jueves 02 de febrero de 2023
POLICIA Crimen de Fernando Báez Sosa

Primera semana de juicio: el rol de cada acusado, actitudes y los rugbiers mencionados

Una docena de amigos de Fernando, que vacacionaban junto a él en Villa Gesell, reconstruyeron el ataque. Hablaron de “emboscada”, de que fueron a buscarlo directamente a él y que no permitieron que lo ayudaran. Máximo Thomsen, el más identificado por los testigos.

10-01-2023 13:55

Terminó la primera semana de juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa (18) y se pudo escuchar a más de cuarenta testigos que reconstruyeron los momentos previos al ataque y cómo actuaron los ocho acusados de darle muerte a golpes a la víctima en la localidad balnearia de Villa Gesell en 2020. Los amigos del joven hablaron de “emboscada” y apuntaron a cinco de los rugbiers. 

Los padres de Fernando abrieron la ronda de testigos, luego de que los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Dolores rechazaran los planteos de nulidad pedidos por la defensa para suspender el debate. Luego declaró el grupo de amigos de la víctima y el joven de Zárate (de donde son oriundos los acusados) que fue inculpado por los rugbiers cuando ni siquiera estaba en Villa Gesell. También se escuchó el relato del personal de seguridad del boliche, los policías de la Bonaerense que los detuvieron, peritos y otras personas que presenciaron el ataque pero eran ajenas a los dos grupos. Aquí las claves de la primera semana de debate.

Caso Báez Sosa: una testigo dijo que Máximo Thomsen estaba "totalmente desaforado y fuera de sí"

Los rugbiers, presentes

Los ocho acusados presenciaron las cinco audiencias que transcurrieron hasta ahora en el juicio. El jueves decidieron sentarse en el banquillo de los acusados, por primera vez, sin los barbijos.

En la sala de audiencia están siempre rodeados de una docena de agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense que los controlan y custodian el traslado cotidiano desde los Tribunales de Dolores a la Unidad 6 de esa localidad, donde están alojados provisoriamente. 

El ataque en la voz de los amigos

Uno de ellos dijo que se trató de “una especie de emboscada” y que fueron “directamente a buscar” al estudiante de Derecho. Fueron varios miembros del grupo que identificaron a Máximo Thomsen como uno de los agresores directos. Uno narró que le pegó una patada “con odio, brutalidad e intención de matar”

Enzo Comelli y Luciano Pertossi fueron los otros dos mencionados por estos testigos como quienes le pegaron a Fernando. Este último, según las declaraciones, “le pateó la cabeza” a la víctima y le dio una piña a uno de los amigos del adolescente “para que no pudiera defenderlo”. Mientras que el otro mencionado habría sido uno de los primeros en golpearlo. 

El dolor de los padres de Fernando
Silvino y Graciela, los padres de Fernando, fueron los primeros en declarar.

“La sensación en el momento fue que el ataque fue hacia Fernando y que cuando cualquiera de nosotros quiso impedir esto, nos sacaron, no nos dejaron poder ayudarlo”, declaró Juan Bautista, uno de los amigos de Báez Sosa

Otro de los identificados por los amigos de Fernando fue Ayrton Viollaz como uno de los que se encontraban entre los agresores y quien arengaba al resto diciendo “a ver ahora que estamos afuera”. Matías Benicelli le gritaba “a ver si volvés a pegar, negro de mierda” a la víctima mientras era golpeada, contaron los jóvenes (un guardia de seguridad declaró que lo vio pegarle una patada a Fernando). 

Otro de los jóvenes narró que Luciano Pertossi fue quien le pegó a él y a otro de sus amigos adentro del boliche Le Brique y que lo “incitaba a pelear”. Así comenzó el altercado adentro del local bailable aquel 18 de enero de 2020. Los dos grupos fueron sacados del lugar con minutos de diferencia. Primero salió Fernando, que se fue a comprar un helado, y luego los rugbiers, que fueron por él. 

Caso Báez Sosa: el ex dueño del boliche Le Brique explicó por qué la seguridad del local no pudo actuar

Los padres de Fernando, los primeros testigos

“Quiero justicia por mi hijo, somos huérfanos por siempre, Fernando está encerrado en un ataúd y no lo voy a recuperar nunca, quiero tener un poco de paz en mi corazón”, dijo llorando Graciela Sosa, la mamá de la víctima. La mujer relató que eran “una familia feliz” y siempre estaban “los tres juntos”. 

Por su parte, Silvino Báez declaró: “Señores jueces, acá están escuchando el relato de un padre que perdió las ganas de vivir y de luchar y perdió lo mejor de todo, que es el abrazo de su hijo”. Contó que un comisario lo llamó para informarle que su hijo había muerto “en una riña” y que en la morgue vio el cuerpo de su hijo “chorreando sangre por todos lados”

El inocente acusado

“Me dijeron que alguien me había nombrado, en la causa no dice, pero me dijeron eso. Alguien me había nombrado e inculpado”, contó Pablo Ventura (24). En el juicio se develó este punto: fue Thomsen. 

