MODO FONTEVECCHIA
EL SALVADOR

Eduardo Escobar: "Nayib Bukele se plantó como un redentor político que iba a salvar a la Patria"

El analista salvadoreño habló sobre la situación que está viviendo El Salvador con la presidencia del mandatario, y la imagen que tiene la población sobre su Gobierno.

Eduardo Escobar: "Nayib Bukele se plantó como un redentor político que iba a salvar a la Patria"
Eduardo Escobar: "Nayib Bukele se plantó como un redentor político que iba a salvar a la Patria" | Télam

Eduardo Escobar, analista salvadoreño, sostuvo que Nayib Bukele tiene un apoyo de alrededor del 80% y, más allá de ser respaldado por la ciudadanía, es gracias a la maquinaria publicitaria que contrata. Además, agregó denunció que no reportan las muertes de pandilleros en las cárceles, en Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9).

En Argentina nos sorprende que Nayib Bukele, con su discurso, tenga una aprobación cercana al 95%. ¿Qué tan cierto es?

Las encuestas que se elaboran por universidades y periódicos sí muestran un alto nivel de popularidad del presidente Bukele, es decir, arriba del 80%.

Esto no les gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

No es falso que en El Salvador tenga este apoyo. Fuera de las fronteras, lo que ha funcionado para el Presidente ha sido su maquinaria publicitaria, tiene un nutrido ejército de publicistas, trolls y youtubers que obviamente son pagados para levantar la imagen a nivel internacional.

El punto es que hay un apoyo de la ciudadanía al Presidente, pero también se basa sobre todo afuera por la maquinaria publicitaria del Gobierno.

Bukele, una mediática y oscura receta de mano dura

Según una filtración de expedientes judiciales latinoamericanos, Guacamaya Leaks, el gobierno salvadoreño maquilla las cifras de homicidios para demostrar que su política es exitosa. ¿Esto es cierto?

Hay evidencias que muestran que el Gobierno está tergiversando todo tipo de información para mantener su grado de popularidad. Con el tema de los homicidios, se detectó que cuando fallecía un pandillero, el Gobierno no lo reportaba.

El punto es que estamos ante un Gobierno sumamente opaco, que oculta y no revela información a la ciudadanía, entonces no tenemos certeza sobre si es real el hecho de que haya cero homicidios.

La oficina que se encarga de dar información sobre los fallecidos, que es Medicina Legal, está bajo su control, entonces es difícil obtener datos reales de homicidios, así como pasó con la pandemia.

Con la pandemia, no sabemos sobre los registros de fallecidos, pero como el Gobierno se enfrasco en decir que fue el país que mejor manejó la pandemia, esto llevó a ocultar información, y lo mismo pasa en este momento.

Fotos: así es la cárcel "más grande de América" para pandilleros, la megaobra de Nayib Bukele

El Gobierno restringe información real sobre el estado de la delincuencia, cuantas extorsiones y homicidios se siguen dando. Todo eso el Gobierno lo maquilla.

La popularidad estratosférica de Bukele, ¿es fundamentalmente por la posición frente a la lucha contra el crimen o hay otros componentes que generan esa aprobación? Por ejemplo, la oficialización de los bitcoins como moneda de uso corriente en El Salvador.

Lo del bitcoin fue una medida que le restó popularidad, porque la mayoría de la población subsiste con salarios bajos, entonces ese tema es extraño para la gente, por lo que no fue aceptado. Incluso es la medida con menos popularidad.

La popularidad de Bukele no solo se puede explicar por la seguridad pública, aquí hay varios factores importantes.

Teníamos un sistema de partidos seriamente cuestionado por la gente, que no confiaba en este sistema político, entonces Nayib Bukele se plantó como un redentor político que iba a salvar a la Patria.

La apuesta al Bitcoin del presidente Bukele cuesta cerca de US$40M a El Salvador

Entonces se construyó una imagen y una narrativa que lo convirtió en una especie de rockstar aquí, ya que su forma es bastante disruptiva. Eso lo posicionó con una popularidad sumamente alta respecto de los partidos y los políticos tradicionales, entonces se construyó una marca.

Bukele es un publicista, no un político. La fuerza que tiene es en la capacidad de poner narrativas y de publicitarlas, no en las políticas públicas. Esto lo llevó a construir esta narrativa de los enemigos del pueblo siendo él el redentor. Y esto se vino a confirmar con la pandemia, porque allí se decretaron serias medidas de restricción de derechos, que posteriormente la Sala de lo Constitucional vino a declarar inconstitucional.

Bukele, ante la gente, vino a decir que él nos cuidaba de la pandemia y que los políticos de siempre nos querían matar. Entonces la pandemia fue una catapulta para posicionarlo ante la opinión pública. Y esto se redondea con las medidas de seguridad, que lo terminaron de consolidar como un político bien evaluado.

¿Cómo llega a Presidente?

Él tenía una frase muy básica que decía “los mismos de siempre”, diciendo que la culpa era de ellos.

El espectáculo de Bukele

“Los mismos de siempre”, acá son “la casta”.

Sí, al final eso mismo de siempre eran los políticos y los partidos tradicionales, siempre teniendo la narrativa del otro culpable. Y en este caso caen La Academia, los medios de comunicación, las organizaciones de Sociedad Civil y la comunidad internacional.

Esa fue la lógica de su narrativa, siempre echándole la culpa a alguien. Al principio eran los partidos, los políticos, luego fue evolucionando metiendo a la prensa y a las organizaciones, ahora está la comunidad internacional como el causante de que el pueblo salvadoreño esté mal. Entonces esa es la narrativa que mantiene, la del amigo-enemigo.

Guerra entre Cachanosky y Milei por trabajar "para la casta"

Conocemos muy bien esa narrativa en Argentina.

Claro, eso lo catapultó. Porque a pesar de que a la población salvadoreña se le demuestra con datos y evidencias que el Gobierno pactó con pandillas, que manejan el dinero público igual o peor que los corruptos del pasado, que se los engañó con el tema bitcoins y la seguridad, la narrativa del Gobierno es tan poderosa que a la gente no le importa estas razones fundamentadas.

Quienes denuncian esto de Bukele están desprestigiados porque son más de lo mismo.

Exacto. Paradójicamente, la gente que creyó en la prensa cuando denunció la corrupción del pasado, ahora no acepta lo que la prensa dice.

MVB JL