POLICIA
Procesados por lesiones graves

Los rugbiers acusados de golpear a un joven en Claromecó irán a juicio oral

Los hermanos Lucio e Ignacio Cozzi fueron denunciados y estuvieron seis días detenidos tras darle una brutal golpiza a Felipe Di Francesco en una fiesta clandestina.

Lucio e Ignacio Cozzi
Los hermanos están acusados de atacar a un joven en diciembre de 2020. | NA

La Justicia de Bahía Blanca rechazó el sobreseimiento de los hermanos Lucio e Ignacio Cozzi, por lo que irán a juicio oral. Ambos están acusados de golpear a un joven durante una fiesta clandestina en la ciudad bonaerense de Claromecó en el verano posterior al crimen de Fernando Báez Sosa.

Los mellizos son jugadores de La Plata Rugby Club y están procesados por las lesiones graves a Felipe Di Francesco, quien terminó con fractura de tabique nasal, cuatro dientes astillados y la visión comprometida en un ojo como resultado del ataque, según informó La Nueva Provincia . Por el hecho, los agresores fueron denunciados y estuvieron detenidos seis días. Sin embargo, según la resolución de primera instancia, fueron excarcelados por no contar con antecedentes ni existir peligro procesal de fuga.

Se entregaron los rugbiers acusados de golpear a un joven en una fiesta en Claromecó

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

En tanto, la defensa de los hermanos rechazó la elevación a juicio ordenada por la jueza de Tres Arroyos, Verónica Vidal. Además, reclamó al menos el sobreseimiento de Lucio, por entender que no tuvo una participación activa en la agresión del joven. No obstante, la Sala I de la Cámara Penal (votos de Gustavo Barbieri y Pablo Soumoulou) confirmó la decisión. "No observo arbitrariedad, ni falta de racionalidad que justifiquen la decisión que pretenden los recurrentes, quienes solo demuestran una divergencia personal", explicó Barbieri al respecto.

Sumado a esto, el juez destacó la declaración de la víctima y su hermano, así como la de al menos dos testigos que ubican a los hermanos Cozzi en el escenario de la pelea y con un papel activo en el ataque. En esa línea, según indicó La Nueva Provincia, el testimonio de Felipe fue corroborado por el de su hermano Ramiro, quien afirmó que "a la distancia que se encontraba puede observar que lo agreden entre ambos hermanos, ambos de contextura robusta. Al acercarse, observo que los agresores se retiraron corriendo, para luego subirse a un vehículo y retirarse del lugar".

Lucio e Ignacio Cozzi
Lucio e Ignacio Cozzi están procesados por "lesiones graves" contra Felipe Di Francesco.

Uno de los asistentes, F.C, detalló: "Transcurridos unos minutos, y sin dar cuenta de lo sucedido, se acercan a donde se hallaba Di Francesco Felipe, junto a su vehículo, donde observa que éste se encontraba con el rostro ensangrentado, que allí pregunta qué había ocurrido y la víctima le refiere que los hermanos Cozzi lo habrían agredido a golpes de puño en el rostro y retirándose del lugar rápidamente".

M.B.N., otro testigo, indicó que los Di Francesco habían decidido retirarse junto a unos jóvenes "para evitar conflictos con los hermanos Cozzi y su grupo" y que "en un momento se separa de la víctima para tratar de dialogar con uno del grupo agresor y es allí que los indicados como hermanos Cozzi se acercaron a Felipe Di Francesco, quien ya se encontraba por subir a su vehículo, logrando el declarante ver a la distancia como estos lo agredían por medio de golpes de puño, observando que en un momento la victima cae al suelo, y estos continúan agrediéndolo".

A partir de las declaraciones, la Cámara advirtió que "todos colocan en el lugar de los hechos y como agresores tanto a Ignacio como a Lucio Cozzi". Además, los jueces de segunda instancia destacaron que "será el juicio oral la oportunidad para someter a los testigos al interrogatorio de las partes", motivo por el que decidieron rechazar la apelación de la defensa y elevar la causa a juicio.

"Me agarraron solo, por la espalda": el ataque en la fiesta clandestina

El episodio ocurrió el 27 de diciembre de 2020, el verano siguiente al homicidio de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell tras la brutal golpiza de los ocho rugbiers, por lo que tuvo gran repercusión nacional. El ataque se produjo durante una fiesta clandestina que se estaba llevando a cabo en las playas del balneario ubicado en cercanías de Tres Arroyos y a la que asistieron alrededor de 500 personas. Al momento de los hechos, los victimarios tenían 31 años y la víctima, 26.

Según la información que circuló en un primer momento, el ataque se produjo cuando Di Francesco y su hermano Ramiro, ambos ambientalistas recogían botellas y residuos que habían quedado diseminados en el lugar. En ese momento, los jóvenes fueron provocados por un grupo de seis o siete personas, entre las que estaban Lucio e Ignacio.

Ordenan liberar a los rugbiers acusados de golpear a un joven en Claromecó

"Arrancaron a tirar basura al fuego. Mi hermano, que es ambientalista, les pidió que en vez de tirarlas al fuego, nos dieran una mano. Ahí Lucio empezó a prepotear e insultar a mi hermano", afirmó en su momento el joven agredido. Según la víctima, después de ese altercado, los Cozzi lo interceptaron mientras se subía a su camioneta y lo golpearon: "Me agarraron solo, por la espalda. No sé si fue una emboscada o me estaban esperando. Quedé inconsciente y me siguieron pegando en el piso", relató.

La víctima recibió golpes de puño y patadas hasta quedar herido de gravedad y sin conocimiento en el suelo. Cuatro días después del ataque, el 31 de diciembre de 2020, los hermanos Cozzi se entregaron para ponerse a disposición de la fiscal de Tres Arroyos, aunque el martes 5 de enero de 2021 fueron liberados por no tener antecedentes y porque la justicia entendió que no existe "peligrosidad procesal". Los rugbiers fueron acusados por el delito de "lesiones graves".

MB CP