domingo 04 de diciembre de 2022

La Monarquía, el negocio más rentable de Gran Bretaña

Los números de casa real más transparente y la más costosa.

29-06-2013 15:45
Mientras se prepara para el nacimiento del primer hijo del príncipe Guillermo, la Monaquía Británica dio, una vez más, muestras de ser la casa real más transparente de Europa, financieramente hablando, aunque también la más costosa. Lo notable es que los sueldos de la reina Isabel II y su familia no provienen de las arcas estatales, tratándose de una monarquía casi “autosustentable” y los británicos la consideran un rotundo “éxito comercial”.

Los datos divulgados oficialmente esta semana revelan que los gastos oficiales de la realeza británica (establecidos por el “Presupuesto del Soberano”) son ahora más elevados que el año pasado. Este presupuesto aumentó 1,4 millones de dólares en el último año para totalizar 33,3 millones

Los mayores incrementos se registraron en las partidas destinadas a los sueldos del personal de servicio y funcionarios y al mantenimiento de las residencias reales. Además, 1,1 millones de euros se invirtieron en la reforma y modernización del sector del Palacio de Kensington (Londres) donde el príncipe Guillermo su esposa y su hijo vivirán desde el próximo mes.

Alan Reid, tesorero del palacio de Buckingham, indicó que los gastos de la Casa Real disminuyeron un 24% en los últimos cinco años, si no se tiene en cuenta la inflación. De manera excepcional, los festejos por el “Jubileo de Diamante” -es decir, los 60 años de reinado de Isabel II- costaron 1 millón de euros extra en 2012.

El salario de la reina aumento un 5% después que el fondo Crown Estate, que genera su salario, reportara un aumento de ganancias a pesar de la crisis económica que afecta a su país. Así, el sueldo de la jefe de Estado más antigua de Europa aumentará en 2014 de 55,3 millones de dólares a 58 millones de dólares.

El mencionado fondo Crown Estate se compone de unas 144.000 hectáreas de tierras agrícolas y bosques, como también propiedades comerciales y residenciales fuera de zonas urbanas que son explotadas -en alquileres, producción y comercialización de productos agrícolas, avícolas, ganaderos, etc.-.

Este fondo incluye propiedades como el Great Windsor Park, oficinas en el barrio West End de Londres, centros comerciales en Liverpool, Swansea, Slough, Worcester, Oxford, Exeter y Nottingham, y oficinas en Birmingham, Manchester y Cambridge. Del dinero producido por esta gran “inmobiliaria” provienen los salarios de la reina y su familia, con excepción del príncipe Carlos.

Carlos, el heredero del trono, obtiene su sueldo del Ducado de Cornualles, una vasta extensión de fincas y propiedades inmobiliarias en Inglaterra y Gales, cuyas regalías son destinadas a las actividades del príncipe, su esposa y sus hijos, sus salarios, mantenimiento de residencias y salarios de personal de servicio y policial.

Los ingresos oficiales del príncipe Carlos aumentaron este año en un 4% (situándose ahora en una cifra anual de 22 millones de euros), mientras que sus gastos oficiales descendieron un 47 % (2,45 a 1,28 millones de euros), ya que muchos de sus viajes al extranjero fueron sufragados por los países visitados.

Según los expertos, la Monarquía británica está valorada en unos 55.000 millones de euros por su atractivo turístico y comercial, por lo que un 80% de los británicos considera que es un gasto muy necesario para la economía nacional.

Un informe elaborado por la consultora Brand Finance, coincidiendo con el Jubileo de 2012, aseguraba que la familia real genera unos ingresos de casi 20.000 millones de euros cada año, mientras que ahora la “fiebre” por el nacimiento del primer hijo de Kate Middleton impulsará la economía británica en unos 283 millones de euros.

Richard Cope, director de tendencias en la consultora de mercados Mintel, espera que el hijo de los duques de Cambridge tenga un impacto positivo en el gasto de los consumidores: 4,8 millones de personas gastarán 70 millones de euros en bebidas para celebrar el nacimiento y casi 30 millones en comida para fiestas.

Además, se podría ganar otros 117 millones de euros en venta de vajillas conmemorativas, artículos coleccionables, juguetes, libros, DVD y medios, que ya se exponen, por ejemplo, en las tiendas de los palacios reales para conmemorar el nacimiento del bebé que será el futuro rey o reina de Inglaterra.

(*) Especial para Perfil.com

En esta Nota