MODO FONTEVECCHIA
La apertura de Modo Fontevecchia

Gatopardismo, cambio, dinamita

Argentina se debate entre tres corrientes de ideas. Quienes quieren dinamitar todo, los que plantean la necesidad de una síntesis entre presente y futuro, y aquellos que, con un cambio de nombres, buscan que las cosas continúen como vienen.

Horacio Rodríguez Larreta, Javier Milei, Daniel Scioli
Horacio Rodríguez Larreta, Javier Milei, Daniel Scioli | Twitter

“Vivimos una situación política de gran incertidumbre, magmática, donde no sé si cualquiera pueda resultar siendo presidente, pero está claro que muchos pueden resultar siendo candidatos”, introdujo Jorge Fontevecchia en la apertura de Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9), del lunes 17 de abril del 2023.

La decisión de quién pueda resultar presidente está sujeta a una serie de situaciones cambiantes: “la moneda está girando en el aire”, como en la canción de Jorge Drexler que elegimos para amenizar el inicio de este programa.

¿Pero esa moneda girando en el aire es una persona o una serie de ideas? Lo sintetizamos con el término “gatopardismo, cambio, dinamita”, con la idea de que existe la propuesta de dejar todo como está, la propuesta de dinamitar todo o la de hacer un cambio más estable.

En filosofía, se habla de que la estabilidad requiere cambio. Heráclito decía que nadie se baña dos veces en el mismo río, sin embargo, siempre el río es el río. Es decir, hay una necesidad de cambio para que las cosas mantengan su identidad, y hay otro tipo de cambio, que rompe todo.

Golpe al bolsillo: la inflación fue un mazazo

Entre estas tres ideas: gatopardismo, cambio o dinamita, el oficialismo plantearía la primera, el cambio de candidato para mantener, más o menos, la misma línea política que hoy se lleva adelante. Dinamita sería lo que plantean los candidatos libertarios y el ala más dura del PRO. Habrá que ver quién enarbola la idea de cambio verdadero, con cierto grado de conservación y aparición de lo nuevo a la vez, síntesis entre el pasado y el futuro.

Ayer hubo elecciones en Río Negro y Neuquén. Algunos diarios plantean que hubo un cambio gigante en Neuquén, porque “se dejaron atrás 60 años del Movimiento Popular Neuquino”. En realidad, lo que aparece es una pelea personal, un cambio de personas que vienen de la misma tradición política, del mismo partido.

Dinamita es la palabra que usó Milei, y luego Macri en una reunión en La Rural durante la semana pasada. Tiene otros correlatos en otras áreas de las ciencias sociales, como la sociología y la psicología.

Javier Milei defendió a Mauricio Macri y cruzó a Elisa Carrió: "Traidores y arrastrados"

El filósofo Rudolph Carnap planteaba que cada disciplina crea sus palabras, y éstas son intraducibles entre disciplinas. Como acá hablamos, de manera bastante silvestre de “gatopardismo, cambio o dinamita”, en psicología se habla de acto, pasaje al acto y acting out.

El acto, desde el punto de vista de la psicología, es cuando la persona realiza un cambio en la dirección correcta, habiendo reflexionado, siendo consciente. El pasaje al acto es un corte disruptivo, cuando la persona, desesperada, pasa a la acción, pero en realidad eso no es lo mejor para sí. El acting out es un acto fallido, cuando se quiere cambiar, pero no es lo que se produce con el acto que se realiza.

Las elecciones en Neuquén

¿Hubo realmente un cambio copernicano en Neuquén, y las elecciones representaron el fin de sesenta años ininterrumpidos del MPN? La primera conjetura es que no, que sólo hubo un cambio de nombres.

Ayer, tras conocerse los resultados, Rolo Figueroa, entrevistado por La Nación +, afirmaba: “Yo soy un hombre del MPN y no reniego de mi pertenencia al partido”.

Rolando Figueroa ganó en Neuquén: quién es el disidente que termina con décadas de hegemonía del MPN

No obstante eso, los principales diarios del país titularon cosas como: “un candidato apoyado por Macri desplaza por primera vez al MPN”, o “Batacazo en Neuquén, la oposición derrotó al Movimiento Popular Neuquino”.

Aquí vemos cómo, en determinados momentos, cambios que se plantean como copernicanos, en realidad no son más que mínimos cambios.

La gran discusión es si tiene que haber un cambio en la superficie para que nada cambie, un cambio que integre el pasado con el futuro, o dinamitar todo lo existente y pasar a un nuevo estadío, con la incertidumbre que eso puede generar.

Dinamita

Mauricio Macri afirmó en la Rural que lo más probable es que Juntos por el Cambio llegue a una segunda vuelta con Milei. Sobre las “intenciones de cambio rupturistas” de Javier Milei, el ex presidente dijo tener “las mismas, pero con experiencia”.

