viernes 30 de julio de 2021
POLICIA Inseguridad
23-06-2021 22:00

Desarmaderos de celulares, una actividad ilegal que crece de la mano de los robos

La Policía de la Ciudad Aires detectó dos lugares en Flores y Balvanera, donde utilizaban piezas de teléfonos robados para armar nuevos equipos o venderlos directamente como repuesto. 

23-06-2021 22:00

El negocio es tan gigantesco como peligroso. Así como en la década del 90 los desarmaderos de autos crecieron como hongos en el Conurbano bonaerense mientras las cifras de robos y muertes aumentaban día tras día, algo similar ocurre en la actualidad con el mercado negro de los teléfonos celulares, cuyos repuestos cotizan en dólares.   

Si bien no hay datos actuales de la cantidad de aparatos de telefonía que se roban a diario -aparte mucho de los casos no se denuncian-, el número de celulares secuestrados en los operativos que realizó la Policía de la Ciudad de Buenos Aires en lo que va del año sirve de muestra para tener una idea de la problemática. 

En los primeros cinco meses de 2021, la fuerza porteña secuestró 5.192 celulares, de los cuales 907 estaban adulterados o poseían una denuncia por robo, hurto o extravío. Más de 200 personas fueron imputadas acusadas de formar parte del circuito de robo y venta ilegal de aparatos telefónicos, de los cuales 110 fueron arrestados. 

En las últimas horas, la Policía logró identificar dos desarmaderos que funcionaban en los barrios de Balvanera y Flores. Según la investigación, en estas cuevas "utilizaban las piezas de teléfonos robados para armar nuevos equipos o para venderlas como repuestos".

Los voceros detallaron que secuestraron más de mil piezas usadas y "cientos de móviles con el número de IMEI -el código de identificación único que posee cada celular- falsificado para que no se pudiera corroborar que eran aparatos robados".

"Uno de los comercios, ubicado en Avenida Rivadavia al 2900, poseía el permiso para la venta de artículos de telefonía, pero no para la reparación de celulares. Allí se encontraron más de 400 repuestos usados, muchos equipos desarmados de distintos modelos y marcas, pero ninguno con su número de IMEI correspondiente. Al adulterar los números de IMEI desde Enacom (Ente Nacional de Comunicaciones) no pueden verificar si esos teléfonos son robados o no", explicaron desde la Policía de la Ciudad. 

Cómo es la nueva modalidad de delito a través del robo de celulares
 

Otro de los lugares allanados por la División de Operaciones Especiales de la Policía de la Ciudad tenía un cartel luminoso de "kiosco" en el ingreso. Pero no sólo vendía golosinas y cigarrillos: también tenía teléfonos móviles desarmados. 

De acuerdo a los voceros, en ese lugar la policía detectó que cuatro de ellos habían sido denunciados por robo. El dueño del lugar, argentino y sin antecedentes, quedó detenido y el local clausurado.

Por si fuera poco, en la avenida Rivadavia al 7000, detectaron un laboratorio con maquinaria para adulterar celulares. "Contaba con planta baja y primer piso y en ambas locaciones se encontraron más de 300 piezas usadas. Cuando se realizó la prueba de IMEI con Enacom se detectaron 16 equipos con denuncia por robo o hurto por lo cual fueron secuestrados", señalaron los voceros. 

LN / ds