martes 27 de septiembre de 2022
OPINIóN Migraciones

Hablemos de movilidad humana 

Las políticas públicas para la protección internacional continúan siendo una demanda para la comunidad internacional, el rol y desafío del Estado.

18-08-2022 17:44

El cambio climático, el incremento de la violencia, la inestabilidad económica y los nuevos conflictos armados podrían explicar algunos de los motivos por los que la movilidad humana se ha convertido en un tema central en la agenda de los gobiernos.

En relación con ello, el desarrollo de políticas públicas para la protección internacional continúa siendo una demanda para la comunidad internacional, mientras que las políticas domésticas se adaptan a los mecanismos de protección en favor de migrantes, desplazados y asilados como un modo de compensar la ausencia de respuestas comprometidas que favorezcan la integración de los nuevos habitantes en los nuevos Estados. 

A propósito de esto, podría decirse que las migraciones forzadas son uno de los principales retos a nivel global que, del mismo modo que los efectos de la globalización y la polarización política y económica, obligan a las personas a moverse en busca de seguridad y estabilidad. 

A raíz de ello, cobra sentido que los Estados establezcan procedimientos para que los individuos puedan adherirse a políticas de regularización migratoria. Aunque dichos procesos no son tan accesibles, lo que motiva a que algunas personas decidan emprender rutas migratorias inseguras que empujan a familias a vivir en contextos vulnerables.

Las migraciones forzadas son uno de los principales retos a nivel global

Lo anterior refleja que aún queda un largo camino para que se aplique plenamente el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular adoptado por los Estados en 2018, que entiende que migrantes y refugiados son parte de grupos heterogéneos con diferentes recursos que deben adaptarse a costumbres y respuestas estatales (de cada Estado en particular) para poder acceder a programas de protección según sus necesidades. En efecto, relatos poco comprometidos y políticas migratorias desfavorables para migrantes y desplazados hacen que se siga sin advertirse que cuando se debate sobre los motivos de fondo por los cuales un individuo se desplaza, se olvida de relacionarlos con crisis e inestabilidad política y económica o conflictos en los Estados de origen. 

Al respecto, parece que la defensa y promoción de los derechos humanos continúa siendo un desafío para la mayoría de los países mientras se continúe abordando el tema con discursos poco favorables, sin soluciones de fondo que terminen la criminalización de la movilidad humana para aquellos que no disponen de recursos y de criterios migratorios de elegibilidad para radicarse en un nuevo Estado. 

Se reclama entonces que las autoridades de los gobiernos, en lugar de vincular las migraciones con narrativas negativas que culpan a los individuos por ser quienes eluden los controles migratorios, deberían adaptar políticas públicas migratorias en pos de facilitar la integración y el reconocimiento en los Estados de acogida. 

La defensa y promoción de los derechos humanos continúa siendo un desafío 

En el mismo sentido, considerar que por el solo hecho de no poseer criterio migratorio para radicarse en una nación distinta a la de su nacimiento puede transformarse en un impedimento para dar curso a la regularización migratoria empuja a que los migrantes y desplazados caigan en redes criminales que agravan sus condiciones de vida. 

Por último, la falta de apertura de políticas migratorias más flexibles a nivel mundial hace que se obstaculice la regularización migratoria como un aspecto y una condición esencial para la protección de los individuos en el contexto de movilidad humana.

*Licenciada en Periodismo. Rotary Peace Fellow -Chulalongkorn 2013 . Doctoranda en Ciencias Políticas UCA.