viernes 09 de diciembre de 2022

Pablo Temes: "Hay un antes y después para la sátira editorial"

El director de Arte de Editorial Perfil, que satirizó a todas las figuras de poder en Argentina, analizó elatentado que sufrió Charlie Hebdo. Video.

08-01-2015 01:15

Una sátira ilustrada, impresa sobre el papel de un medio, “es mucho más ácida y provocativa que un texto informativo, puede generar todo tipo de reacciones pero uno nunca imagina que puede llegar hasta puntos inescrupulosos”. Así lo analizó el artista plástico Pablo Temes, director de Arte de Editorial Perfil, desde la redacción del diario donde satiriza todos los días a dirigentes y personalidades de poder en Argentina, apenas unas horas después de conocido el feroz ataque a la revista Charlie Hebdo.

“Francamente me impactó muchísimo la noticia, alguien que trabaja todos los días de esto, que hace una actividad parecida, siente que es algo incomprensible lo que pasó, que entren cuatro locos a disparar a una redacción es algo totalmente inescrupuloso”, se sinceró el hombre que se desempeña en la editorial de revistas más grande del país desde 1984.

Para Temes, si bien el ataque fue a una revista de humor, “involucra al periodismo en general, porque una sátira ilustrada es una opinión lisa y llana, muchas veces con una mirada periodística, que a través de la gracia puede pegar de una manera mucho más ácida, más provocativa”. Por eso, el dibujante sostuvo que el atentado “marca un antes y un después en la sátira ilustrada a nivel mundial, pero no deja de ser un mensaje al periodismo”.

En ese sentido, el ilustrador de la revista Noticias sentenció que a los sectores de poder “molesta mucho más la satirización de su personalidad que una investigación escrita, pareciera que les llega más a fondo, como las imitaciones en TV, porque pone el dedo en la llaga de una forma mucho más creativa”.

Ante las cámaras de Perfil.com, el periodista contó que nunca tuvo miedo para ejercer su oficio. “Sólo una vez tuve un episodio, también con el islam, por una ilustración que hice sobre Bin Laden, puse letras del corán en su barba, escribieron a la embajada y mandaron una carta documento para decir que esos textos sagrados no podían ser utilizados, a mí me parecían bellos”, contó.

“Hay muchos otros casos, la revista Humor ha tenido muchos problemas, juicios y persecuciones muy importantes”, recordó. “Hubo, también, censuras a la sátira, pero nunca a los niveles de que aparezcan cuatro locos a una redacción a matar a la gente, es algo incomprensible”, siguió.

Por último, Temes sostuvo que “muchos que ejercen este oficio van a redoblar sus esfuerzos para poder seguir contando sus historias a traves de colores, formas y diseños, porque este oficio está plagado de libertad, van a hacer todo para que esto no los haga callar”.

Vea el video con la entrevista completa. 

En esta Nota