viernes 12 de agosto de 2022
MODO FONTEVECCHIA PLURALIDAD Y REPRESENTACIÓN

Colombia tendrá una representante indígena en la ONU y un embajador negro en Estados Unidos

Petro pone en marcha la inclusión dándole voz a comunidades históricamente relegadas.

20-07-2022 08:00

El presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, designó a Leonor Zalabata Torres como nueva representante en la ONU. Será la primera vez que ese cargo, uno de los más importantes para el país frente a un organismo multilateral, sea ocupado por una mujer indígena. A su vez, Luis Gilberto Murillo, exgobernador del Chocó, será el primer embajador colombiano negro en Estados Unidos.

Zabalata es la lideresa indígena del pueblo Arhuaco, que habita la Sierra Nevada de Santa Marta. Desde allí ha encabezado diversas luchas por esas comunidades, especialmente en la defensa del territorio. Es auxiliar de odontología social, por lo que ayudó a miembros de su comunidad en materia de salud pública. Fue cercana al exsenador indígena Lorenzo Muelas, que resultó asesinado. También participó de las conversaciones de paz entre el gobierno del expresidente Andrés Pastrana y las ahora extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"La afrocolombiana Francia Márquez, una activista ambiental que fue madre a los 16 años"

Si bien Petro asumirá la presidencia el 7 de agosto, otros cambios se están dando en Colombia. Por primera vez, las víctimas del largo conflicto armado interno tendrán voz y voto en el Congreso a partir de hoy por medio de 16 representantes que provienen de las zonas en las que históricamente hubo la violencia.

Los curules de paz, como han sido llamados los inéditos escaños que ocuparán en la Cámara Baja, se crearon con el propósito de darle representación política a las más de nueve millones de víctimas que han dejado cinco décadas largas de conflicto interno en Colombia. Nacieron como fruto de los acuerdos de paz firmados en el 2016 entre el Estado y las FARC. En su momento, la guerrilla más antigua de América Latina.

Transcurridos cinco años de la firma de la paz con las FARC, aún quedan compromisos pendientes. Según el informe del Instituto Kroc de Estudios Internacionales de Paz, publicado en junio, se ha completado el 30% del acuerdo, el 15% aún no se ha iniciado y lo demás se encuentra en un estado intermedio o de mínimo de cumplimiento.