sábado 10 de diciembre de 2022

De candidato impensado a ser el presidente más votado

Perfil del presidente electo Gabriel Boric.

21-12-2021 02:00

Si alguien hubiera dicho hace un año que Gabriel Boric iba a convertirse en presidente de Chile en 2021 seguramente muy pocos lo hubieran creído. E incluso si alguien hubiera vaticinado hace un mes un triunfo tan contundente también hubiese sido difícil de creer. Porque en eso radica el fenómeno en el que se convirtió Boric: la épica de un candidato que sorteó todo tipo de obstáculos para llegar a ser presidente.

El ballotage del domingo pasado fue contundente. Con más de 11 puntos de ventaja Gabriel Boric no solo se convirtió en presidente sino que también lo hizo batiendo varios récords: obtuvo la victoria en la elección con más participación ciudadana desde que en Chile el voto es voluntario y en el ballotage con mayor diferencia de votos entre los candidatos. Además, es el primer presidente que gana la segunda vuelta después de salir segundo en la elección general y a partir de marzo será el Presidente más joven de la historia de Chile.

Presidente más joven de la historia de Chile

Pero en esta historia que parece perfecta también hubo obstáculos y dificultades que el ahora presidente electo tuvo que sortear.

Octubre 2019. Chile parece el oasis de América Latina, hasta que un aumento de la tarifa del metro hace implosionar un sistema que parecía no tener fisuras. Después de un mes de marchas multitudinarias con más de 1 millón de personas en las calles del país y un reclamo social que pedía una nueva Constitución que cambiara el modelo neoliberal pinochetista, el 15 de noviembre el presidente Piñera convocó a todas las fuerzas políticas a un pacto para sentar las bases del proceso constituyente. El proyecto de una nueva Constitución por fin estaba en marcha. Y entre esos representantes convocados estaba Gabriel Boric quien ya era diputado por su región natal de Magallanes y referente de la nueva izquierda chilena surgida desde la protesta estudiantil del 2011. A diferencia de lo que sugerían sus allegados, Boric accedió a firmar el “Pacto por una Nueva Constitución” lo que le valió fuertes críticas de los manifestantes por considerar que había acordado con esa clase política que la sociedad tanto quería destronar. Un año después fue ese mismo Pacto que le dio la primera victoria a Boric: la opción del “apruebo” que él defendía obtuvo el 82% de los votos en el plebiscito y unos meses después su partido fue una de las fuerzas que más escaños logró en la elección de convencionales constituyentes.

Quién es José Antonio Kast, un nostálgico de Pinochet contra el "totalitarismo de izquierda"

Para 2020 y 2021 Boric se convirtió no sólo como un abanderado de la lucha por la nueva constitución sino también en una opción presidenciable. Sin embargo, un mes antes del cierre de la inscripción de las candidaturas, su alianza aún necesitaba conseguir 35.000 avales para poder presentarse. Con una épica digna de su espacio político y una importante movilización de sus adherentes, Boric consiguió las firmas necesarias y el último día pudo inscribir su candidatura que lo llevaría a competir en la interna contra Daniel Jadue, el otro candidato izquierdista. Para julio, días antes de la elección primaria dentro de su coalición, todas las encuestas concluían con certeza que Jadue tendría una contundente victoria, dejando a Boric sin posibilidades de competir por la presidencia. Sin embargo, Boric se impuso con el 60% de los votos contra 39,57% de su rival. Así, Boric se aseguró el pasaje a la elección presidencial que lo tuvo como favorito durante gran parte de la carrera. Sin embargo, el 21 de noviembre el ultraconservador José Antonio Kast se alzó con el 27% de los votos, 2 puntos más que el candidato izquierdista. De acuerdo con la normativa chilena, como ninguno obtuvo el 50% + 1 de los votos ambos tuvieron que enfrentarse en el ballotage del domingo pasado y nuevamente Boric empezaba en desventaja y sabiendo que hasta ayer, ningún presidente que había salido segundo en la elección presidencial había terminado ganando la segunda vuelta.

Entonces, ¿Cómo hizo Boric para dar vuelta el resultado? ¿Cuáles fueron las claves de la victoria?

Si bien el ahora presidente electo comenzó su campaña manifestando las expresiones populares que se escucharon en el estallido social, tuvo que moderar su discurso para seducir al votante centrista, a ese 48% que había elegido a otro candidato y también a los 8 millones de chilenos que decidieron no acudir a votar en la primera vuelta. Esto llevó a Boric a generar consensos con partidos como la Democracia Cristiana.

Gabriel Boric ganó la presidencia de Chile con promesa de reformar la economía

Y esos consensos, sumado a los intentos de captar a los indecisos o quienes se abstienen de sufragar les dio sus frutos al candidato izquierdista. De hecho, los números son contundentes: la participación electoral fue del 55%, la cifra más alta desde que en Chile el voto es voluntario, dando cuenta cómo la ciudadanía se movilizó masivamente a pesar del descontento con la clase política. Es cierto, Kast también moderó su discurso y su plataforma. Sin embargo, esa moderación a la que apelaron los dos candidatos le resultó más creíble a Boric gracias a haber incorporado como Jefa de Campaña para la segunda vuelta a la doctora Iskia Siches, ex presidente del Colegio Médico de Chile y una de las figuras más relevantes durante la pandemia. Siches fue quien le dio al comando electoral de Boric una mayor unificación y seguridad en sus discursos, mayor claridad en sus ideas y hasta un tinte de humanidad y empatía para seducir a votantes indecisos. Así, de a poco Boric se empezó a instalar como una opción sólida y moderada para gobernar Chile brindando propuestas certeras de manera microsegmentada para llegar a la pluralidad de la sociedad. Con este giro en la campaña Iskia Siches es, junto a otras mujeres como Yasna Provoste y Michelle Bachelet, una de las grandes responsables de que Boric obtuviera 2,8 millones de votos más con respecto a la elección presidencial de hace un mes y finalmente lograra conquistar ese voto tan difícil: la clase media que salió a la calle a demandar un cambio sustancial. Será Boric ahora quien tomará el discurso que emergió en el estallido para tratar de abordar esas demandas desde el Palacio de la Moneda.

*Licenciada en Ciencias Políticas (UCA). Investigadora del Centro de Estudios Internacionales (CEI-UCA).