El remero estaba en la localidad bonaerense de Zárate, en donde vive, al igual que los acusados, aquella madrugada en la que mataron a Fernando. Cuando la Policía fue a detener a los rugbiers en la casa que alquilaban, Thomsen dijo que las zapatillas con sangre que había en la propiedad eran de Ventura, contaron dos efectivos que participaron del operativo. Así fue como el joven quedó vinculado en la causa. Lo detuvieron en su casa y luego de unos días en prisión se corroboró que estaba a kilómetros del lugar del hecho.

Pablo Ventura
Pablo Ventura, el joven que fue falsamente acusado por los acusados.

En su declaración contó que conoce a los acusados “de vista”. Pero tal vez el aporte más relevante que hizo fue la descripción del accionar del grupo de amigos acusados. Aseguró que los vio pelear “varias veces a la salida del boliche” y que atacaban en grupo: “Siempre tres, cuatro, cinco contra dos personas”. “Siempre eran mayoría”, dijo. 

La novia de Báez Sosa, ausente

Julieta era una de las voces que se esperaba escuchar esta semana, pero no concurrió porque sufre estrés postraumático. El que habló fue su papá, Oscar Rossi, quien relató ante los jueces que la joven “emocionalmente no está preparada para enfrentar el juicio” y recordó que permaneció un año “encerrada en su habitación”.

Por otro lado, un guardia de seguridad del boliche contó que vio que “se turnaban para pegarle” a Fernando y una joven declaró que “uno de los Pertossi” dijo “a este me lo llevo de trofeo”. Mencionó a Lucas. A partir de mañana se mostrará la prueba científica.

“El móvil tiene que ver con ganar”

El balance de la primera semana de juicio para los abogados de la familia de Fernando Báez Sosa es “muy positivo”. La fiscalía se expresó en la misma dirección. Mientras que la defensa sostuvo que se reserva para dar su parecer en el momento de los alegatos finales. 

Para el fiscal Juan Manuel Dávila, estas audiencias concluyeron con un balance “muy positivo”

“Con lo que pasó esta semana estamos en condiciones de sostener la acusación tal cual se planteó en el primer día”, consideró el abogado Fabián Améndola, que representa a los padres de la víctima junto a Fernando Burlando. Los ocho rugbiers llegaron a juicio acusados de “homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas” y por “lesiones leves” contra cinco de los amigos de Fernando. 

Caso Báez Sosa: Hugo Tomei, el abogado de los rugbiers que no para de pedir la nulidad del juicio

Por su parte, Burlando sostuvo: “Creo que el móvil tiene que ver con esto del ganar, no tengo duda. El llevarse el trofeo que lo repitió Tatiana –una testigo–. Tal vez la locura de ellos pasaba por ahí y la violencia crecía precisamente por tratar de ganar un trofeo que en este caso era la vida de Fernando”.

Mientras que el abogado defensor Hugo Tomei expresó que “es un juicio que el tribunal está llevando muy bien adelante”.

Uno por uno, el rol de cada acusado en el asesinato de Báez Sosa

Ciro Pertossi (22)

Un testigo que era ajeno a ambos grupos y presenció el ataque frente al boliche lo mencionó como quien golpeó a Fernando “en espalda y costado” cuando estaba en el piso. Además, detalló que lo golpeaban “cuatro, en principio”.

Matías Beniceli (23)

Uno de los amigos de Fernando contó que le gritaba “a ver si volvés a pegar, negro de mierda” a la víctima mientras era golpeada. Además, un guardia de seguridad declaró que lo vio pegarle una patada a la víctima.

Blas Cinalli (21)

Una testigo que presenció el ataque dijo que Cinalli golpeó a Fernando luego de que otro de los atacantes le diera el primer golpe.

Lucas Pertossi (23)

Uno de los videos que se exhibieron durante el debate para que los testigos reconocieran a los acusados y se ubicasen en la escena era el que los peritos encontraron en su celular. Filmó desde que salieron de Le Brique hasta que dos de sus amigos le dan los primeros golpes a Fernando.

El prontuario de los Pertossi: los antecedentes de la familia de tres de los rugbiers acusados por el caso Báez Sosa

Ayrton Viollaz (23)

Lo ubicaron junto al grupo agresor y quien arengaba. “A ver ahora que estamos afuera”, gritaba mientras era golpeado Fernando. Un testigo ocular lo menciona como uno de los que golpearon a los amigos de Fernando para evitar que pudiera ser socorrido.

Máximo Thomsen (23)

Fue identificado por varios testigos como quien le pegó con “brutalidad” a Fernando. Un amigo de la víctima dijo que le pegó una patada “con odio e intención de matar”. Otro testigo ajeno a ambos grupo aseguró que le dio dos “puntinazos” en la cabeza.

Enzo Comelli (22)

Fue mencionado como uno de los primeros en golpear al joven estudiante de Abogacía, según declararon los amigos de Fernando. Este golpe dejó arrodillado al adolescente. “Le dio el primer golpe a Fernando y lo deja inconsciente”, contó un amigo de la víctima.

Luciano Pertossi (21)

Un amigo de Fernando contó que lo vio pegarle una patada “en el costado de la cabeza” a la víctima y luego lo agredió a él para que no pudiera defenderla. También fue identificado, por otros amigos de Báez Sosa, como quien inició el conflicto dentro del boliche.