamento de Estado, Matthew Miller, dijo que la cooperación entre ambos países “es bastante problemática y puede violar múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas”.