viernes 16 de abril del 2021
POLICIA Estallido en las cárceles
23-04-2020 16:50

El preso muerto en Varela tenía 8 tiros y hay 100 guardias sumariados

La operación de autopsia derribó la versión oficial que planteó que el detenido murió apuñalado en una pelea interna.

23-04-2020 16:50

El cuerpo del joven de 30 años que murió en el motín de Florencio Varela presentaba ocho impactos de bala y por este motivo cerca de cien guardias penitenciarios fueron sumariados para determinar el grado responsabilidad en el caso. Además, les secuestraron las armas que utilizaron en la feroz represión para que sean peritadas con el objetivo de identificar a los carceleros que dispararon.

La víctima fue identificada como Federico Rey Ramírez. Tenía 30 años y estaba detenido por el delito de "robo calificado". Su cuerpo fue hallado arriba del techo de uno de los pabellones de la Unidad 23. Sus compañeros de prisión lo cubrieron con una manta, mientras continuaban con la batalla cuerpo a cuerpo contra el grupo armado penitenciario.

Crece la tensión en las cárceles bonaerenses después del primer caso positivo de coronavirus

Los agentes que reprimieron a los detenidos que reclamaban excarcelaciones para los internos que forman parte del grupo de riesgo y medidas de higiene para prevenir posibles casos de coronavirus, informaron a sus superiores que Rey había fallecido en una pelea interna. Esa versión es la que después difundió el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), en un comunicado oficial. 

Sin embargo, la operación de autopsia reveló que el recluso presentaba una herida en la cabeza con un objeto contundente (podría ser un piedrazo) y ocho impactos de bala, uno de ellos en la nuca. Los voceros indicaron que se está investigando si los guardiacárceles dispararon con balas de goma o plomo.

El motín duró doce horas: comenzó a las 9 de la mañana y terminó cerca de las 21. Más de cuarenta presos resultaron heridos por la revuelta, muchos de ellos con heridas de postas de goma. Los reclusos cuentan que el número de lastimados “es superior” y sostienen que otro interno falleció en un hospital, aunque desde el SPB negaron esta versión.

Con la muerte del interno, el clima en la unidad se tornó más hostil: el grupo más violento tomó como rehenes a detenidos acusados por delitos sexuales (algunos de ellos fueron desnudados) bajo la amenaza de asesinarlos si las autoridades no hacían caso a los reclamos.

Las fuentes indicaron que conformaron una Mesa de Diálogo en la que intervinieron los amotinados, la plana mayor del SPB, la Subsecretaría de Derechos Humanos, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), defensores, fiscalía y Juzgado de Garantías de Quilmes, y finalmente los detenidos liberaron a los rehenes y levantaron la protesta.

Los reclusos no solo se quejan por las condiciones de hacinamiento en las que viven, sino que además denuncian falta de elementos de higiene y medicamentos en medio de la crisis que generó la pandemia del coronavirus.

En esta penitenciaria, donde hay 1.500 detenidos, los internos están aterrados frente a la posibilidad de un contagio masivo porque el único preso infectado de coronavirus hasta el momento estuvo alojado en esta unidad antes de ser trasladado a la 42.