sábado 24 de julio de 2021
POLICIA Misterio en Quilmes
25-08-2020 13:22

Caso Altamura | Acusan por la desaparición del abogado a uno de sus mejores amigos

Salvador Altamura está desaparecido desde el 13 de julio pasado. Darío Dening, un comerciante de 52 años, es el principal sospechoso.

25-08-2020 13:22

La causa que investiga la misteriosa desaparición de Salvador Altamura, el abogado de 48 años que fue visto con vida por última vez el 13 de julio pasado, dio un giro con el pedido de detención de un íntimo amigo de la víctima. Se trata de un comerciante de 52 años que estuvo con el letrado poco antes de desaparecer.

El fiscal Ariel Rivas, a cargo de la investigación, pidió su detención y recaratuló el caso: pasó de "averiguación de paradero" a "robo agravado por la utilización de la llave verdadera en concurso ideal con privación ilegítima de la libertad coactiva", un delito que prevé una pena de 8 a 15 años de cárcel.

El sospechoso fue identificado como Darío Rubén Dening, un hombre que figura como titular de una sociedad comercial dedicada a la industria plástica. Según los voceros, Dening nunca se mostró interesado por el destino de su amigo, pese a que había sido la última persona que había estado con él.

Quién es el acusado por el femicidio de Micaela que acaba de salir de la cárcel

"Se llamó a silencio, nunca nos contactó ni participó de las concentraciones que organizamos desde que Salvador desapareció", dice a PERFIL PERFIL Lilia Altamura, hermana del abogado.

Los investigadores detectaron algunas contradicciones en el inicio de la causa y, con el avance de la pesquisa, advirtieron movimientos extraños que llamaron la atención. Por ejemplo, una serie de compras compulsivas que, en teoría, el sospechoso no podría justificar.

 Salvador Altamura, desaparecido en Quilmes 20200810
Salvador Altamura. 

De acuerdo a las fuentes, Dening adquirió "televisores, celulares, ropa, zapatillas y tal vez una moto". Se sabe que el abogado guardaba en su departamento una importante suma de dinero en una caja de seguridad que alguien abrió en la madrugada siguiente a su desaparición. ¿Fue su amigo? "Encontraron comprobantes de gastos muy altos para un dinero que no tenía", revela Lilia.

Dening y Altamura son viejos amigos. Se conocieron en la infancia en la zona de Quilmes Oeste, donde ambos se criaron. El sospechoso vivía con su familia en una casa de la calle Otamendi al 1600, a dos cuadras del domicilio del abogado. Ahora residía en la localidad de Bernal, pero siempre siguió en contacto con su amigo.  

Salvador Altamura se recibió y se mudó al centro de la ciudad. El lunes 13 de julio a las 18.06 pasó con su moto Honda CRF 250 roja y blanca por el frente de su departamento, ubicado ubicado en la calle 25 de Mayo al 200. Nunca más se lo vio.

La banda de los 14: realizaban entraderas y lavaban el dinero con préstamos y venta de autos

Ese día había estado con Dening, con quien supuestamente compartió una caminata. En la madrugada siguiente un hombre de contextura más baja que él ingresó a robar a su departamento. No está claro si esa persona es Dening o un cómplice que habría colaborado en el plan.

Las cámaras muestran que el supuesto ladrón llegó en la moto de la víctima a las 4 AM y que permaneció cerca de una hora y media. En ningún momento se sacó el casco. Los familiares de la víctima reconocieron que el departamento no presentaba señales de un gran revuelo por lo que estiman que el sujeto que entró sabía muy bien dónde buscar.

Salvador guardaba una importante suma de dinero, aunque nadie sabe cuánto. El miércoles 15 del mismo mes, la moto del abogado fue utilizada por dos motochorros para robar en el centro de Quilmes, según el registro de una cámara de seguridad.

Salvador Altamura 20200721

El día de su desaparición, Altamura intercambió varios mensajes vía WhatsApp con la mamá de su hija, pero en un momento de la tarde su teléfono se apagó y dejó de recibir notificaciones.

Cinco horas después la cuenta se reactivó cuando un amigo le mandó un mensaje. Alguien lo leyó porque quedó el registro de la doble tilde celeste. Pero nadie respondió. El celular volvió a prenderse. La antena que registró esa conexión en la zona de Berazategui.

Por esa razón, la Policía realizó un intenso rastrillaje en el Parque Pereyra Iraola, una zona donde suelen arrojar o enterrar cuerpos, pero el resultado fue negativo.

Además de los operativos en el Parque Pereyra, los investigadores buscaron indicios en la zona de San Telmo, cerca de la autopista 25 de Mayo, y en la Isla Maciel, donde un anónimo denunció que estaban ofreciendo una moto similar a la del abogado. Sin embargo, la pista no prosperó y el rodado perteneciente al abogado todavía no pudo ser recuperado.