miércoles 25 de mayo de 2022
INTERNACIONAL combates y bombardeos
26-02-2022 05:58

Kiev resiste, pero se esperaba una ofensiva feroz de las fuerzas rusas en la madrugada

“El destino de Ucrania se está decidiendo ahora”, dijo el presidente Volodimir Zelenski, quien aseguró que los invasores tratarían de tomar la capital en las próximas horas. Vladimir Putin pidió a los militares ucranianos que derroquen al mandatario para poder negociar la paz. Primeros contactos para un cese del fuego y flujo de refugiados hacia los países vecinos.

26-02-2022 05:58

El avance de las tropas rusas en Ucrania se topó con una inesperada resistencia de las fuerzas ucranianas en la capital, Kiev, objetivo central de la invasión ordenada por Vladimir Putin, quien llamó a los militares ucranianos a derrocar al presidente, Volodimir Zelenski, y éste desafió el llamamiento.

Zelenski afirmó que las tropas rusas tratarían de tomar la ciudad durante la noche del viernes al sábado.

“Esta noche será muy difícil, y el enemigo utilizará todas las fuerzas a su disposición para quebrar la resistencia de los ucranianos. Debemos permanecer firmes. El destino de Ucrania está siendo decidido ahora”, afirmó el presidente en un mensaje a la nación cuando comenzaban a caer los primeros misiles.

Mientras crecían los temores por la ofensiva final de la noche, el vocero de Zelenski sostuvo que ambos países comenzaron a discutir un lugar y una hora para negociar un cese del fuego y la paz.

“Debo refutar las acusaciones de que nos hemos negado a negociar. Ucrania ha estado y sigue estando lista para hablar de un alto el fuego y la paz”, señaló Sergii Nykyforov, portavoz del presidente ucraniano, en su cuenta de Facebook.

“Ésta es nuestra posición constante. Estuvimos de acuerdo con una propuesta del presidente de la Federación Rusa. En estos momentos se están realizando consultas entre las partes sobre el lugar y hora del proceso de negociación”, indicó. Sostuvo que, “cuanto antes comiencen las negociaciones, más posibilidades hay de volver a la normalidad”.

La portavoz de Exteriores de Rusia, María Zajárova, dijo poco antes que las autoridades de Ucrania propusieron a Rusia conversar hoy sobre las posibles negociaciones entre las partes y no quisieron avanzar en ese asunto luego de disentir sobre la sede del diálogo. Moscú propuso Minsk, capital de Bielorrusia, firme aliada de Rusia, y Ucrania replicó Varsovia.

Destrucción. En apenas 72 horas, Kiev, una elegante ciudad europea, con bulliciosos cafés y clubes que atraían incluso a jóvenes de Berlín, se convirtió en una pesadilla de puestos de control, explosiones, blindados que aplastan autos y bombas que caen de aviones que pasan rasantes sobre el cielo de la capital ucraniana.

Tras la huida de muchos habitantes el jueves, y sometida a un toque de queda, la capital, de tres millones de habitantes, tiene el aspecto de una ciudad fantasma.

Este viernes los ucranianos, tanto soldados del ejército como voluntarios convocados a las armas en las últimas horas, enfrentaban a las tropas rusas, que lograron entrar a barrios del norte de Kiev, durante una ofensiva que comenzó al amanecer con la caída de misiles sobre la ciudad.

Durante el día, las sirenas y explosiones no dejaron de sonar en Kiev. Vehículos blindados y soldados vigilan los cruces de las calles en torno al distrito donde se encuentran los edificios del gobierno.

“Dijeron que los civiles no eran objetivo, pero es otra de sus mentiras. Esta noche, comenzaron a bombardear vecindarios civiles. Esto nos recuerda (la ofensiva nazi de) 1941”, denunció el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, en un video difundido en las redes sociales, en el que destacó el “heroísmo” de la población y de las tropas, “que hacen todo lo posible” para defender al país.

El Ministerio de Defensa llamó a la población a resistir. “Pedimos a los ciudadanos que nos informen de los movimientos de tropas, que fabriquen cócteles Molotov y neutralicen al enemigo”, dijo. Las autoridades distribuyeron unas 18 mil armas con municiones entre los reservistas en la región de Kiev, y todos los hombres de 18 a 60 años recibieron la orden de permanecer en el país.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, también elogió a las fuerzas ucranianas, “que están luchando con valor y siguen teniendo capacidad de causar pérdidas a las fuerzas invasoras rusas”.

Ayer también había combates entre las tropas ucranianas y unidades de blindados rusos en Dymer e Ivankiv, a 45 y 80 kilómetros al norte de Kiev, respectivamente. Los rusos estarían avanzando también por el noreste y el este, según la misma fuente.

Una alta fuente de la defensa estadounidense, que pidió el anonimato, afirmó que la ofensiva rusa estaba perdiendo fuerza, sobre todo en Kiev, debido a la resistencia de los ucranianos.

