jueves 18 de agosto de 2022
MODO FONTEVECCHIA PERÍODO DE INESTABILIDAD

Perú cumple un año de desgobierno

Perú no encuentra el bienestar político y cambia constantemente de funcionarios. Además, la mayoría de ellos tienen causas o acusaciones por corrupción. El presidente del mencionado país es investigado por la justicia y ya no cuenta con la credibilidad de su pueblo.

28-07-2022 07:59

En un año de gestión, que se cumple hoy, el presidente del Perú, Pedro Castillo, sólo ha podido asegurarse la supervivencia política y mantenerse en el cargo a pesar de los cimbronazos que debió sortear. El gobierno de Castillo vive en una crisis permanente por la vertiginosa entrada y salida de ministros y las acusaciones de corrupción.

Castillo, un maestro rural que llegó al poder al frente de una improvisada candidatura de izquierda de la mano de Vladimir Cedrón, presidente del partido Perú Libre, inhabilitado para ocupar cargos públicos por causas de corrupción, aún debe aventar el fantasma de Venezuela por su ligazón con Nicolás Maduro.

En un año de desgobierno, como le achacan sus detractores, se ha quitado el sombrero campesino, pero no ha podido lidiar con las investigaciones sobre sus ministros y ha debido cambiar a varios sobre la marcha. Hasta el momento hubo 57 cambios en el gabinete.

La magnitud de la crisis política peruana ha quedado expuesta en la salida del anterior ministro de Salud, Hernando Cevallos, atribuida a una concesión al antiguo partido de Castillo, Perú Libre, liderado por Cedrón, que reclamaba su cuota de poder.

La oposición piensa que la salida de Castillo, sea por su renuncia o por su destitución, dejó de ser una opción de los conservadores radicalizados, obsesionados en declarar la vacancia desde el primer día de su mandato. El Perú ha vivido varios años de fragilidad democrática con cuatro presidentes en un solo quinquenio, el anterior.

Presentaron al sexto ministro del Interior del Perú en menos de un año

La última investigación sobre la gestión de Castillo derivó en la aprehensión de un ex secretario de Palacio de Gobierno acusado de corrupción, Bruno Pacheco, que se entregó hace unos días tras pasar varios meses prófugo y entregó un escrito de puño y letra del presidente en el que figura que pagaron para su ascenso 10 oficiales de la Policía Nacional y de las Fuerzas Armadas.

Castillo está en la mira de la Justicia después de que su propio exministro del Interior Mariano González, eyectado tras sólo 15 días en el cargo, lo acusara de intentar sabotear, con ese despido, las diligencias para capturar a personas de su entorno acusadas por corrupción.

El descrédito salpica tanto al gobierno como al Congreso, Según la encuestadora Ipsos Perú, la desaprobación de Castillo alcanza el 74%, y la del Congreso ronda el 79%.

Sobre Castillo, percibido por buena parte de la población como corrupto, hay cinco investigaciones abiertas. Un 57% cree que recibió sobornos en uno de los casos por los que es acusado.

La izquierda más moderada se ha alejado del gobierno tras participar en los dos primeros gabinetes de Castillo, que ha nombrado después dos equipos ministeriales más. El tercero cayó tras apenas una semana por un escándalo de violencia familiar en torno al efímero primer ministro.

BL PAR 

En esta Nota