OPINIóN
Último semestre

Cuenta regresiva de un gobierno con dólar en ascenso

Mientras “la familia Pro” se saca una foto, reapareció la narrativa oficial de las frases (“este fue el peor momento y comenzó una tendencia a la baja”). Massa se asegura yuanes y la oposición infla a un político emergente, olvidando peligrosamente la aptitud regenerativa del peronismo.

Sergio Massa en ascenso para nota de Nazareno Etchepare
Sergio Massa en ascenso | Martín Saenz

El mandato del Presidente Alberto Fernández comienza a transitar su último semestre de "éxitos", tal vez no habiendo alcanzado los logros esperados debido a la pandemia, la guerra y la sequía; argumentos de la narrativa oficial. 

El mandatario finalmente decidió no ser candidato a la reelección mediante un mensaje emotivo titulado “Mi decisión”. En su alocución nos contó que, aun pudiendo ganar las próximas elecciones, daba un generoso paso al costado. 

Su imagen negativa holgadamente superior al 70%, no habría sido obstáculo para una nueva aventura electoral. Esta definición resultó en una automática baja del riesgo país, y habilita las candidaturas de Daniel Scioli, Sergio Massa o tal vez el regreso de Cristina Fernández, que es quien podría ordenar a toda la tropa, permitiendo mantener el piso histórico de treinta puntos del oficialismo.

Sergio Massa: Ministro con dólar en ascenso


Por su parte el Ministro Sergio Massa volvió a pedir recursos al Fondo Monetario Internacional, donde el funcionario pasó a ser recibido sin honores, ya que su carácter de viajero frecuente comienza a ser incómodo para los anfitriones. Esta vez se entrevistó con Gita Gopinath.

Economía con boleto picado y matrimonio por conveniencia

El dólar blue llegó a los $500 y tuvieron que ir a un acuerdo de precios y salarios por 90 días. La inflación de marzo fue de 7,7%; alimentos, 9,3%; y la interanual 104%, aunque desde el Poder Ejecutivo dijeron “Este fue el peor momento y comenzó una tendencia a la baja”.


Ultimo semestre


En el gobierno saben que esta es una etapa que se termina, y cada uno abre el paraguas según su estilo. El ministro de Seguridad Aníbal Fernández dijo que si gana la oposición “Las calles van a estar regadas de sangre y de muertos”. 

El funcionario mantuvo el estilo que inauguró su colega de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, cuando afirmaba que si no se mantenía la cuarentena estricta las calles se poblarían de cadáveres. Estas afirmaciones subrayan el mensaje con olor a naftalina que sostiene esa idea que solo ellos pueden gobernar.

Quiénes son los políticos con más seguidores en las redes sociales

Los miembros de la familia Pro se tomaron una foto para recordarle al mundo político que la unidad aún existe. Que los dichos de Elisa Carrio sobre “Macri se quiere ir con Milei”, son apenas un detalle de la interna que a la larga se soluciona, ya que el propio Horacio Rodríguez Larreta le quitó entidad a la frase. 

Este escenario nos propone que la sociedad debería elegir entre los de antes, los de ahora, y una propuesta irracional o voto castigo, como tercera opción. En efecto, es la propia “casta” la que busca instalar a un supuesto emergente que está en desacuerdo con la educación pública y obligatoria.

Se trata de la misma persona que afirmó cosas como quemar el banco central, insiste con dolarizar sin resolver el problema de fondo, que es el gasto público y el estancamiento productivo. Es quien también dijo “los vamos a sacar a patadas”, propuso la libre compra venta de órganos y la libre portación de armas. 

Milei: "Estamos convencidos de que entramos al balotaje y vamos a llegar a la presidencia"

Los de siempre confrontan irresponsablemente con alguien sin plan y que dice cosas para buscar aprobación. Nosotros estamos hartos como usted, pero nunca podemos dejar la racionalidad de lado; y debemos exigir la aparición de nuevos espacios políticos con propuestas coherentes.


Cuenta regresiva sin dólares 

La Jefe del Comando Sur de los EEUU, Laura Richardson, estuvo nuevamente en Argentina. Su visita no es casualidad, como tampoco que haya evitado encontrarse con Cristina Fernández. El giro de casi todos los países de la región hacia el socialismo y sus vínculos con China, coloca a nuestro país en una situación de privilegio de cara al presente año electoral. 

Alberto Fernández: Presidente del mejor país del mundo

La visita a Brasil del canciller ruso, Sergei Lavrov, es una clara señal de lo que ocurre en el ámbito regional. Tenemos la posibilidad de unir fuerzas con el mundo libre y, mediante un plan ajustado a una nueva alianza política, conseguir la ayuda económica para lograr nuestro despegue productivo definitivo. Mientras tanto Sergio Massa, en las últimas semanas, por falta de dólares, asegura transacciones en yuanes al tiempo que viaja a Washington y a Brasilia a pedir dinero para transitar las elecciones en calma y llegar al final de mandato.

El Presidente Lula da Silva se muestra cada vez más cerca de China y su discurso ante el presidente Joe Biden cayó muy mal en su última visita a la capital estadounidense. En efecto, el coqueteo del Planalto con los BRICS lo aleja del mundo libre. 

Mientras tanto Sevastopol, único puerto militar ruso ubicado en Crimea, cuyas aguas no se congelan durante el invierno, fue atacada por drones ucranianos. Esto muestra un giro “esperable” en el conflicto, y que acerca a las fuerzas de Volodomir Zelensky a poner en jaque a las fuerzas de ocupación. 

Si bien esta guerra nos parece distante, recordemos que en su visita a los Estados Unidos, Alberto Fernández, habría comenzado un proceso de acercamiento, comprometiéndose a enviar ayuda a Kyev; y de esa forma sumar puntos para lograr el financiamiento esperado para lo que queda de este año. 

El gobierno transita sus últimos meses en busca de recursos que le permitan llegar a las elecciones con cierta armonía. La oposición juega su interna a sabiendas de que serán los próximos a cargo del ejecutivo, inflando a un emergente para que éste quite puntos a los primeros; pero descuidando peligrosamente la aptitud regenerativa del peronismo.