domingo 13 de junio de 2021
INTERNACIONAL Sin paz
12-05-2021 18:20

Israel: mientras lucha con Hamas, asiste a violentas protestas de sus ciudadanos árabes

Lo que parecía una de las tantas protestas de palestinos en Jerusalén, se convirtió en una ola de manifestaciones en varias ciudades y en una nueva escalada contra Hamas y la Yihad Islámica.

12-05-2021 18:20

Indignación religiosa, hartazgo social de gran parte de los árabes israelíes e intereses políticos que ayudan a la radicalización parecen ser los ingredientes de la explosión de violencia que vive hoy Israel y que ha provocado hasta ahora decenas de muertos.

Los nuevos enfrentamientos estallaron tras el aumento de las tensiones en Jerusalén, por una combinación de factores. En primer lugar, el gobierno israelí limitó las reuniones en la Puerta de Damasco, en pleno Ramadán, mes sagrado musulmán, lo que provocó choques entre fieles y policías. Y a eso se sumaron las órdenes de desahucio de familias palestinas en el barrio de Sheij Jarrá, en Jerusalén Este. Todas esas protestas recrudecieron en los últimos días por la represión de las fuerzas de seguridad israelíes, que dejaron cientos de palestinos heridos.

Extremistas judíos atacan una heladería propiedad de un árabe israelí.

Las tensiones aumentaron el domingo, cuando las fuerzas israelíes irrumpieron nuevamente en la Explanada de las Mezquitas -lugar conocido como Monte del Templo por los judíos- y lanzaron gases lacrimógenos incluso en el interior de la mezquita de Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado para los musulmanes.

En respuesta, Hamás lanzó varios proyectiles contra Jerusalén y sus alrededores, lo que llevó a Israel a responder con una campaña de bombardeos contra el enclave, a la que las facciones palestinas respondieron incrementando sus disparos de cohetes.

Las escenas de violencia entre Israel y Hamas desde Gaza han sido frecuentes en los últimos años, pero hay un fenómeno en las protestas actuales que ha sorprendido a los analistas: las violentas manifestaciones de los árabes israelíes, en su mayoría jóvenes, que han salido a las calles de decenas de ciudades de Israel. Las fuerzas de seguridad israelíes están mucho más preparadas para enfrentar protestas violentas desde los territorios ocupados que desde este “frente interno”.

Un árabe israelí atropella a manifestantes judíos.

 

Las protestas de jóvenes de origen palestino, pero israelíes, en ciudades de mayoría árabe o con población mixta han sido las más violentas en más de dos décadas, cuando se produjo la segunda intifada. Los manifestantes chocaron con la policía y con israelíes de ultraderecha que patrullaron las calles armados en apoyo a la policía. Hubo destrozos, saqueos y ataques a sinagogas y mezquitas. Solo el martes hubo 270 detenidos en diferentes partes del país.

Los incidentes llevaron al primer ministro Benyamin Netanyahu a declarar el estado de emergencia en la ciudad de Lod, cerca del aeropuerto Ben Gurión, donde la violencia estalló tras el funeral de un árabe israelí baleado el lunes por la noche. El gobierno desplegó en la ciudad la policía fronteriza, que habitualmente patrulla Cisjordania y Jerusalén oriental. Es la primera vez desde 1966 que Israel aplica el estado de emergencia en una comunidad árabe dentro del país.

Política doméstica de Israel y Palestina

Paulo Botta, especialista en Medio Oriente, subraya que “hay mucho de política doméstica”, tanto de Israel como de la dirigencia palestina, detrás de la violencia actual.

“Por un lado, Israel lleva ya cuatro elecciones sin poder formar gobierno, y esta tensión siempre fortalece a la base electoral de los partidos extremistas, alineados con Netanyahu”, explica Botta. Y Hamas, tras la suspensión de las elecciones palestinas, “ve la oportunidad de presentarse como alguien que no solo representa los intereses de Gaza, sino también los de Cisjordania y Jerusalén oriental”.

Tanto Netanyahu como Hamas “han utilizado por cálculos políticos una tensión que es real y que existe, bajo la mirada ‘tranquila’ de la comunidad internacional. Por eso está pasando lo que está pasando”, añade el especialista.

Alberto Fernández defendió el comunicado que condena a Israel por la represión

“Los extremos se sirven de estas ocasiones, dice por su parte el politólogo Said Chaya, coordinador del Núcleo de Estudios de Medio Oriente de la Universidad Austral. Hamas es el primero en apropiarse discursiva y materialmente: ‘como violan la sacralidad de Al-Aqsa y desalojan a nuestras familias, esta es nuestra reprimenda... y llueven los cohetes de fabricación iraní en Tel-Aviv y Jerusalén”.

Para Chaya, Hamas “se apodera del discurso de la defensa de los derechos de los inocentes, que son aplastados por una estructura estatal que los supera en uso de la fuerza, en manipulación de la ley. Y allí entra en escena Netanyahu, que responde con toda su fuerza”.

La embajadora de Israel en Argentina minimizó el comunicado de la Cancillería: “Las relaciones entre los países son más importantes”

El mensaje del primer ministro israelí, subraya el analista, es claro: “en momentos como este, hace falta mano dura, hace falta rigor, hace falta orden. Los palestinos son aquello que dijimos que eran. No cabe sino reprimir”.

En resumen, “civiles palestinos e israelíes buscan refugio en alternativas violentas para enfrentar la violencia a la que son sometidos. Es un ciclo que se retroalimenta”.

Ataques y linchamientos 

Por eso, mientras Israel avanza con la destrucción de infraestructuras y bases de apoyo de Hamas y la Yihad Islámica en Gaza, y el grupo palestino ha lanzado ya más de mil misiles que impactan sobre la población civil -en total han muerto más de 70 personas, al menos 65 palestinos y siete israelíes, entre ellos varios niños- preocupa y mucho cómo se extiende la violencia entre árabes y judíos israelíes en varias ciudades del país.

Judíos muelen a golpe a un árabe israelí al que arrancan de su automóvil en las afueras de Tel Aviv.

La televisión mostró escenas de manifestantes judíos en un suburbio de Tel Aviv arrastrando a un árabe israelí fuera de su automóvil y golpeándolo brutalmente. Y cuatro extremistas judíos de derecha fueron arrestados cuando rompían ventanas y arrojaban ladrillos a negocios de propiedad árabe mientras gritaban “muerte a los árabes” y “que se queme tu aldea”.

Y en otra ciudad, Acre, árabes israelíes armados con palos y piedras atacaron a un judío que circulaba en su automóvil, que debió ser internado con una grave lesión en la cabeza.

SF CP