viernes 14 de agosto de 2020 | Suscribite
OPINIóN / Opinión
viernes 15 mayo, 2020

Coronavirus: necesitamos más datos

Combatir el virus de manera estratégica requiere hacer uso de datos en cantidades masivas. Los testeos otorgan datos. Argentina una vez más ante el dilema del dato o la opinión.

Ilustración Foto: Pixabay
viernes 15 mayo, 2020

Combatir el virus de manera estratégica requiere hacer uso de datos en cantidades masivas. Los testeos otorgan datos. Argentina una vez más ante el dilema del dato o la opinión.

Existió en este país un problema con los datos. Lo padecimos entre el 2006 y el 2015, particularmente en el INDECEl decreto 100/07 dictado en febrero del 2007 daba inicio a un traspaso de autoridades que luego el propio gobierno, a través del Consejo Académico de Evaluación y Seguimiento, establecería como producto de una discusión institucional. Puesto simple, hubo discordia y cambios, a raíz de esto, empezaron a cambiar los datos. La metodología del INDEC no era el problema. El problema eran los desacuerdos entre autoridades. Una discusión humana, un desacuerdo ideológico. Nos olvidamos por un momento que los datos son eso, datos. No opinan, informan.

Durante este período las negociaciones salariales en Argentina se realizaron con un piso ampliamente superior a la inflación estipulada por el INDEC. Muestra eficaz de que los datos brindados por el mismo no reflejaban la realidad de manera adecuada. Como no nos gustaba la verdad, cometimos lo peor: matamos al encuestador. Producto de este precedente y del saber que la epidemiología es una ciencia que se entiende por los datos,mi preocupación. La Argentina una vez más ante el dilema del dato, o la opinión.

Nuevos tipos de seguros para cubrirse por el coronavirus

La epidemiología estudia la dinámica de la salud en las poblaciones y la economía estudia como una sociedad determinada sobrevive, prospera y funciona. Ambas hacen uso de datos. Los datos, no son más que representaciones simbólicas de una variable. Esta puede ser cualquiera, por ejemplo, un precio, o el resultado de un test. Los datos, sin procesamiento, no constituyen lo que llamamos información. Si queremos tener información, debemos aplicar una metodología rigurosa al procesamiento de datos.

Es así como muchos precios se transforman en un índice de precios y este eventualmente en inflación, o que muchos test se transforman en una curva epidemiológica más certera, y esta última se usa para diagramar las políticas de salud pública. De datos partimos a información. Principios de cualquier ciencia, y la mejor forma tomar decisiones.

El uso de datos, su procesamiento correcto y el ulterior traspaso a información es sumamente útil para contener la pandemia del coronavirus. No cabe lugar para la duda. En situaciones donde corre peligro la salud de las personas, visualizar la realidad de la mejor forma posible, permite que las autoridades en salud pública de un país tomen decisiones de manera adecuada. Las principales publicaciones científicas del mundo están de acuerdo. Aplicar una metodología adecuada para la recolección y procesamiento de estos datos es fundamental.

Infodemia y alfabetismo en salud

En nuestro país hay un debate constante entre epidemiólogos, economistas y políticos que confunde a quién no se identifica con ninguna de las categorías anteriores. Producto de este debate nació también el concepto erróneo de economía o salud que hoy se transforma en cuarentena firme, o cuarentena flexible. El mundo entero nos entrega el diario del lunes todos los días. Si lo leemos, nos damos cuenta que la forma correcta de concluir este debate es a través de lo datos. Sencillamente, nos sirven a todos por igual. Los economistas pueden entender mejor la economía y los epidemiólogos, la curva.

El análisis de datos en cantidades masivas es posible gracias a la ciencia de datos y herramientas de programación que se vuelven más complejas por minuto. Es un pilar fundamental para el desarrollo científico y tecnológico del país, y una de las vías para resolver la pandemia del coronavirus en la región. El rastreo de contactos de pacientes con COVID y el resultado de testeos son datos valiosos que debemos tabular con sumo cuidado para enfrentar esta nueva fase de la pandemia. Particularmente en el AMBA.

Las tres fases de la Ciudad de Buenos Aires en cuarentena en 24 fotos

La última vez que tuvimos un problema con los datos en Argentina, pudimos resolverlo negociando entre humanos. Si bien quizás se dificultaban las negociaciones, las mismas eran posibles dado que la economía es una ciencia que parte del comportamiento de las personas. Esta vez la situación es más compleja. Los epidemiólogos y expertos en salud pública tienen enfrente un enemigo con el cual no pueden negociar. Ante la imposibilidad de dialogar, no queda mejor opción que acorralar al virus con información y actuar acorde.

Es entonces que no hay debate, grieta, ni opinión. Los datos son el punto en común que unen a todos los habitantes de este suelo. La disyuntiva es clara: o el virus nos sobrepasa, o logramos cooperar y podemos vencerlo recibiendo el menor daño posible. Para esto último, necesitamos más datos.

 

------------------------------------------

Sugeridos por el autor:

https://www.thelancet.com/journals/laninf/article/PIIS1473-3099(20)30119-5/fulltext

https://www.thelancet.com/journals/laninf/article/PIIS1473-3099(20)30258-9/fulltext


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5087

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.