martes 15 de junio de 2021
OPINIóN Crisis económica
26-05-2021 09:37

La economía del fútbol se ajusta en Europa y afecta en Sudamérica

La caída de ingresos en el mercado, entre otras cosas por la falta de venta de entradas o abonos en Europa, repercute en peores ingresos en Sudamérica. No solo las restricciones locales por el COVID-19 afectan las finanzas del fútbol, las de Europa también repercuten.

26-05-2021 09:37

El negocio del fútbol sigue sufriendo la crisis que nos ha generado el COVID-19. La salud económica, al igual que genera la pandemia en las personas, atraviesa sin preguntar a los más fuertes o débiles.

En Europa, según un informe presentado por la UEFA esta semana, desaparecieron más de 8 mil millones de euros a la economía de los clubes. Su mercado fue, hasta el inicio de la pandemia, de unos 30 mil millones de euros. La crisis golpea allá, pero mientras tanto, duele mucho de este lado del Atlántico.

Cómo afecta el coronavirus la finanza de los clubes

El último reporte del Centro Internacional de Estudios del Deporte, de la FIFA, detalla los movimientos migratorios de jugadores a lo largo del mundo. Claramente se puede observar quienes son los países y clubes que pueden comprar y cuales los que deben vender en este mercado. Entre estos últimos, como viene sucediendo hace muchos años, Brasil es el principal proveedor de jugadores al mundo, con casi 1.300 representantes en 80 competencias fuera de su país. Nuestros jugadores, que durante un tiempo importante fueron la segunda fuerza migratoria, han perdido ese espacio en manos de Francia (946 jugadores). El tercer puesto del podio, con 780 compatriotas en distintas partes del globo, es el lugar donde nos encontramos.

Estas personas, o números que analizamos, debemos entenderlos en el contexto de la crisis mundial, Los clubes de las cuatro ligas que mayor cantidad de dinero generan en el mundo (Inglaterra, España, Alemania e Italia) han tenido caídas de ingresos que van desde el 10% al 25%.

La pandemia de los 10 mil millones

Los de Francia, la segunda potencia exportadora de jugadores, y quinta liga más grande del mundo, sufrieron una baja mucho mayor, con un promedio de 30% menos de ingresos con respecto al 2020. Esos menores ingresos, para quienes son el motor de la economía del fútbol, trataron de compensarlos con menores gastos. Y entre estos últimos, las transferencias de jugadores son la primera solución a este gran problema de falta de recursos. En lo que va de este año, cayeron un 21% las transferencias de jugadores en Europa, y disminuyeron un 25% el valor de esas transferencias. Mala noticia para quienes venden jugadores, que disminuya el mercado de compra, en consecuencia, mala noticia para nuestros jugadores y clubes de Sudamérica. En definitiva, la caída de ingresos en el mercado, entre otras cosas por la falta de venta de entradas o abonos en Europa, repercute en peores ingresos en Sudamérica. No solamente las restricciones locales del COVID-19 afectan las finanzas del fútbol local, las de Europa también repercuten en este mercado global.

Las pocas y nuevas operaciones comerciales que se estuvieron haciendo en este 2021, además tienen tres condimentos que golpean aún más a nuestro fútbol: los precios son menores en un mercado deprimido, las ventas se transformaron en préstamos (operaciones por porcentajes inferiores) y el mercado elige jugadores de Europa, ya no tanto de aquí. Los jugadores de Bélgica, el segundo país que más creció en ventas, lograron tantas transferencias como caídas de operaciones tuvieron en su conjunto los jugadores de Brasil, Argentina y Uruguay en este mismo año.

El negocio del fútbol: ¿Qué rol juega la política?

En nuestro caso en particular, viene sucediendo hace un tiempo que el principal mercado comprador de jugadores (Inglaterra, que participa en el 43% de las operaciones que se hacen en Europa), no eligen a los nuestros. Nuestro espacio en Europa está perdiendo representatividad en relación al crecimiento de otros países, mientras seguimos con un fuerte intercambio de jugadores con Chile, un mercado mucho más chico económicamente. Portugal sigue siendo la gran puerta de entrada para los jugadores de Brasil a Europa. Ese intercambio de jugadores (y de dinero) es similar al que genera Argentina con Chile, España e Italia juntos. Los jugadores de Francia, Bélgica, Alemania y algunos países de África fueron los más buscados globalmente en este 2021.

El negocio de las transferencias explica casi un tercio de los ingresos de los clubes de Argentina. En Brasil el porcentaje es similar, mientras que en Uruguay y Colombia son la principal fuente de financiamiento de los clubes. Para la salud económica de nuestro fútbol, es importante que los grandes mercados vuelvan a elegir nuestros jugadores como fuera tiempo atrás. Aquí, en tiempos donde las instituciones sufren apremios por las deudas en relación a sus ingresos, con modificaciones en el tipo de cambio real y una crisis económica generada por la pandemia, nuestro fútbol deberá trabajar para no seguir perdiendo espacio en el mercado internacional. Está en juego su salud y aún tiene remedios para recuperarse.

 

* Mariano Elizondo. Director de la Diplomatura en Gestión de Entidades de Fútbol – Universidad Austral.