Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
viernes 06 de diciembre de 2019 | Suscribite
INTERNACIONAL / Crisis en Bolivia
miércoles 13 noviembre, 2019

Áñez prometió llamar a elecciones y derogar el fallo que habilitó a Evo Morales a postularse

Según la Constitución, la autoproclamada presidenta interina de Bolivia tiene 90 días para organizar los comicios mientras enfrenta el desafío de estabilizar el país.

Jeanine Áñez, la senadora que se autoproclamó presidenta de Bolivia. Foto: AP

La autoproclamada presidenta interina de BoliviaJeanine Áñez, enfrenta el desafío de ganar reconocimiento nacional e internacional, estabilizar el país y organizar elecciones nacionales en un momento de sangrientas disputas políticas y sociales que empujaron al primer líder indígena Evo Morales a volar a México después de casi 14 años en el poder.

Luego de que los sucesores naturales de mayo rango renunciaron, Áñez, que era vicepresidenta segunda del Senado, se hizo cargo de la presidencia interina lo que generó nuevos enfrentamientos en las calles cuando algunos salieron vitoreando y ondeando banderas nacionales mientras los furiosos partidarios del derrocado Evo Morales respondieron tratando de abrirse paso hasta el edificio del Congreso en La Paz gritando: "¡Debe renunciar!".

Mientras tanto, en su primer día como presidenta interina, Áñez afirmó que los principales objetivos de su gestión son llamar a elecciones presidenciales "cuanto antes" y derogar el fallo que habilitó a Evo Morales a postularse para un nuevo mandato.

Según la Constitución boliviana, un presidente interino tiene 90 días para organizar una elección, consignó la agencia AP.

Quién es Jeanine Añez, la senadora que se autoproclamó como presidenta interina de Bolivia

Los partidarios de Morales, que tienen una mayoría de dos tercios en el Congreso, boicotearon la sesión que había convocado para formalizar su adhesión, evitando un quórum.

Frustrada por ese esfuerzo, ella tomó el poder de todas maneras, sin nadie que la jurara, diciendo que la Constitución no requería específicamente la aprobación del Congreso. "Mi compromiso es devolver la democracia y la tranquilidad al país. Nunca más podrán robarnos nuestro voto", dijo.

El máximo tribunal constitucional de Bolivia emitió una declaración el martes por la noche que establece la justificación legal para que Añez asuma la presidencia, sin mencionar su nombre.

Pero otros expertos legales cuestionaron los tecnicismos legales que la llevaron a reclamar la presidencia desde un puesto de tan bajo rango, diciendo que al menos algunos de los pasos requerían que el Congreso se reuniera.

Áñez tendrá que organizar la formación de un nuevo tribunal electoral, encontrar un personal no partidista para conformar ese tribunal y lograr que el Congreso vote sobre las nuevas elecciones. Todo debe hacerse antes del 22 de enero, cuando el mandato actual de Morales y el de todos los demás debía terminar. Y todo debe hacerse mientras el partido del Movimiento por el Socialismo de Morales aún controla ambas cámaras del Congreso.

Morales renunció el domingo después de las semanas de protestas violentas alimentadas por acusaciones de fraude electoral en las elecciones del 20 de octubre, que afirmó haber ganado.

Evo y los otros exilios

Morales había aceptado una auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) que informaba sobre irregularidades generalizadas en el recuento de votos y pedía una nueva elección.

Pero se hizo a un lado por completo cuando el general Williams Kaliman, el comandante de las fuerzas armadas, "sugirió" que se fuera, una medida que Morales y sus partidarios calificaron de golpe de estado y sus críticos calificaron un levantamiento popular.

El primer presidente indígena de Bolivia llegó a México el martes bajo una concesión de asilo y prometió permanecer activo en la política.

Por su lado, Áñez inmediatamente trató de diferenciarse de Morales. Usando la faja presidencial de la oficina, saludó a los partidarios en un antiguo palacio presidencial en lugar de la moderna oficina presidencial de 26 pisos con un helipuerto construido por Morales, y que sus enemigos habían criticado como uno de sus excesos.

También llevaba una Biblia, que Morales había prohibido en el palacio presidencial después de que él reformó la constitución y reconoció a la deidad terrestre andina Pachamama en lugar de la Iglesia Católica Romana.

Morales dijo en Twitter desde México que la "autoproclamación" de Añez era una afrenta al gobierno constitucional. "Bolivia está sufriendo un asalto al poder del pueblo", escribió.

ED


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4835

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.