Objetivo. Analistas consideran que la toma de Kiev es el objetivo central de Putin, quien quiere “decapitar” el gobierno presidido por Zelenski. Ayer, el presidente ruso invitó a los militares ucranianos a derrocarlo. “Tomen el poder en sus manos. Me parece que será más fácil negociar entre ustedes y yo”, propuso el presidente ruso a las Fuerzas Armadas ucranianas en un mensaje televisivo, en el que dijo que el gobierno de Kiev es “una banda de drogadictos y neonazis”.  

Zelenski respondió colgando un video delante del palacio presidencial. “Estamos todos aquí, nuestros militares están aquí, los ciudadanos, la sociedad, estamos todos aquí, defendiendo nuestra independencia, nuestro Estado”, proclamó, junto a algunos de sus principales colaboradores.

Horas antes, el canciller ruso, Serguei Lavrov, había dicho que Moscú está abierta a una negociación, “si Ucrania depone las armas”, mientras que portavoz del Kremlin, Dmiti Peskov, reveló que Putin está dispuesto a enviar una delegación negociadora a Minsk, Bielorrusa, para buscar una solución al conflicto, aunque advirtió que eso no significaba detener la ofensiva.

Lavrov reiteró que la invasión pretende “liberar” a los ucranianos “de la opresión”, lo que da a entender que desean derrocar al actual gobierno. La finalidad es “desmilitarizar y desnazificar Ucrania para que, liberados de esta opresión, los ucranianos puedan elegir libremente su futuro”, dijo.

Zelenski, por su parte, lanzó un llamado a Putin para reunirse y buscar una solución negociada. “Rusia tendrá que hablar con nosotros, tarde o temprano, sobre la manera en que podremos poner fin a los combates y parar la invasión. Cuanto antes tenga lugar esta conversación, menores serán las pérdidas, incluso para Rusia”, estimó.

Sanciones. A medida que sus tropas se acercaban a Kiev, Putin recibía más presión de los países occidentales. La Unión Europea (UE) desbloqueó el jueves un paquete de sanciones “masivas” en los sectores energéticos y financiero. Putin y el canciller Lavrov fueron incluidos este viernes en la lista de personalidades sancionadas, con sus haberes congelados, por la Unión Europea (UE) y el Reino Unido. Estados Unidos anunció que tomaría medidas similares.

Zelenski pidió a los occidentales que expulsaran a Rusia del sistema de transferencias bancarias Swift, pero países de la Unión Europea como Alemania o Hungría han expresado sus dudas por el miedo a que esa medida provoque problemas en la entrega de gas ruso.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) rechazó el proceso de adhesión de Rusia y cerró su oficina en Moscú.

La portavoz de la cancillería rusa, Maria Zajarova, afirmó que las sanciones contra Putin y Lavrov demuestran “la impotencia” de los occidentales. En el Consejo de Seguridad, Rusia vetó una declaración que deploraba la “agresión” rusa a Ucrania.

Protestas. Putin también enfrenta críticas internas y ayer, por segundo día consecutivo, hubo marchas en las calles de varias ciudades en rechazo a la invasión, en las que al menos quinentas personas fueron detenidas, segú la organización humanitaria OVD-Info.

La ONG precisó que las protestas fueron en un total de 26 ciudades, entre ellas Moscú, San Petersburgo y Ekaterimburgo.

El Ministerio del Interior de Rusia advirtió a los ciudadanos que las autoridades tomarán “todas las medidas necesarias” para mantener la ley y el orden en las protestas y ha advertido que la Policía detendrá a todos los participantes en acciones no autorizadas si se llevan a cabo acciones “provocativas o agresivas” contra los agentes.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, minimizó hoy el alcance de las protestas, y sostuvo que “una sólida mayoría de la población apoyó la decisión del presidente de reconocer a las dos repúblicas” separatistas de Donetsk y Lugansk, paso previo a la invasión. “Por lo tanto, podemos suponer que el nivel de apoyo a las operaciones en Ucrania no será menor”.

 


Inédita visita de Francisco a la embajada rusa

AFP

Pese a que había anulado todos sus compromisos por un fuerte dolor en la rodilla, el papa Francisco visitó ayer la embajada rusa ante la Santa Sede para manifestar “su preocupación por la guerra” en Ucrania, en un gesto inusual. Francisco le expresó sus temores al embajador Alexander Avdeev tras la invasión la madrugada del jueves de Ucrania por parte de tropas rusas, informó un vocero papal. El Papa, que ayer había anulado un viaje a Florencia previsto para mañana por sus dolores en la rodilla, se presentó sorpresivamente en automóvil en la sede diplomática, a pocos metros de la Plaza de San Pedro, donde permaneció más de media hora, precisó la página de noticias del Vaticano, Vatican News. La noticia fue luego confirmada por el embajador ruso, quien en declaraciones a los medios de su país, aseguró que el ¨Papa manifestó ante todo su preocupación “por los niños, los enfermos y todos los que sufren”. En un tuit, posterior al encuentro, enviado en varios idiomas, entre ellos ruso, Francisco afirmó que “toda guerra es una claudicación vergonzosa”. “Toda guerra deja al mundo peor que como lo había encontrado. La guerra es un fracaso de la política y de la humanidad, una claudicación vergonzosa, una derrota frente a las fuerzas del mal”, escribió Francisco, citando una frase de su última encíclica Fratelli tutti.

En esta Nota