JUEGOS
Caso Odebrecht

Alejandro Toledo llegó a Perú y fue detenido para ser procesado por corrupción y lavado de dinero

El expresidente peruano, extraditado desde EEUU, está acusado de haber recibido millones de dólares de la constructora brasileña a cambio de licitaciones para obras públicas.

Alejandro Toledo
El expresidente peruano Alejandro Toledo arribó este domingo a Lima extraditado desde Estados Unidos para ser procesado por corrupción y lavado de dinero | EUROPA PRESS

El expresidente peruano Alejandro Toledo arribó este domingo a Lima extraditado desde Estados Unidos para ser procesado por corrupción y lavado de dinero en el marco del megaescándalo de sobornos pagados por la constructora brasileña Odebrecht. El exfuncionario se había entregado a las autoridades estadounidenses el pasado viernes para ser devuelto a su país.

Toledo, de 77 años, llegó a la capital peruana en un vuelo comercial desde Los Ángeles y bajo custodia de agentes de la Interpol. Según imágenes difundidas por los medios de comunicación, el exmandatario fue recibido en el aeropuerto internacional Jorge Chávez por fiscales y policías. La defensa de Toledo anticipó que pedirá que la prisión sea domiciliaria, pero la Fiscalía adelantó que no lo aceptará.

El ex presidente peruano Toledo se entregó en EE.UU. y va a ser extraditado a su país

Toledo está acusado de haber recibido 35 millones de dólares en sobornos de Odebrecht a cambio de licitaciones para obras públicas en la carretera Interoceánica Sur. Por ese motivo, el fiscal del caso, José Domingo Pérez, solicitó veinte años y seis meses de cárcel. El exhombre fuerte de Perú, que gobernó de 2001 a 2006, se entregó a pedido de un juez la mañana del viernes en un tribunal federal en San José, California, para la fase final del proceso de extradición.

Durante seis años logró retrasar el proceso de extradición que Perú buscaba desde 2018, pero fue derrotado en todos los recursos y Estados Unidos autorizó su deportación en febrero. "Solo pido que no me metan en la cárcel", afirmó tras asegurar que sufre complicaciones graves de salud, incluido un supuesto cáncer.

Una vez en manos de las autoridades peruanas, Toledo pasará un examen médico legal y un control judicial a cargo de un juez y será trasladado al penal Barbadillo, dentro del cuartel de la Dirección de Operaciones Especiales de la Policía (Diroes), donde deberá cumplir 18 meses de prisión preventiva a la espera de que se inicie el juicio en su contra. En el establecimiento solo hay otros dos internos: los ex presidentes Alberto Fujimori, que paga 25 años de cárcel desde 2007 por las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992) donde asesinaron a 25 personas, y Pedro Castillo, que espera un proceso por supuesta sedición tras su intento de cerrar el Congreso por el que fue destituido en diciembre pasado.

El expresidente peruano fue detenido en 2019 en Estados Unidos, donde residía tras haber trabajado en la Universidad de Stanford. Si bien en un principio fue encarcelado, un año después fue puesto en libertad bajo fianza y desde entonces vivía en el estado California.

El exmandatario ha negado las acusaciones en su contra, alegando que se trata de un complot político en su contra, y afirmó que "nunca recibí un centavo mal habido". Las sospechas por corrupción comenzaron en 2016, cuando no logró explicar la procedencia de más de cuatro millones de dólares en las cuentas de Ecoteva, una organización suya. Sumado a esto, en 2017, en el marco de las confesiones de la constructora brasileña, el exrepresentante de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, informó del pago de un soborno por 20 millones de dólares, pero cuyo supuesto monto creció en testimonios posteriores.

Alejandro Toledo
Alejandro Toledo podría recibir hasta veinte años y seis meses de cárcel.

Toledo es el tercer presidente peruano que va a prisión por diversos delitos. "Tenemos este triste récord de tres ex presidentes presos", señaló a Reuters el abogado penalista Carlos Caro. "No hay ningún precedente en la región ni en otro lugar del mundo", agregó.

Silvana Carrión, fiscal que investiga casos de corrupción vinculados a Odebrecht, sostuvo recientemente que siguen a la espera de que un juez determine cuando iniciará el juicio contra Toledo y ha calificado el caso como "un gran logro del sistema de justicia de Perú".