lunes 21 de junio de 2021
OPINIóN Pandemia por coronavirus
27-05-2020 08:37

Home office: atractivo, interesante, aterrador

La nueva realidad parecería ser la actual aliada de las Empresas en lo que hace a las relaciones laborales.

27-05-2020 08:37

La nueva realidad parecería ser la actual aliada de las Empresas en lo que hace a las relaciones laborales. La tan reclamada flexibilidad laboral se dará genuinamente –sola– y, además, lo que es una paradoja, de acuerdo con las nuevas generaciones de trabajadores.

La aceleración de la digitalización en el ámbito empresario, combinadas con el forzado Home Office, impuesto por el Covid19, demostraron como muchísimas compañías pueden seguir funcionando con una dotación mínima presente en el lugar de trabajo y multitud de trabajadores en sus casas.

Esto último es el sueño de la reciente generación de trabajadores quienes, en varias encuestas, manifiestan su marcada preferencia por el trabajo independiente en casa.

Actitud: la diferencia entre víctima y protagonista | Perfil

Un estudio realizado entre las consultoras Whalecom y Mercer, arroja que “el 82% de los consultados considera que adoptaría el teletrabajo si tuviera la posibilidad de elegir”. El mismo estudio cita que, pre pandemia, solamente el 38% de las compañías estimulaban el home office. Este resultado se ve absolutamente contrastado con la nueva realidad.

Lógicamente el sistema teletrabajo se hace más o menos apto según el tipo de Empresa. Las manufactureras solamente podrán adoptarlo en las áreas administrativas mientras que la presencia es inevitable en la producción.

Pero aquellas empresas de servicios, de todo tipo, donde la atención al público se realiza por medios digitales, telefónicos, o presencial reducido,perfectamente podrían adoptar una gran mayoría de tele trabajadores.

La nueva normalidad y el liderazgo

Las reuniones de control, estrategia, desarrollo, etc. caen bajo el efecto Zoom. Este soft de reuniones virtuales, junto con la gran mayoría de competidores que han aparecido en menos de 30 días, inclusive con el up date de varios que ya existian, conforman una batería de servicios virtuales maravillosa. Hoy se puede reproducir cualquier tipo de reunión, en la pantalla de un celular.

 

La Empresa con teletrabajo efectivo

No involucra el tamaño físico de la Empresa, tampoco el tipo de producto/servicio que ofrece, pero SI del management que la ha conducido y la conducirá, a partir de la nueva realidad.

Hay empleados -el 42% de la muestra- que, como indica un estudio de Adecco, trabajan más horas en su casa. Hay otras Empresas donde los empleados entienden al teletrabajo como“…hago lo que quiero, cuando quiero, si quiero…”. Son las dos actitudes opuestas en el teletrabajo.

Las Empresas deben lograr transmitir que el trabajo a distancia es una herramienta para brindar mayor productividad poniendo al empleado en una situación laboral lo más confortable posible.

Si la Empresa no logra el máximo compromiso del empleado a través de una clara transmisión de los objetivos, será casi imposible desarrollar el esquema de trabajo a distancia. La conducción, el liderazgo, debe transmitir con precisión el ¿qué?, ¿cómo? ¿cuándo? de cada operación.

La normalidad ha muerto: cómo será la vida de los seres humanos post pandemia

Los líderes necesitan desapegarse del empleado en el escritorio, bajo su atenta mirada. Pero tienen que estar muy seguros de lo que han solicitado y de cómo se ha integrado, conectado y comunicado, el Equipo de Trabajo.

Este es el nuevo momento de la -¿antigua?- Dirección por Objetivos. Ya no es necesario mirar sobre el hombro del empleado para ver si está haciendo exactamente lo que el gerente quiere. Si la comunicación fue fluida, adelante. Y si se han cometido algún error, pues será la oportunidad para corregirlo y aprender de él. Pero entendamos que el trabajo a distancia exige:

  • Responsabilidad de ambas partes.
  • Objetivos y procedimientos muy precisos.
  • Libertad de movimientos
  • Comunicación muy eficiente.
  • Vocación por el aprendizaje de nuevas tecnologías.
  • Dejar de lado antiguas técnicas de supervisión y creencias arcaicas sobre cómo controlar al personal.

 

coronavirus-teletrabajo-remoto-computadora

 

Desde otro punto de vista

Hoy, pasados más de 60 días de cuarentena, cientos de Empresas ven sus instalaciones prácticamente vacías. Se dan cuenta que su producción no ha caído en proporción a la cantidad de empleados que no están en las oficinas. Que, quizás, podrían trabajar con a mitad del plantel.

También estarán pensando que podrán trabajar con muchísimo personal free lance, o sea, contratos a plazo o con pago por trabajo. Los overhead de las Empresas se reducen considerablemente. Los alquileres de grandes plantas, open space, probablemente ya no sean tan necesarios.

La gran pregunta aquí es ¿cambiará la relación entre empleado y empleador? Para los más jóvenes es un tema que no los preocupa. Es más, ellos preferirían tener la libertad de trabajar para dos o tres empresas diferentes en el mismo momento. Pero que es lo que va a ocurrir con los +50, sin altísima comprensión de la tecnología con la cual inclusive no se sienten demasiado cómodos.

Si bien las Compañías ven la posibilidad de alivianar gran parte de su operación, también aparecen otras responsabilidades.

  • Capacitación para el personal de mayor edad, adecuándolos a nuevos formatos laborales o reubicándolos en funciones más standard.
  • Integrar una línea gerencial adecuada al nuevo formato laboral.
  • Gestionar la misma o mejor atención al Cliente, diversificando los canales de contacto cliente-empresa y sin resentir el servicio al cual estaban acostumbrados.
  • Evitar la prescindencia masiva de personal gestionando adecuadamente los individuos (catalizadores) con experiencia.
  • Proveer tecnología digital apropiada que facilite la intercomunicación entre los integrantes de los equipos de trabajo, haciendo abstracción del lugar donde se encuentren.

Claves para liderar remotamente

Para concluir

El home office se ha convertido en la estrella de la cuarentena. Tentador para los más jóvenes. Interesante para las Empresas. Aterrador para los trabajadores mayores. ¿quién será el responsable de que esta ventaja para algunos no sea un drama social para otros?