domingo 03 de julio de 2022
INTERNACIONAL ESCÁNDALO EN EL REINO UNIDO

Una nueva fiesta de Navidad, en plena cuarentena, hunde más a Boris Johnson

Una foto, publicada en exclusiva por el diario The Daily Mirror, muestra al primer ministro con tres miembros del personal, uno de los cuales lleva un gorro de Papá Noel, y una botella de champán abierta sobre la mesa.

09-02-2022 14:38

La prensa británica publicó este 9 de febrero una fotografía escandalosa que muestra al primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, en una fiesta de Navidad en diciembre de 2020, en plenas restricciones por el coronavirus

En la imagen, publicada en exclusiva por el diario The Daily Mirror, se ve al primer ministro británico con tres miembros del personal, uno de los cuales lleva un gorro de Papá Noel, y una botella de champán abierta sobre la mesa.

La foto apareció después de que los partidos de la oposición reclamaran a la policía que inicie una investigación sobre la fiesta, que consistió en un concurso virtual y tuvo lugar el 15 de diciembre de 2020, cuando Londres estaba bajo un confinamiento de Fase 2.

boris johnson londres downing street

El informe sobre el "partygate" de Boris Johsnon critica la falta de liderazgo

En ese momento, en el Reino Unido estaba prohibido que dos o más personas de diferentes viviendas se reunieran en interiores, aunque hubo algunas excepciones para las reuniones "razonablemente necesarias" con fines laborales.

"No debe haber almuerzo o fiesta de Navidad en el trabajo, donde se trata de una actividad principalmente social y no está permitido por las reglas de su nivel", había anunciado en diciembre de 2020 el gobierno de Johnson.

El gobierno dijo que Johnson "participó virtualmente brevemente" para agradecer al personal por su trabajo durante la pandemia.

Boris Johnson 20211224

Las fiestas en cuarentena y el "vino de los viernes" que amenazan a Boris Johnson

"La nueva fotografía muestra a cuatro personas con alcohol y comida, así como un gorro navideño y oropel, lo que sugiere una fiesta navideña", dijo a The Mirror el abogado Adam Wagner, especialista en leyes anticovid, quien reclama una investigación policial del accionar de Johnson en la pandemia.

"Esto se llevó a cabo en un momento en que las reuniones sociales en interiores de dos o más personas estaban prohibidas y el gobierno había dicho a las personas que 'no debían' tener una fiesta de Navidad", agregó el abogado.

Wagner asegura que, "a la luz de la nueva evidencia, ahora no tiene sentido que esta reunión no sea investigada por la policía dado que se está investigando una reunión casi idéntica en la oficina del secretario del gabinete, Simon Case, dos días después". 

Piden la renuncia de Boris Johnson ante el escándalo de la fiesta que se realizó durante el confinamiento de 2020

Boris Johnson está asediado

Encargado a principios de diciembre por el propio primer ministro, un informe interno sobre las supuestas fiestas celebradas en Downing Street, donde están las oficinas y la residencia oficial del primer ministro británico, mostró que hubo "fallos de liderazgo". 

Un total de 16 reuniones entre mayo de 2020 y abril de 2021, de las que se hicieron eco los medios en las últimas semanas, centran esta investigación interna. Entre ellas se cuenta un encuentro de a Johnson, su esposa y su personal compartiendo tablas de queso y vino en el jardín durante el primer confinamiento el 15 de mayo de 2020. 

Otro encuentro polémico tuvo lugar el 20 de mayo, cuando un centenar de personas fueron invitadas por el secretario privado de Johnson a los jardines de la residencia del primer ministro. Este asistió brevemente, afirmando después que pensaba que era una reunión de trabajo. 

Además de fiestas de despedida de altos funcionarios, el informe también enumera una fiesta de cumpleaños sorpresa para el líder conservador en Downing Street en junio, una reunión previa a la Navidad en Downing Street y dos reuniones que tuvieron lugar en la víspera del funeral del príncipe Felipe, marido de Isabel II, en abril de 2021.  

La investigación, a cargo de la alta funcionaria Sue Gray, reconocida por su integridad, constó de entrevistas a más de 70 personas y se examinaron diversos documentos, como correos electrónicos, mensajes de Whatsapp o SMS, fotografías y entradas y salidas de edificios oficiales. 

El informe de Gray concluye que si bien el gobierno había pedido a los británicos que redujeran drásticamente sus interacciones sociales, "algunos de los comportamientos que rodean estas reuniones eran difícilmente justificables". 

El informe revela "fallas de liderazgo y de juicio por diferentes partes de Downing Street y de la Oficina del Gabinete en diferentes momentos", además de criticar el "consumo excesivo e inapropiado" de alcohol en el lugar de trabajo