lunes 23 de mayo de 2022
OPINIóN
07-03-2022 17:36

¿Por qué la administración Biden está empoderando a tiranos en nombre de un planeta limpio?

Estados Unidos y el mundo occidental se encuentran en una tormenta perfecta, provocada en gran parte por ellos mismos.

07-03-2022 17:36

Es una elección de Hobson: pagarle al presidente ruso, Vladimir Putin, miles de millones por barriles de petróleo y de gas a más de 100 dólares o ver cómo un frío invierno aprieta aún más a Europa mientras los Estados Unidos manejan el aumento de los precios de la gasolina en Estados Unidos. Esta semana, en un solo día, EE.UU. compró 22 millones de barriles de petróleo ruso y el precio promedio de la gasolina en California superó los 5 dólares el galón.

Precipitadamente, ahora algunos expertos sugieren que una nueva fuente de petróleo podría estar en el mercado mundial en cuestión de días y así todo quedaría resuelto. ¡Todo lo que Estados Unidos debe hacer es firmar en la línea punteada con Irán!

Según se informa, el acuerdo nuclear con Irán -que se dice que es inminente-, no dará luz verde a la energía verde, sino a miles de millones de dólares en ingresos petroleros previamente autorizados para el Ayatolá Ali Jamenei, asegurando que Teherán pronto pueda colocar armas nucleares en sus misiles balísticos de largo alcance para amenazar a Israel y a toda la región del Golfo. A Irán le sobrará mucho dinero en efectivo para infundir en sus lacayos terroristas en el Líbano, Yemen y Gaza la capacidad de aplastar las esperanzas de una paz más amplia en el Medio Oriente.

Por si esto no fuera suficientemente bueno, Fareed Zakaria, famoso comentarista de CNN, sugirió que Estados Unidos también podría levantar las sanciones a Venezuela, para obtener más de ese aceite de preciosa sangre.

Esto no es un simulacro.

Todo indica que  se acordará en cuestión de días el nuevo acuerdo nuclear con Irán, increíblemente negociado en parte en nombre de los EE. UU. por el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia. Venezuela, como Rusia, es uno de los pocos aliados que le quedan a Irán.

¿Podría ser que estas sean las únicas opciones que le quedan a la superpotencia más grande del mundo?

Depende de a quién le pregunte.

El sumo sacerdote estadounidense del cambio climático, John Kerry, aparentemente cree que salvar al planeta supera a cualquier otra crisis, incluida la destrucción de la nación independiente de Ucrania.

Parece que el presidente Biden está de acuerdo.

Verás, hay una política que se dejó juiciosamente fuera de la mesa: no volver a las políticas del expresidente Donald Trump que hicieron a los Estados Unidos energéticamente independiente y un exportador neto para sus amigos y aliados.

Desde el primer día, la Casa Blanca del presidente Biden ha adoptado un enfoque de tala y quema para la transición de la economía de los Estados Unidos de combustibles fósiles a energía renovable.

Fue raro al comienzo, pero ahora se está volviendo mortal.

Las consecuencias económicas son dolorosamente obvias -precios del petróleo que se disparan y pérdida de miles de empleos en el sector energético, por ejemplo-, pero la mayoría de la gente no ha considerado completamente las implicaciones de seguridad nacional de la política de la administración Biden.

Juan Domingo Biden

Desafortunadamente, los estadounidenses ahora están aprendiendo de la manera más difícil mientras ven arder a Ucrania.

¿Por qué, por ejemplo, la Secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dijo esta semana que Estados Unidos ha optado por "proteger al sector energético de Rusia de las sanciones" a pesar de la creencia generalizada de que sancionar preventivamente al sector energético puede haber sido lo único que podría haber desincentivado a Putin de invadir Ucrania?

¿Por qué EEUU debe optar por el petróleo de Putin, de Maduro o del Ayatolá? ¿Por qué hacer la vista gorda ante el hecho de que los paneles solares comprados en China fueron producidos por mano de obra esclava uigur, todo en nombre de una causa sagrada?

