MODO FONTEVECCHIA
La relación entre la UCR y el oficialismo

Karina Banfi, diputada: "En el bloque radical hay mucho malestar con el presidente Milei"

La vicepresidenta del bloque de la UCR advirtió que será necesario limar asperezas si el Presidente quiere contar con el apoyo del radicalismo. "La prioridad no está en la cordialidad, sino en resolverle la vida a los argentinos".

Karina Banfi
Karina Banfi | NA

Karina Banfi, diputada nacional de la UCR por Provincia de Buenos Aires, señaló que casi la totalidad de su partido considera que la ley ómnibus tiene cosas positivas y que no se haya podido avanzar causó una gran descepción. “Vamos a tener que buscar un tono distinto en la conversación entre el Ejecutivo y el Legislativo, porque va a ser muy difícil lograr tener un acuerdo para llevar a cabo las modificaciones, reformas y proyectos que hacen falta para que la gente pueda estar mejor”, declaró en Modo Fontevecchia, por Net TV, Radio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1).

Karina Banfi es diputada nacional por la provincia de Buenos Aires y vicepresidenta del bloque de la Unión Cívica Radical. Fue consultora para la Relatoría Especial de la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Alejando Gomel: ¿Qué lectura hace de la presentación que hizo una diputada de LLA para derogar la ley del IVE?

Para nosotros fue bastante desconcertante, más después de haber tenido una sesión con ese nivel de desenlace después de trabajar 40 días incansablemente. En principio entendimos que era una decisión del Gobierno, ya que dejaban entrever que el mensaje era que ante el malestar del Presidente con el Congreso de la nación había que poner en jaque algunos debates. En el marco del Congreso, incluso aquellos que votaron en contra de la despenalización del aborto consideran que es un tema saldado, un tema ya debatido dos veces en la sociedad argentina. Lo que tenemos que hacer es cuidar, revisar y atender toda la política sanitaria de salud sexual y reproductiva de las niñas adolescentes. Hubo una reacción inmediata en redes sociales de mucha gente, incluso la que estaba en contra que salieron a remarcar que no deben tapar con un árbol el bosque.

La prioridad, sin duda, tiene que estar puesta en los temas urgentes, que están alrededor de resolver la situación económica que tiene argentina. Seguimos manteniendo dos dígitos de inflación, las inversiones no vienen y  trabajar y producir en argentina está siendo muy difícil. La gente tiene mucho miedo de perder su trabajo y una gran preocupación para poder tener un plato de comida, más cuando tenemos 50% de la población bajo la línea de pobreza. Creo que después, con el correr de las horas, entienden que hubo incluso algunos miembros de LLA que dijeron que no habían acompañado el proyecto, incluso el vocero presidencial dijo que era una iniciativa legislativa de una diputada y que es su libertad de expresión, desdramatizando de alguna manera. Todos tenemos derecho a presentar proyectos permanentemente, quizá no fue oportuno el momento ni la agenda. Como una militante por sobre todas las cosas de los derechos de las mujeres, vamos a estar muy atentos a que, efectivamente, el árbol no tape el bosque.

Diputados de La Libertad Avanza presentaron un proyecto para derogar la ley del aborto

AG: Mencionas la última sesión en la Cámara de Diputados, en donde se cae la ley ómnibus y las consecuencias de esto, especialmente las reacciones de Milei. ¿Qué va a pasar con el radicalismo? ¿Se van a endurecer en contra del Gobierno? ¿Están con un PRO que está mucho más cerca del Gobierno? ¿Esto cambia a partir de los dichos del presidente sobre el radicalismo?

En el bloque radical hay mucho malestar con el presidente Milei, principalmente porque consideramos y nos entendemos profundamente democráticos y respetuosos de la propia institución de la investidura presidencial, en donde durante 40 días, inclusive ayer, nos hemos quedado hasta la madrugada en audiencias públicas y discusiones de bloque que nos han llevado más de 5 horas. Discutir una ley que ingresa con 600 artículos que tocan y afectan multiplicidad de intereses que hay que equilibrar entre las cuestiones ideológicas y territoriales y hacer que 34 personas voten para un mismo lado, es un trabajo inconmensurable. Que después de todo ese trabajo, que  un diputado que votó un inciso de un artículo en contra, pase a formar parte de una lista negra que promueve el mismo presidente, nos hace reflexionar sobre que no es la manera de conversación pública que debemos mantener.

