viernes 03 de febrero de 2023
OPINIóN Dermatología

La importancia de monitorear los lunares: consejos para realizar una autoevaluación

Observar signos de alerta en nuestros lunares y acudir al médico si se evidencia algún cambio en ellos, es fundamental para nuestra salud.

30-12-2022 11:53

Los dermatólogos a los lunares los llamamos “Nevos”; esto se originan gracias a la multiplicación de las células de la piel que producen la melanina, es decir, la sustancia que da color a la piel y a las mucosas.

Nacemos sin lunares (salvo congénitos), nos van apareciendo a lo largo de la vida y luego en los adultos mayores desaparecen a medida que surgen otras manchas oscuras propias de la edad (queratosis seborreicas, lentigos solares, entre otros). Es por esto que se dice que nuestros lunares tienen “vida” , tienen un ciclo y   nuestra piel experimenta cambios a lo largo de los años. Por este motivo, es necesario conocerla y controlarla.

Chequear los lunares significa estar atentos a sus cambios e ir monitoreando su comportamiento. Conocer nuestra piel y vigilar los signos de alerta, es fundamental para nuestra salud.

Cáncer de piel: ¿Cómo se produce y cómo prevenirlo?

Test de autoevaluación

Los lunares pueden darnos signos de alerta por medio de la forma, el color, la textura, el tamaño y los cambios en el tiempo. Con esta prueba de ABCDE podemos hacer una evaluación nosotros mismos al mirar todos nuestros lunares.

Resulta importante conocer la ubicación de todos nuestros lunares. Mirarnos al espejo y contarlos, es de gran ayuda para nuestra piel y de referencia al visitar a los especialistas. Hay que prestar atención a la regla "ABCDE de sospecha" en los lunares:

  • Asimetría: chequear si tu lunar tiene forma irregular o asimétrica. Ejemplo: cortar por la mitad y verificar la forma de ambas mitades. Si ambas mitades son diferentes, consultar. 
  • Bordes:  ver si tiene bordes desiguales o irregulares en vez de ser un borde simétrico. Ejemplo: que no tenga en algún sector proyecciones o dígitos diferentes al resto de los bordes.
  • Coloración: verificar que los lunares no tengan dos o más colores diferentes. Ejemplo: una buena forma es mirarnos todos los lunares y ver que colores tienen. Si encontramos uno diferente, consultar.
  • Diámetro: si uno tiene un lunar que medía menos de 1 cm y a los tres meses más de 1 cm, es necesario controlar. Además, si algún lunar es de más de 6mm, se debe consultar.
  • Evolución: para conocer la evolución de los lunares es muy importante tener conocimiento acerca de los mismos. Por ejemplo: para saber si un lunar va creciendo con el tiempo es fundamental que conozcamos nuestro cuerpo. Es importante revisarse en forma periódica toda la piel y conocer todos nuestros los lunares para saber si alguno evoluciona de forma diferente. Resulta muy sencillo realizar un autocontrol. Además de nuestros propios ojos y memoria  se puede utilizar la tecnología de nuestros celulares, sacar fotos a todo nuestro cuerpo, y que se vean los diferentes lunares, estas imágenes nos pueden servir para hacer autoevaluación en el tiempo, e incluso en zonas donde no nos vemos (espalda). Son cinco minutos que pueden hacer la diferencia para nuestra salud.

 

Visitá al dermatólogo

Si no tenemos antecedentes de cáncer de piel, el control de lunares es recomendable realizarlo una vez al año. Son 5 minutos en el consultorio, en ropa interior dado que se debe evaluar incluso hasta la planta de los pies. Aquí podemos observar a través de un dermatoscopio (un aparato que te permite ver cómo está el pigmento) si existen o no algunas pautas de alarma que nos permiten decidir extraer un lunar. Por ejemplo, hacemos especial énfasis en aquellos lunares que denominamos "displásicos" que presentan ciertas modificaciones y pueden convertirse en cáncer.

Es importante aclarar que existen ocasiones en las que las que ciertos lunares o nevos deben ir directos a la sala de práctica, porque ya presentan signos clínicos y dermatoscópicos de displasia o pre malignidad. Extirpar este tipo de lunar es lo que marca la diferencia en un futuro entre tener o no un cáncer de piel.

Importante: Por otra parte, en el Centro Médico de la Piel contamos con una herramienta para control de la piel reconocida a nivel mundial. Se trata de la Dermatoscopía Digital o Skin MAP Corporal Total, que es un método que se utiliza para el diagnóstico clínico de melanoma y otros tumores cutáneos.

Lunares en el cuerpo 20221230
El control de lunares es recomendable realizarlo una vez al año.

Gracias a su gran sensibilidad en el reconocimiento temprano del cáncer de piel asistido por computadora, archiva de manera no invasiva e indolora, un registro de imágenes de la piel de todo tu cuerpo para luego realizar la comparación y detectar cualquier cambio que pueda surgir en el transcurso del tiempo.

Desde mi experiencia, este sistema computarizado es una gran herramienta para el diagnóstico y sobre todo seguimiento de lesiones cutáneas potencialmente malignas. Permite contar con un registro de toda la piel e ir realizando seguimiento anual de sus cambios. Incluye Inteligencia artificial. Útil para pacientes con antecedentes propios o familiares de Cáncer de piel, aquellos pacientes con gran cantidad de lunares que el control visual no es fidedigno por la cantidad de lunares.

A modo de resumen, monitorear o controlar nuestra piel es una práctica muy sencilla pero un gran paso para nuestra salud. El cáncer de piel es el cáncer más frecuente en el ser humano y va en aumento sobre todo en personas jóvenes.

Consejo como dermatóloga: autocontrol de toda tu piel y acudir una vez por año al dermatólogo. ¡No olvidar la planta de los pies!

*(M.N°  116.628). Doctora, dermatóloga especialista en Cáncer de piel y Cirugía micrográfica de Mohs. Fundadora del Centro Médico de la Piel y miembro de numerosas sociedades científicas nacionales e internacionales. @dra.leisamolinari