OPINIóN
Salud

Antioxidantes, una gran ayuda para la fertilidad

El ovario de la mujer es más vulnerable al daño producido por los radicales libres de oxígeno. Para combatir el estrés oxidativo, que interfiere en los tratamientos de fertilidad, se puede comenzar por los buenos hábitos alimenticios

canasta de alimentos
canasta de alimentos | Agencia Shutterstock

La medicina reproductiva actual busca optimizar los resultados de mujeres que presentan una baja respuesta a los tratamientos de fertilidad estándar y/o cuentan con una reserva ovárica disminuida, fenómenos muy asociados a la edad.

Se postula como causa de estos fenómenos, la teoría del inflammaging, que se refiere a un proceso inflamatorio crónico y silencioso, generado por un agotamiento de nuestro sistema inmunológico o de defensas, a partir de una producción crónica de sustancias proinflamatorias vinculadas principalmente a malos hábitos alimenticios.

Estas sustancias son liberadas en nuestra sangre, generando un envejecimiento inflamatorio crónico que afecta a todo nuestro cuerpo; lo que conlleva a un aumento en el riesgo de padecer infartos, accidentes cerebrovasculares, diabetes, cáncer; entre otras dolencias.

El sistema reproductor y los ovarios no son la excepción al daño que genera el llamado “estrés oxidativo”. Éste se produce debido a un exceso de radicales libres de oxígeno, los cuales desbordan al sistema de defensa antioxidante que posee nuestro cuerpo. Los radicales libres de oxígeno se generan continuamente en nuestras células, como consecuencia de procesos fisiológicos como respirar, hacer actividad física; pero también debido a la exposición a infecciones o a ciertos tóxicos como el tabaco.

Este estrés oxidativo es capaz de dañar a nuestras mitocondrias. Son componentes centrales de todas las células; las mismas proveen la energía necesaria en el ovario para la maduración del óvulo, el proceso de fertilización y desarrollo del embrión.

Las claves de la dieta que previene la demencia

Se ha demostrado que los ovarios de mujeres de mayor edad, son más vulnerables al daño producido por los radicales libres de oxígeno, cuentan con un deterioro en el sistema de defensa antioxidante, y poseen menos copias de ADN o material genético en sus mitocondrias.

El secreto para hacerle frente a este fenómeno se basa en reforzar nuestro sistema antioxidante; y para ello no hay mucha magia. Entre las recomendaciones, se aconseja tener una dieta, peso y sueño saludables; evitar el trabajo nocturno y la exposición a tóxicos como el tabaco y el alcohol.

Más fertilidad: diseñaron prototipos de espermatozoides a partir de células madre

Pero existen además numerosos antioxidantes naturales que se encuentran en plantas, alimentos y suplementos medicinales. Se está evaluando el impacto de cada uno de ellos en la fertilidad, y que existen muchos avances.

Especialmente frutas como las uvasarándanos, moras y cerezas cuentan con muchísimas propiedades.
Algunos ejemplos de antioxidantes son:

-El resveratrol: lo encontramos en la uva, los arándanos, las moras. Existen suplementos que se pueden indicar, aunque no se conoce hasta ahora la dosis ideal.
-La coenzima Q10: en carnes, pescados y frutos secos. Se puede suplementar, se recomiendan dosis entre 600 a 1200 miligramos por día.
-La nicotinamida: en arroz integral, maní, atún, salmón, pollo. Existen suplementos que contienen ribosida de nicotinamida, combinado muchas veces con resveratrol; aunque no se conoce hasta ahora la dosis necesaria.

Qué es la golden milk y por qué deberías sumarla a tu dieta para mejorar tu salud

-La curcumina: componente de la cúrcuma.
-La quercetina: en alcaparras, manzanas con cáscara, uvas, cerezas, arándanos.
-La proantrocianidina: en uvas, arándanos.
-La melatonina: en arroz, maíz, almendras, avena, nueces, huevos, bananas, cerezas.

-Vitaminas C, D y E: en kiwi, tomate, morrón, brócoli, zanahoria, nueces. Y de nuevo: arándanos, uvas y moras.
Además de estas recomendaciones, continúan desarrollándose trabajos de investigación a nivel mundial en lo que respecta a la “activación o rejuvenecimiento ovárico”. Dentro de estas terapias, se incluye la inyección intraovárica de plasma rico en plaquetas, que aporta factores de crecimiento a óvulos que se encuentran inactivos o en reposo, y de esta manera se potencia la reserva ovárica.

Ninguna terapia es milagrosa, pero estoy convencida de que la combinación de varias de ellas, sumado a cambios en el estilo de vida, podrían dar un giro en la fertilidad.

*Coordinadora del Programa de Rejuvenecimiento Ovárico de Procrearte