Es el estilo del presidente, ha ganado las elecciones funcionando de esta manera, será la propia sociedad quien los ponga en orden. Sin duda para nosotros es muy difícil, hay que limar muchos malestares y heridas en el caso de que el presidente quiera contar con el apoyo del radicalismo. Para nosotros, la prioridad no está en la buena cordialidad que debemos tener con el presidente, nuestro objetivo está en resolverle la vida de los argentinos y promover un cambio que tenga la legitimidad y el respaldo necesario para que continúe a lo largo del tiempo, en donde Argentina termine transformada  y en un camino distinta al que nos ha puesto el kirchnerismo, pero definitivamente no va a  ser en estos términos. Vamos a tener que buscar  un tono distinto en la conversación entre el Ejecutivo y el Legislativo, porque va a ser muy difícil lograr tener un acuerdo para llevar a cabo las modificaciones, reformas y proyectos que hacen falta para que la gente pueda estar mejor. 

El fracaso de la Ley Ómnibus se trató simplemente de plata 

AG: ¿Ven voluntad del Gobierno en retomar ese diálogo?

Yo no mido voluntad, mido responsabilidad. Si no tienen la responsabilidad de entender que tienen que cambiar el tono de la conversación va a ser su responsabilidad que las cosas no salgan como necesita la argentina.

Claudio Mardones: ¿Cómo están sintetizando esta situación en el radicalismo? Nos encontramos con un Rodrigo De Loredo casi a las lágrimas por la caída de la ley, con un Massot que plantea que no van a aceptar que se licuen las jubilaciones y que no van a aceptar el paquete de privatizaciones. ¿Cómo lo están sintetizando en un radicalismo con 34 voluntades que no piensan igual?

Por un lado, desde el radicalismo votamos en general esta ley y casi la totalidad del radicalismo considera que dentro de la ley ómnibus había cosas muy positivas, que incluso incorporamos nosotros en la negociación. La ley ómnibus llegó con 644 artículos y luego tuvimos un dictamen con 388 artículos, de los cuales 170 iban a ser modificados. Quiero transmitir que esto fue parte de un diálogo mancomunado con el Gobierno y los otros bloques, en donde participó el PRO y Hacemos Coalición Federal. Estos bloques tienen las mismas posiciones con respecto a algunas cuestiones que el Gobierno nos iba proponiendo, en ese aspecto, hay cosas que son muy relevantes. Es una decepción que el gobierno haya retirado la ley al momento de votar las privatizaciones, con las cuales estábamos de acuerdo en el voto para que se privaticen algunas empresas del Estado. Queríamos que haya un proceso transparente, que toda esa privatización se haga de cara a la gente.

Haber perdido la posibilidad de declarar esencial a la educación,  va a generar que  nos agarremos la cabeza cuando en marzo empiecen las clases y los paros. Fue bastante intempestivo haber retirado una ley en la que solamente habíamos votado 6 artículos. Faltaba mucho para trabajar. Tratar de tener 34 voluntades de manera total, que todos votemos lo mismo cuando hay 388 artículos es una ficción. Quizás si venían todas las semanas con una ley por separado era más fácil. Vamos a seguir planteando la mismas cuestiones en la medida de que el gobierno no recoja los cambios que le solicitamos, tanto en privatizaciones, en delegaciones o en algún otro artículo que no se llegó a tratar. Creo que con todo el trabajo que habíamos hecho teníamos que acompañar esta ley y aquellas cosas que estaban bien aclaradas con el Gobierno.

Un día antes le llevamos todo el escenario de cómo iba a ser la votación del radicalismo, por eso nos pareció muy desconcertante cuando vimos que hubo una afrenta contra el radicalismo,  cuando en realidad el problema es con otros bloques y sectores del Congreso que dijeron que iban a votar de otra manera, o la impericia del propio Bloque de LLA al no contar bien los porotos al momento de llevar esta votación al recinto.

VF FM