miércoles 20 de octubre de 2021
OPINIóN Educación y coronavirus
09-10-2020 15:34
09-10-2020 15:34

Cómo garantizar un aprendizaje seguro a distancia

Las autoridades e instituciones educativas deben buscar la manera de que los alumnos cuenten con entornos seguros de aprendizaje.

Como resultado a las nuevas necesidades generadas en los últimos meses, los gobiernos en todo el mundo buscan diferentes metodologías para un posible y efectivo regreso a las aulas. Sin embargo, los distintos intentos no fueron eficientes: por el momento, la educación remota a través de herramientas digitales será el factor común para garantizar la continuidad del aprendizaje.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el 80% de la población estudiantil mundial se ve afectada por el cierre de escuelas. Es decir, 1.370 millones de estudiantes de todos los niveles en todo el mundo. A esto se le suma que alrededor de 60 millones de docentes se vieron imposibilitados de trabajar en las aulas. En América Latina, la cifra de alumnos sin poder asistir a clases presenciales supera los 156 millones, lo que representa más del 95% de los alumnos de la región, incluyendo a universitarios, educación técnica y profesional. Un número muy significativo de personas que necesitan conectarse en forma remota a alguna plataforma o aula virtual para poder seguir estudiando.

La educación post coronavirus

La migración masiva hacia la educación digital representa un gran desafío para directivos, docentes, estudiantes y familias. Los especialistas suelen hacer foco en el impacto que tienen las pantallas en la salud de los alumnos, y muy pocos señalan la exposición a potenciales riesgos informáticos, que van desde ciberbullying y grooming hasta ‘Zoom bombing’. Otro punto importante, es que la mayoría de los alumnos se conectan a las clases con los dispositivos de sus padres o adultos de la casa, lo que pone en peligro cierta información sensible que pueda contener la computadora, tableta o celular. Los hackers se adaptan a todos los contextos y no descansan, ni en pandemia.

Las autoridades e instituciones educativas no solo deben preocuparse por evitar la interrupción del ciclo lectivo, sino también buscar la manera de que los alumnos cuenten con entornos seguros de aprendizaje. Es importante que tomen las medidas necesarias para garantizar una educación remota segura, capacitar a su personal en términos de ciberseguridad, e implementar métodos de autenticación robustos para contrastar la identidad de los alumnos y educadores conectados en línea.

Tras 200 días sin clases, JxC quiere que el Congreso declare Emergencia Educativa

La combinación de Inteligencia Artificial (IA), machine learning y biometría ayuda a la prevención de fraude y protección de la identidad de los alumnos, docentes, directivos y padres. El reconocimiento facial permite demostrar que quien está frente a la pantalla, es quien dice ser. Un dispositivo con cámara puede corroborar en tiempo real si el alumno está frente al monitor, ya que la cámara toma su dato biométrico facial y puedo validar su identidad automáticamente. La tecnología ayuda a que las clases a través de plataformas, campus y aulas virtuales sean seguras

Nadie sabe cuándo el COVID-19 va a ser controlado, es por ello que mientras los científicos están detrás de la vacuna, los niños, niñas y jóvenes de todo el mundo deben seguir estudiando, aprendiendo a distancia, cuidados y resguardados, porque son el presente y futuro de toda sociedad.

 

* ​Sebastián Stranieri, CEO de VU.