martes 29 de noviembre de 2022

Unos comicios en el que el nivel de rechazo pesa más que la adhesión

29-10-2022 23:55

No solo el carisma o la estrategia de ambos candidatos definirán el próximo presidente de Brasil: en el duelo final este domingo entre el mandatario de ultraderecha Jair Bolsonaro y el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva también incidirán otras variables.

◆ El rechazo. El factor más influyente, según analistas, será el del rechazo. Brasil se partió en dos: antibolsonarismo y antipetismo. El 50% rechaza al mandatario y el 46% al ex presidente, según el más reciente estudio de opinión de DataFolha. Hace cuatro años Bolsonaro venció en las urnas agitando el desprecio y el miedo a la izquierda socialista del PT, que gobernó de 2003 a 2016 con Lula (2003-2010) y Dilma Rousseff (2011-2016). Ahora él suscita emociones similares entre un sector del electorado que rechaza su gestión y pensamiento ultraconservador. “El sistema político brasileño convive con dos fuerzas de negación: el antipetismo y el antibolsonarismo, que van a decidir la elección”, sostiene Mayra Goulart, experta en política comparada de la Universidad de Rio de Janeiro. El primero se enraizó en las élites y luego se popularizó transformándose en un sentimiento antiizquierda con connotaciones económicas y morales.El antibolsonarismo es consecuencia especialmente del manejo de la pandemia. Casi 690 mil personas murieron en medio del desdén del presidente hacia las víctimas y a quienes pedían vacunas.

◆ Abstencionismo. En la primera vuelta alrededor de 32 millones de brasileños se abstuvieron de votar, el 21% de los electores habilitados. El número quintuplica la ventaja de seis millones que obtuvo Lula sobre Bolsonaro en las votaciones del 2 de octubre (48,4 contra 43,2%). “La abstención será fundamental”, sostiene Oliver Stuenkel, profesor de la Fundación Getúlio Vargas. Quien movilice más apoyos entre los abstencionistas podría inclinar la balanza, aunque esto no depende exclusivamente de las campañas.

Muchos electores, sobre todo los más pobres, dejaron de sufragar porque no contaban con medios de transporte para ir desde sus apartados hogares hasta los puestos de votación. “Cuanto mayor sea la abstención va a ser peor para Lula, porque los que se abstuvieron en su mayoría son del PT”, sostiene Stuenkel.

◆ Economía. La mayor economía de América Latina comenzó a recuperarse de la crisis pandémica. Entre junio y septiembre el desempleo retrocedió al 8,7%, y para este año se espera un crecimiento del PIB del 2,8%.

Sin embargo, 9,5 millones de personas todavía no tienen trabajo y el grueso de la población, de 215 millones, lidia con los precios altos que golpean simultáneamente a muchos países. En los últimos 12 meses la inflación alcanzó el 7,17%, con tendencia a la baja. Entretanto, 33,1 millones pasan hambre, según la Red Brasileña de Investigación de Soberanía y Seguridad Alimentaria. 

Lula enfocó su campaña en la generación de empleo, la lucha contra el hambre y el aumento de los salarios, y en las últimas semanas Bolsonaro ha reivindicado su política económica de reactivación. 

Sin embargo, para algunos expertos el “asunto clave” para un sector que apoya a Bolsonaro no será la economía, “sino cuestiones vinculadas al conservadurismo social, como la familia, el cristianismo, la tradición”, que creen que estarían en juego si venciera Lula, explica el profesor Stuenkel. “Si el PT gana, eso demostraría que la mayor preocupación de la población ha sido la economía; si Bolsonaro gana, será una señal de que el conservadurismo social es el asunto que es visto por la población como el más importante”, concluyó.

En esta Nota