martes 05 de julio de 2022
OPINIóN Centro Simon Wiesenthal

Propaganda nazi en las Naciones Unidas

La paz no se puede comprar. Pero la incitación a través de medios de comunicación hostiles mantiene el fuego de Goebbels encendido y, lamentablemente, las mentiras persisten.

09-06-2022 20:06

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra sostiene en cada sesión el infame Punto 7 relativo a Israel y los TPO -los llamados Territorios Palestinos Ocupados-.

El siguiente artículo 8 se aplica en cambio al resto del mundo.

Asimismo, la ONU tiene una plétora de organizaciones relacionadas con los palestinos, además de la Agencia de la ONU para los Refugiados del ACNUR en Ginebra, responsable de todos los refugiados desplazados y apátridas en el mundo, incluidos los palestinos no absorbidos por el Líbano y la Siria devastada por la guerra.

El problemático grupo de palestinos no está dentro del ámbito de ACNUR, ya que cómo es posible considerar como refugiados a la mayoría que reside en Palestina.  Además, ¿cómo se puede considerar refugiados a los nacidos en Palestina?

Cómo funciona la propaganda fascista

El 10 de noviembre de 1975, la Asamblea General de la ONU aprobó dos resoluciones notorias:

1) Resolución 3379: Visto que, “Sionismo es Racismo y Discriminación Racial” –revocada tardíamente en 1991 con la resolución 46/86–.

2) La frutilla del postre: Resolución 3376: la creación del Comité de la ONU para el Ejercicio de los Derechos Inalienables del Pueblo Palestino (CEIRPP), que realiza programas y propaganda a través de su programa anual de capacitación con la sociedad civil a nivel mundial. El 29 de noviembre organizaron el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino. Esa es la fecha de 1947 cuando la Asamblea General votó a favor de la partición entre un estado judío y uno árabe. Los judíos aceptaron, los árabes eligieron la guerra. Esa es también la fecha a la que los palestinos se refieren como la Nakba (catástrofe).

En 1977 nació una Unidad Especial sobre los Derechos de los Palestinos para recopilar documentos al servicio de la sesión anual sobre la cuestión de Palestina.

Nazis, justicia y propaganda

En 1979 apareció la División de las Naciones Unidas para los Derechos de los Palestinos.

El Consejo de Seguridad celebra ahora un debate trimestral sobre la Cuestión Palestina, encabezado por el presidente del CEIRPP, sus 25 estados miembros, la Liga de Estados Árabes, la Organización para la Cooperación Islámica y la Unión Africana.

A continuación, apareció el UNISPAL (Sistema de Información de la ONU sobre la Cuestión de Palestina) de la División de las Naciones Unidas.

Otros participantes son:

  • la Oficina del Coordinador Especial de las Naciones Unidas para el Proceso de Paz en Oriente Medio (UNSCO);
  • el Programa de Capacitación para Locutores y Periodistas Palestinos (que ahora lleva el nombre de la fallecida reportera de Al-Jazeera Shireen Abu Akleh);
  • el Grupo de Trabajo sobre Discriminación contra Mujeres y Niñas; y
  •  la UNRWA (Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina).
  •  

A estos eventos asisten una gran cantidad de relatores especiales:

  • sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y expresión;
  • sobre el derecho de reunión y asociación;
  • sobre la situación de los defensores de los derechos humanos;
  • sobre la situación de los derechos humanos en los TPO; y
  • sobre la violencia contra la mujer.

Quiénes son los argentinos que elogian al nazismo

Este es un reflejo del ministro de propaganda nazi y quemador de libros Joseph Goebbels: “¡Si dices una mentira lo suficientemente grande y la sigues repitiendo, la gente eventualmente llegará a creerla!”   Ese es, según se informa, el papel de los relatores de los medios que mantienen vivas las mentiras. Este castillo de naipes es costoso, pero se mantiene -no por el mundo árabe, como cabría esperar-, sino por la generosidad de los contribuyentes democráticos occidentales y, en ocasiones, a través de ONG’s  bien dotadas.

La paz no se puede comprar. Pero la incitación a través de medios de comunicación hostiles mantiene el fuego de Goebbels encendido y, lamentablemente, las mentiras persisten.

 

* Shimon Samuels es director de Relaciones Internacionales del Centro Simon Wiesenthal. / Traducción del Centro Simon Wiesenthal para América Latina.