Elisa Carrió: "Macri no quiere estar en Juntos por el Cambio, quiere estar con Milei"

“Va a ser una segunda vuelta complicada, porque cada vez hay más gente que se enoja y cree que hay que romper todo. Yo creo que hay que dinamitar, bueno, semi dinamitar todo, no absolutamente todo”, decía Macri esbozando una sonrisa de complicidad hacia la audiencia.

Javier Milei, por su parte, entrevistado por Eduardo Feinmann, expresaba que sería absolutamente capaz de un acuerdo con Macri y Bullrich. “De hecho, lo propuse”, afirmaba el candidato. Al mismo tiempo afirmaba que “Juntos por el Cambio es una construcción inviable, porque unos tiran para un lado y otros para el lado contrario”.

Horacio Rodríguez Larreta, ante la pregunta de si su objetivo era “dinamitar todo”, respondió que “no cree en esa forma”.

“Hay cosas que ya están dinamitadas, tenemos ciento y algo por ciento de inflación anual, 40% de pobreza y 50% cuando vas a los más chicos, cero reservas en el banco central, ya hoy la situación está dinamitada”, afirmó el candidato a presidente del PRO.

Reapareció Gabriela Michetti y cuestionó a Horacio Rodríguez Larreta: "Lo que pasó es grave"

“No se soluciona la dinamita con más dinamita, necesitamos un plan integral, bajar la inflación, mejorar la lucha contra la inseguridad. Lo que hay que hacer es trabajar en serio, no hay soluciones mágicas”, aseguraba Larreta. Esa es una de las hipótesis, que el cambio requerido es el de la dinamita.

Larreta aparece intentando hacer renacer al PRO transformándolo, mientras toda el “ala clásica” de su partido se le opone. Similar a la posición que ocupó Marcos Peña, que planteaba que el PRO había nacido como un partido de derecha, pero Cambiemos era una evolución del PRO que atravesaba un proceso de viraje hacia el centro, incorporando a la Coalición Cívica y al radicalismo.

Esa sería la perspectiva de Larreta, la “dinamita” sería volver al PRO del 2003, y el “gatopardismo” es continuar con lo que estamos transitando ahora, aunque con un cambio de candidato, ya sea Daniel Scioli u otro. Porque, independientemente de quién sea el candidato, esas son las ideas que vienen girando en la sociedad, y entre ellas tendrá que optar por qué rumbo tomar.

Elisa Carrió, entrevistada por La Nación +, aseguraba que “el gran problema de la oposición hoy es que hay un actor que no quiere estar más en Juntos por el Cambio, Mauricio Macri, que quiere estar con Milei”.

Mauricio Macri sobre Milei: "Vamos a ir a una segunda vuelta con esta expresión más liberal y de más enojo"

La referente de la Coalición Cívica no escatimó en críticas al propio canal que la entrevistaba, al afirmar que “hablar como lo hacen de Florencia Kirchner es pasar todos los límites de la intimidad de las personas”. Pero no es algo que se diga solo de Florencia Kirchner, sino el tono en general de dicho canal lo que molesta a Carrió, que no es precisamente alguien que tenga siempre tonos moderados y medidos.

Por momentos, Carrió tiene una gran agudeza para plantear lo que sucede. Lo que se puede analizar es que Macri quiere volver al PRO del inicio. Allí aparece un choque de perspectivas entre lo que le conviene al partido y lo que le conviene al país.

Macri cree que tiene que volver al 2003, mientras que Larreta cree, como creía en su momento Marcos Peña, o Jaime Durán Barba, que Cambiemos y Juntos por el Cambio son una evolución sobre el PRO, que pasó de ser un partido testimonial de derecha para convertirse en un partido de centro con vocación de poder. Volver al PRO, desde la perspectiva de Larreta, sería una regresión a una etapa más primitiva.

En síntesis, las opciones son el gatopardismo, que siga todo como está, el cambio moderado, que como vimos es connatural a la existencia de las cosas, o la dinamita. Haciendo un paralelismo, en psicología se habla de acto, acting out y pasaje al acto. 

Macri va con todo contra Larreta

Las perspectivas para analizar las elecciones

El gatopardismo fue expuesto por Giuseppe Tomasi Di Lampedusa, el autor italiano nacido en 1896 y que murió en 1957. La cita original es: “si queremos que todo siga como está es necesario que todo cambie”.

Aquí surge una paradoja. Quizás la dinamita sea seguir como está, lo que parezca un cambio absoluto, en lugar de 180° sea un giro de 360°, una vuelta completa que nos coloque orientados nuevamente hacia el mismo lugar.

La Argentina decidirá. Hay quienes dicen que aquella frase que reza “los pueblos nunca se equivocan” es simplemente una cuestión de fe, pero como decía San Mateo, “solo se salvan los que tienen fe”, así que vamos a tener fe en que la Argentina no se va a suicidar.

FM JL