POLICIA
TRES DETENIDOS Y CINCO PRÓFUGOS

La historia de los sicarios del Ford Fiesta gris que salieron de ‘cacería’ por Rosario

Franco Aguiar, Nicolás Spalletta y Gonzalo Villalba fueron arrestados por el brutal crimen de Candela Romero, una adolescente de 16 años ejecutada a tiros en el interior de su casa de la zona oeste. Todavía no se pudo determinar quién es el capo narco que habría encargado el trabajo. En base a testigos y el análisis de cámaras de seguridad de la zona, los investigadores pudieron determinar que después de cometer el crimen atentaron contra otro domicilio. Con cinco líneas de fuego realizaron al menos 19 disparos. También sospechan que horas antes intentaron matar a un joven.

2023_12_24_candela_berenice_romero_rosario_rosario3com_g
Víctima. Candela Berenice Romero tenía 16 años. Fue asesinada en su casa de la zona oeste rosarina. La acribillaron en la escalera cuando intentó refugiarse en la pieza. | rosario3.com

El sicariato en Rosario creció tanto en los últimos años que la Justicia creó una unidad fiscal dedicada exclusivamente a investigar las balaceras. Los ataques a tiros contra viviendas, negocios y hasta sedes judiciales están a la orden del día, tanto como las ejecuciones a sangre fría en los barrios más humildes. 

En la ciudad, todos saben que las organizaciones más poderosas cuentan con sus propios soldados “tiratiros”, aunque también hay mucho “cuentapropista” que trabaja al mejor postor.

Las recientes detenciones de tres jóvenes sicarios ratifican el trasfondo de un negocio que aumentó con la expansión de los grupos más sanguinarios, pero también de los narcos de poca monta que buscan ganar terreno a fuerza de balas y sangre.

Franco Darío Aguiar, Nicolás Daniel Spalletta y Gonzalo Ezequiel Villalba fueron arrestados por el brutal homicidio de Candela Romero (16), asesinada a tiros el 2 de noviembre pasado a la madrugada en el interior de su casa ubicada en la calle Achira al 600, en barrio Antártida Argentina, de la zona oeste de Rosario. 

La adolescente estaba desarmada y subió desesperada por la escalera para refugiarse en el interior de su habitación cuando los sicarios entraron a los tiros decididos a matarla. La orden era terminar con su vida o con la de su mamá. Candela recibió varios disparos realizados con dos armas de fuego. El informe preliminar de autopsia resumió la brutalidad del ataque en pocas palabras: “Destrucción de cráneo encefálica”.

Los testigos coincidieron que los agresores llegaron en un Ford Fiesta de color gris, un dato que además coincidió con el análisis de las cámaras de seguridad de la zona. Curiosamente, descubrieron que no era el primer trabajo que les habían encargado esa noche. 

Siguiendo la pista del auto, los investigadores del caso pudieron establecer que el mismo grupo atacó a tiros una casa del Paraje 1707 al 7700. Allí efectuaron 19 disparos con cinco pistolas 9 milímetros. 

En la audiencia imputativa contra los tres acusados, realizada esta semana en el Centro de Justicia Penal de Rosario, la fiscal Marisol Fabbro reveló que los sicarios recibieron, a sabiendas de la comisión de un ilícito, “una pistola 9 milímetros, un vehículo Ford Fiesta y diversas motocicletas”.

Otro dato destacado de la causa es que los detectives todavía no pueden determinar quién es el narco que encargó estos ataques. En el caso de Candela sospechan que podría tener relación con una venganza contra “la banda del mercado”, a la que supuestamente pertenece su familia. 

En realidad, el objetivo de los sicarios pasaba por darle un mensaje a un sujeto apodado “Papu”, presunto novio de Candela. Este joven fue amenazado horas antes del ataque a tiros en la casa de su pareja.

Según el diario La Capital de Rosario, esta organización se dedica al narcomenudeo, tiene base en distintos barrios del oeste y, entre otros puntos, vende drogas en el Mercado de Concentración de Fisherton. 

Los tres sicarios detenidos fueron procesados por el delito de “homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas y por promesa remuneratoria y agravado por el uso de arma de fuego”. 

Para la fiscal Fabbro, Franco Aguiar, Nicolás Spalletta y Gonzalo Villalba serían los responsables del asesinato de Candela. “El hecho ocurrió en fecha 2 de noviembre de 2023, aproximadamente a las 0.20, en ocasión en que los imputados, junto con otros masculinos, se encontraban en un vehículo y se apersonaron en un domicilio de calle Achira al 600 de Rosario”, explicó  la funcionaria.  

Y detalló: “Observan a la víctima a punto de ingresar a su domicilio. Por ello, descienden del vehículo portando armas de fuego e ingresan a la fuerza al domicilio, efectuando detonaciones con las armas de fuego y siguiendo los pasos de la víctima, quien sube la escalera y es alcanzada por los imputados, quienes efectúan detonaciones con las armas de fuego contra su persona, ocasionándole la muerte en el lugar por lesiones cráneo-encefálicas graves por proyectiles de arma de fuego”. 

Trabajo de sicario. En diciembre del año pasado un sicario rosarino contó detalles de los trabajos que le encargan y cómo los ejecuta. Lo hizo en una entrevista con el periodista de América 24 Nahuel Suárez.  

Entre otras cosas, el asesino a sueldo contó que mató a once personas en su vida, que hizo un trabajo para un político santafesino y que cobró entre 300 y 500 mil pesos por cada ejecución, una cifra que con la inflación actual debe haber aumentado.

“Soy sicario. Hago las cosas como las tengo que hacer. No le tiro a una pared ni a un auto. Mato a la persona que está encargada del trabajo”, señaló. 

El sujeto en cuestión, cuya identidad no fue revelada, aseguró también que tiene “conexiones con varias bandas”. “Vivo de esto. Trabajé para el Esteban (N. de la R.: por Esteban Alvarado, capo narco rosarino condenado a perpetua). Y también para gente que supuestamente manda ‘Guille ‘(por Guille Cantero, uno de los jefes de la narcobanda Los Monos). Con Guille nunca sabés, porque no hay comunicaciones”, reveló.

 

Otro asesinato

Un joven de 22 años fue asesinado a balazos en Rosario por dos personas que lo persiguieron disparándole desde una moto.

La víctima fue identificada como Josué Isaías Arduvino, quien murió en las últimas horas en el Hospital Provincial.

El hecho ocurrió el viernes alrededor de las 22 en calle Beruti al 2800, en el barrio Tablada, en la zona sur de Rosario.

De acuerdo con las primeras informaciones, la víctima estaba en la calle cuando advirtió que se le acercaban dos hombres armados en moto.

Arduvino empezó a correr, pero fue alcanzado por los tiros de los atacantes, que tras dispararle en varias ocasiones huyeron en la moto.

La Fiscalía Regional informó que el joven fue trasladado en un vehículo particular al Hospital Provincial, el más cercano al lugar del ataque. Murió poco después.  Presentaba heridas de bala en la zona del abdomen y el brazo izquierdo.

En la escena secuestraron catorce vainas servidas calibre 9 milímetros y cinco plomos deformados, lo que da cuenta de la magnitud del ataque.