INTERNACIONAL
guerra en medio oriente

Netanyahu dijo que la guerra en Gaza será "larga y difícil" mientras Hamas pide "canje" de rehenes

El Primer Ministro de Israel advirtió en conferencia de prensa la complejidad que tendrá el avance sobre el territorio dominado por el grupo armado. Además, advirtieron que a partir de esta "nueva fase" el territorio será "un campo de batalla".

20231028 Benjamín Netanyahu en conferencia de prensa.
Benjamín Netanyahu en conferencia de prensa. | AFP

Benjamín Netanyahu, el primer ministro israelí, manifestó este sábado que la guerra contra Hamas en la Franja de Gaza será "larga y difícil" y agregó que a partir de esta "nueva fase" la ciudad será "un campo de batalla". 

"La guerra en la Franja de Gaza será larga y difícil y estamos listos" para librarla, dijo el mandatario en una conferencia de prensa en Tel Aviv, agregando que el ejército "destruirá al enemigo en tierra y bajo tierra", en una clara referencia a la red de túneles por los cuales, de acuerdo a Israel, Hamas burla el bloqueo de la ciudad. 

Por su parte, Hamas propone "canjear" a los rehenes que secuestró en su ataque del 7 de octubre contra Israel por los presos palestinos.

"Desde la noche del viernes, una fuerza combinada de tanques, ingenieros e infantería opera en el terreno en el norte de la Franja de Gaza", detalló un comunicado castrense israelí este sábado 28 de octubre. "Entramos en una nueva fase de la guerra. Ayer, la tierra tembló en Gaza", aseguró el ministro israelí de Defensa, Yoav Gallant. "Atacamos en superficie y bajo tierra, atacamos a terroristas en todos los niveles, en todos los lugares", continuó.

En el territorio atacado viven 2,4 millones de habitantes aislados y privados de todo por el corte de la mayoría de las telecomunicaciones y de internet, pero para el ejército israelí, toda la zona de Ciudad de Gaza es un "campo de batalla" e instó a la población a "evacuar de inmediato" la localidad hacia el sur de la Franja.

Israel bombardea a Gaza

Los bombardeos comenzaron el mismo 7 de octubre en represalia por el ataque de Hamas que dejó 1.400 muertos, de los cuales solo 300 eran militares y el resto civiles de todas las edades, según las autoridades israelíes.

De acuerdo a la información del Ministerio de Salud de Hamás, que gobierna Gaza, ya son 7.703 personas, principalmente civiles, las que murieron en los bombardeos israelíes y que 3.500 son niños.

La voz de Naciones Unidas y el cuestionamiento al gobierno israelí

Naciones Unidas advirtió que una incursión militar terrestre a gran escala por parte de Israel podría provocar "miles de civiles muertos más". El secretario general del organismo, António Guterres, criticó duramente esta "escalada sin precedentes" de los bombardeos y reclamó un alto el fuego "inmediato".

Además, los familiares de las personas tomadas de rehenes por Hamas están preocupadas por sus seres queridos tras los bombardeos y exigieron explicaciones al gobierno. Netanyahu aceptó recibirlos y aseguró estar dispuesto a examinar "todas las opciones" para liberar a las personas secuestradas y trasladadas a Gaza, mientras que el brazo armado del movimiento islamista afirmó el jueves que "casi 50" rehenes habían muerto en los bombardeos israelíes desde el 7 de octubre. 

Israel bombardea a Gaza

De acuerdo a información difundida por Israel, en el norte golpearon "150 objetivos subterráneos", donde, según sostienen, Hamás dirige sus operaciones desde una gigantesca red de túneles. A la par, los ataques nocturnos destruyeron cientos de edificios y "cambiaron el paisaje" del norte de la Franja, según el servicio de protección civil del enclave.

Las posiciones europeas frente al conflicto

El jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, pidió una "pausa de las hostilidades" para permitir el acceso de ayuda humanitaria, ya que desde el 21 de octubre, sólo 84 camiones de ayuda humanitaria llegaron a Gaza desde el vecino Egipto. Según la ONU serían necesarios un centenar al día como mínimo.

Mariano Man: "Hay bebés y niños entre los 21 argentinos rehenes de Hamás"
 

Por su parte Turquía, un país miembro de la OTAN, denunció "masacres" en Gaza y atribuyó la responsabilidad a las potencias occidentales, tras lo cual Israel llamó de regreso a sus diplomáticos en Ankara. "Los principales culpables de las matanzas en Gaza son los occidentales. Con la excepción de algunas conciencias que alzaron la voz, estas masacres son totalmente obra de Occidente", declaró el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en un "mitin de apoyo a Palestina".

Paralelamente en Londres, este sábado, miles de personas participaron de una manifestación de apoyo a los palestinos.
También en París hubo protestas para denunciar los bombardeos de Gaza.
 

RB / Gi