jueves 26 de mayo de 2022
INTERNACIONAL ELECCIONES
09-04-2022 23:55

Macron y Le Pen, protagonistas de la primera vuelta en Francia

Los candidatos son más de diez, pero el presidente y la líder de la ultraderecha son favoritos para pasar al ballottage, el domingo 24.

09-04-2022 23:55

Francia afronta hoy unas elecciones que marcarán su futuro político –y en gran medida el de Europa– durante los próximos años. Será la primera parada de un proceso electoral más amplio que llega precedido de un auge sin precedentes de la ultraderecha y la ofensiva militar lanzada por Rusia sobre Ucrania a finales de febrero.

La primera vuelta de los comicios presidenciales enfrenta al actual inquilino del Elíseo, Emmanuel Macron, con una terna de más de una decena de candidatos. En este grupo sobresalen tres aspirantes a la derecha del espectro político, Marine Le Pen (Agrupación Nacional), Éric Zemmour (Reconquista) y Valérie Pecresse (Los Republicanos) y, en menor medida, un izquierdista como Jean-Luc Mélenchon (Francia Insumisa).

Macron ya no es el recién llegado que en 2017 hizo saltar por los aires a los partidos tradicionales con un movimiento de nuevo cuño, La República en Marcha, que a la postre terminaría dominando también el ámbito parlamentario. Ahora se presenta con el aval de los cinco años transcurridos y con el mensaje de que quedan cosas por hacer, erigiéndose incluso como líder también dentro de la UE.

El anuncio de su candidatura, de hecho, se vio retrasado primero por la pandemia de covid-19 y luego por el inicio de la guerra de Ucrania, de tal manera que no llegó hasta unas horas antes del cierre del plazo. Sus mensajes claros contra Moscú y sus esfuerzos mediadores parecen haber gustado a gran parte del electorado, el llamado “efecto bandera” que arrastra a los votantes a posicionarse del lado del líder en tiempos de crisis.

Macron vs. Le Pen, reservado para mayores

La tasa de abstención es una de las grandes incógnitas de las elecciones, celebradas tras un primer mandato de Macron marcado por las protestas sociales de los chalecos amarillos y la pandemia, que también generó masivas marchas de rechazo a medidas como el “pasaporte sanitario”.  

Muchos politólogos creen que se puede batir el récord de abstención de la primera vuelta de 2002 (28,4%), que contribuyó a que en la segunda ronda se enfrentaran el conservador Jacques Chirac y el ultraderechista Jean-Marie Le Pen, padre de Marine. En 2017, la abstención fue del 22,2%.

La ultraderecha

Los sondeos la sitúan como favorita, pero el sistema electoral francés no permite dar nada por sentado. Así, salvo sorpresas, Macron quedará al frente en la primera vuelta, ya que tiene una intención de voto consolidada por encima incluso del 25%, pero queda por saber quién lo acompañará en las papeletas del ballottage, dos semanas más tarde, el 24 de abril.

Le Pen, que ya logró el ansiado cara a cara con Macron en los comicios de 2017, es “a priori” la candidata mejor posicionada. Tampoco es una recién llegada y ha sugerido que este será su último intento para alcanzar el Elíseo, para lo cual espera sacar partido de un electorado aparentemente más escorado a posiciones de derechas y de una izquierda desdibujada, amenazada por la abstención.

Abandonadas posiciones radicales como la salida de la UE y del euro, su principal desafío a la hora de mejorar su imagen durante estos últimos meses ha consistido en desembarazarse de la sombra de  Vladimir Putin, que ha pasado de ser su aliado confeso al elefante en la habitación. Su Agrupación Nacional destruyó miles de folletos por una imagen de Le Pen y Putin juntos, estrechándose la mano.

Le Pen y Macron irían a ballotage

Conferencia de Emmanuel Macrón con Vladimir Putin 20220303
Emmanuel Macron

Macron, de 44 años, jugó la baza de un presidente estable en tiempos de crisis y reformista; Le Pen, de 53, apostó por presentarse como la defensora del poder adquisitivo, en un contexto de inquietud por el auge de los precios de la energía y de la alimentación

Le Pen se ha consolidado en los sondeos como segunda opción tras una fase inicial en la que se vio afectada directamente por la irrupción del huracán Zemmour. Este periodista curtido en tertulias a golpe de polémicas aspira a gobernar con un programa más escorado aun a la derecha que el de Le Pen, lo que ha contribuido incluso a suavizar la imagen de esta última.

Zemmour ya dejó claro al anunciar su candidatura que quería “salvar” a Francia al estilo de los grandes dirigentes históricos y entre sus mensajes se han colado declaraciones xenófobas que, según Macron, han contribuido a generar una especie de “tándem” de la extrema derecha en una Francia donde todo puede pasar ahora.

Otros candidatos

La lista de presidenciables incluye también el nombre de Valérie Pécresse, presidenta de la región de Isla de Francia y vencedora de un proceso de primarias con el que Los Republicanos lograron movilizar a una centroderecha que pasó de gobernar el país hasta 2012 a una travesía por el desierto que ha logrado soportar por el peso que aún ostenta a nivel regional y local.

Pécresse ha perdido algo de fuelle en este tramo final de campaña, pero los sondeos la ven como una candidata con opciones viables de derrotar a Macron en caso de pasar a la segunda vuelta, en vista de que el actual presidente no podría argumentar que él es la opción de Estado frente a hipotéticos rivales más radicales como Le Pen o Zemmour.

Mélenchon, por su parte, concurre de nuevo a una carrera presidencial con el objetivo de dar la sorpresa y arrastrar el voto útil de la izquierda francesa. No en vano es el candidato de este espectro político favorito en los sondeos, en los que la alcaldesa de París, la socialista Anne Hidalgo, figura con porcentajes exiguos.

Hidalgo acusó a Macron de dar alas a la ultraderecha en busca de su propio beneficio, una idea de la que el presidente intenta despegarse. “La gente elige en primera vuelta el proyecto con el que se siente más próximo. El tiempo del debate y la confrontación proyecto a proyecto será en la segunda vuelta”, declaró.

Proceso electoral

Los colegios electorales abrirán en la Francia continental a las ocho de la mañana y cerrarán a las 19 en términos generales. En los territorios de ultramar, los comicios comenzaron ayer para evitar que sus datos retrasen el recuento final debido a la diferencia de husos horarios y esta noche puedan saberse ya los resultados.

En total, más de 48 millones de personas están llamadas a participar en un proceso que marcará un punto de inicio a la renovación general de la instituciones en Francia. En junio, el país celebrará elecciones legislativas, ya por entonces con Macron en su segundo mandato o con un nuevo presidente estrenando alojamiento en el Elíseo.