Es porque los mesiánicos del clima verde del presidente Biden creen que estos males son necesarios para crear un mundo ambientalmente prístino para las generaciones venideras.

El único problema es que puede que no estemos aquí para disfrutarlo si continúan por este camino.

Si no nos actualizamos, Ucrania puede ser tan solo un acto de apertura.

Sólo mantén tus ojos en Irán.

Había, y todavía puede haber, una salida a la tormenta perfecta de la trampa energética de Rusia/Venezuela/Irán/China:  liberar la energía estadounidense; desarrollar todo nuestro potencial energético incluyendo petróleo, gas natural, energía solar,  de viento y de hidrógeno; y aprovechar nuestra influencia energética colectiva para arrinconar a los matones del mundo.

Según se informa, la administración estadounidense parece ahora estar dispuesta a eliminar las sanciones a muchos terroristas conocidos, incluidos los infames autores intelectuales iraníes detrás del atentado contra el centro de la comunidad judía AMIA en Buenos Aires en 1994, en parte para que el petróleo de Irán pueda aliviar la presión sobre los precios mundiales de la energía.

Debido a nuestra falta de voluntad para ver la energía estadounidense como una bendición para la democracia, EE. UU. puede intentar reemplazar petróleo ruso por petróleo iraní. Cambiaremos a uno de los grandes violadores de derechos humanos del mundo por un socio petrolero aún más cruel.

Joe Biden invita a la embajadora de Ucrania a su discurso sobre estado de la Unión

¿Qué tipos de terrorismo y de caos en Medio Oriente cosechará Irán cuando sus arcas estén repletas de dólares estadounidenses?

La conclusión es que nos están dando una lección brutal a expensas de las espaldas de ucranianos inocentes.

Una economía estadounidense que no puede producir suficiente energía para sí misma y para ayudar a sus aliados democráticos cuando sea necesario, dará rápidamente como resultado un mundo más peligroso y menos próspero.

Entonces, ¿revertirá el presidente Biden el rumbo y abrirá los grifos?

Trágicamente, parece que la administración estadounidense no está interesada.  Días atrás, la Secretaria de Energía de EE. UU., Jennifer Granholm, pareció deleitarse con el efecto de la crisis energética de Ucrania. “Estamos trabajando en una transición energética”, dijo Granholm. “La realidad es que tenemos que tomarnos un tiempo para salir del petróleo y el gas”.

Como líderes religiosos, nos parece particularmente dudoso que la administración revista sus políticas energéticas con tópicos morales, prácticamente justificando todas las decisiones como formando parte de un gran plan para salvar el planeta.

Pero su enfoque de quemar la casa para abordar los legítimos desafíos ambientales está ahora comenzando a costar vidas reales. En este caso, la incursión militar más importante en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Javier Milei criticó a Biden por un error en su discurso: "No está en condiciones de ser presidente"

Mientras el mundo observa, emerge un millón de nuevos refugiados en una semana; la planta de energía nuclear más grande de Europa se incendia; complejos enteros de apartamentos se convierten en escombros; innumerables civiles son asesinados indiscriminadamente; y las bombas causan daños en el memorial del Holocausto de Babi Yar y en las iglesias ortodoxas rusas. Es hora de que nuestra élite política muestre algo de humildad.

No es que los temas ambientales no sean importantes. Lo  son. Es sólo que el cuidado de nuestro planeta debe comenzar por garantizar la seguridad de las personas que viven ahora en él.
 

 

* El rabino Abraham Cooper es Decano asociado y Director de la Agenda de Acción Social Global en el Centro Simon Wiesenthal.

* El Rev. Johnnie Moore es Presidente del Congreso de Líderes Cristianos y fundador de KAIROS Company.



https://themedialine.org/news/opinion/why-is-the-biden-administration-empowering-tyrants-in-the-name-of-a-clean-planet/

Traducción: Centro Simon Wiesenthal Latinoamerica.

En esta Nota