domingo 02 de octubre de 2022
MODO FONTEVECCHIA SECTA, TRATA Y LAVADO DE ACTIVOS

Virginia Messi: "La secta del terror fue tapada en su momento por cuestiones políticas"

La periodista analizó el caso de la secta de Villa Crespo y explicó las causas que llevaron a que la organización quedara impune en los años noventa."¿Por qué no llegó a condena? Porque del otro lado tienen abogados poderosos o muchas conexiones" explicó. 

17-08-2022 14:21

La periodista Virgia Messi dialogó en Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9) y expuso su análisis sobre el caso de la Secta del Terror. "¿Viste que hay muchas maneras de matar una causa? La más fácil en nuestro país es lentamente. Recursos, relaciones, juicios políticos, recusaciones, después sale de la luz pública y se muere", subrayó. 

¿Cómo sucede que la investigación sobre una secta, iniciada en 1993, se tardó tanto tiempo en desarticular? 

Para empezar no es la misma causa. Hay una causa que tuvo tres jueces y que terminó con diversas ramas. Una era la sexual y otra era la del dinero y, por sobreseimiento, se cerraron. Esa primera etapa se cerró. 

El año pasado empezaron de nuevo las denuncias. Más o menos era la misma mecánica pero un poco diferente. Se hace una investigación preliminar y empieza un segundo expediente, una segunda etapa. Sobre las mismas personas, sobre la misma organización pero son causas diferentes. De hecho Mariano Bergés que ya no es juez desde el 2004, fue juez de Instrucción. En la etapa que la llevó Bergés no existía la figura de Trata como delito federal y no sé si existía la figura de Lavado de Activos, creo que no. Entonces los delitos que encuadran la actividad de la secta, hoy son federales. 

Entonces, se investigó, se sobreseyó, prescribió, se tapó, la cajonean y ahora arranca de nuevo. 

¿Hubo algún error en 1993 que no se pudo probar independientemente en el caso de legislación? 

¿Viste la Cienciología en Estados Unidos? Tienen fieles importantes, gente bastante poderosa, muchas conexiones y cuando los atacás responden de una manera brutal, con muchos abogados, con muchas conexiones. En la causa del 93 y a Percowicz, el líder de la secta, lo procesaron en el 95 y tenía muchas conexiones internacionales. Entonces, desde afuera hubo presiones incluso oficiales desde Estados Unidos hacia el Ministro de Justicia, como si fuera una violación de los derechos humanos, como la violación de los derechos a profesar un culto. 

Incesto, prostitución y poder, Alfredo Silletta revela la escabrosa trama detrás de la secta de Villa Crespo

¿Viste que hay muchas maneras de matar una causa? La más fácil en nuestro país es lentamente. Recursos, relaciones, juicios políticos, recusación, después sale de la luz pública y se muere la causa. Creo que había elementos para procesar y seguramente para condenar a buena parte de la organización en los noventa pero fue tapada por cuestiones políticas. 

Ahora más o menos el panorama es igual a nivel probatorio. Creo que hay un contexto que permite investigar más fácil. Ahora está la figura de Trata de Lavado de Activos y eso cambia mucho la mirada. Cuando Bergés hizo esa investigación fue este mismo despelote y no es que pasó desapercibida. Estuvo en la tapa de los diarios, hay montones de notas sobre este tema. 

¿Por qué no llegó a condena? Por lo mismo que pasa con muchas causas que del otro lado tienen abogados poderosos o muchas conexiones

¿También hubo en ese momento un allanamiento?

Sí y se encontró todo. Había escuchas en las cuales planeaban el operativo "rapiña" igual que ahora, que era sacarle el departamento a una abogada que era una de las fieles. 

Cuando compara esto con el caso Garcia Belsunce, el Caso AMIA, ¿podríamos llegar a la conclusión que comparativamente con la justicia de los noventa, la de ahora tuvo un crecimiento? 

No, me parece que ahora también hay desastres increíbles. Fijate el caso Scapolan en San Isidro. Un fiscal amparado, que es el fiscal general de San Isidro, que está acusado de amparar a un narco, que pactaba con la policía un procedimiento fuera de su jurisdicción y después se repartieron el botín que era droga. En el caso de la Secta todavía ni los procesaron.

Hay algo que no tengo que dejar de sopesar, que en los noventa estaba la Corte de la servilleta que eran los abogados de Menem, no había Consejo de la Magistratura, los jueces no eran elegidos por concurso, seguramente debe existir mucho por mejorar, pero cuando uno hace la comparación, veo un salto cuántico. En este caso, como vos decís, recién estamos en la misma situación en la que estaba Bergés. 

Si, el marco legal es mucho más propicio pero no coincido con tu visión optimista de la justicia argentina. 

MR PAR