miércoles 28 de septiembre de 2022
OPINIóN acción

El costo humano de la crisis del clima

06-11-2021 00:36

El cambio climático es una de las grandes crisis que definen nuestra época, y el desplazamiento forzado de personas por desastres es una de sus consecuencias más devastadoras.

El impacto humano del calentamiento global es desigual. Es cierto que poblaciones enteras están sufriendo los estragos del cambio climático; sin embargo, las personas en situación de vulnerabilidad en países frágiles y afectados por el conflicto y/o la violencia, suelen padecer desproporcionadamente estas consecuencias. Las personas refugiadas, desplazadas internas y apátridas se encuentran en el frente de la emergencia climática.

Acnur, la Agencia de la ONU para los Refugiados, ha fortalecido su papel en la generación de consciencia sobre este tema y la importancia de asistir y proteger a las personas refugiadas y desplazadas internas, cuya situación se ha visto agravada debido a la crisis climática.

El cambio climático, ya es un hecho, y sólo en 2020, los desastres generaron 30,7 millones de desplazamientos de personas, de los cuales, más de 4 millones y medio ocurrieron en nuestro continente.

David Cruz da testimonio en primera persona. Él tenía su propia parcela en Nicaragua, allí criaba pollos y reses, y cultivaba tomates verdes y chiles. Pero ese modo de vida se vio amenazado. El clima se había vuelto cada vez más seco e impredecible. A menudo, luego de una sequía, llovía torrencialmente, dañando sus cultivos. “Mis cosechas no salieron adelante”, cuenta. “Y como las autoridades me habían declarado enemigo, no pude conseguir un préstamo para volver a plantar”. David se vio obligado a huir a Costa Rica no sólo por ser perseguido por su participación en diferentes protestas, sino que el cambio climático también fue un factor determinante.

Casi el 80% de los refugiados procede de los países más vulnerables y menos preparados para afrontar las consecuencias del cambio climático; siete de cada diez desplazados internos viven en estos países.  

Son numerosos los efectos del cambio climático: pueden desencadenar el desplazamiento, hacer aún más difíciles las condiciones de vida, o bien, agravar la situación de las personas que se ven forzadas a huir de sus países. La escasez de recursos naturales, como por ejemplo el agua potable, va en aumento en muchas zonas del mundo donde se ha dado acogida a personas refugiadas. El ganado y los cultivos luchan por sobrevivir en lugares donde las condiciones se tornan cada vez más adversas, esto pone en riesgo sus medios de vida. En ese contexto, el cambio climático puede multiplicar las amenazas, exacerbar tensiones existentes y acrecentar posibles conflictos

Sin una acción inmediata, para el 2050 serán 200 millones de personas las que necesitarán asistencia humanitaria como consecuencia de los desastres climatológicos.

Buscando cambiar esta realidad, entre otras medidas, Acnur ha realizado un llamamiento a los estados a tomar acciones concretas para combatir los impactos de la emergencia climática en los millones de personas que ya fueron desplazadas por conflictos o violencia y que hoy padecen los desmanes de la crisis climática, así como también, en aquellas millones de personas que se ven forzadas a desplazarse como consecuencia de los desastres.

En Argentina, la Fundación Acnur lanzó la iniciativa Ponchos Azules por el Clima, que convoca a la sociedad a sumar su nombre en la petición para que los gobiernos tomen medidas urgentes. Queremos alcanzar 500 mil firmas para entregarlas en la Conferencia de Las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 26).

El mayor costo del cambio climático es la falta de acción. Por eso, te pedimos que te sumes a los Ponchos Azules por el clima y firmes la petición en www.ponchosazules.org

 

* Directora de comunicaciones de Fundación Acnur Argentina 

(@Acnurargentina).

En esta Nota