POLITICA
Derechos humanos

Cecilia Pando: "Victoria Villarruel le dio visibilidad a las víctimas del terrorismo"

Pando explicó las diferencias con la vicepresidenta en lo que respecta a los 'crímenes de lesa humanidad'. La necesidad de "cerrar" una etapa oscura de la historia y "mirar al futuro". Los deseos que de Javier Milei complete su mandato hasta el final.

Cecilia Pando 20240224
Cecilia Pando en la entrevista con Jorge Fontevecchia | Pablo Cuarterolo

Cecilia Pando, presidenta de la Asociación de Familiares y Amigos de Presos Políticos de Argentina, repasó en declaraciones recientes los turbulentos avatares de la última dictadura militar y subrayó la necesidad de ponerle punto final a esa brecha oscura que eclosionó durante la década del '70. Asimismo, explicó en detalle los motivos del distanciamiento con su ex compañera de militancia Victoria Villarruel, quien también investigó este período oscuro de la historia y generó controversias al enfocarse en la "otra cara" de la violencia armada, vinculada con el rol de las organizaciones guerrilleras.

"Victoria se dedicó a las víctimas del terrorismo y yo a los militares presos", afirmó Pando en el contexto de un reportaje reciente de Jorge Fontevecchia en Periodismo Puro.

A su vez, ahondó en las diferencias que emergieron con la actual vicepresidenta a raíz de una interpretación distinta que cada una desarrolló por su lado con respecto a los llamados 'crímenes de lesa humanidad'.

Falsas promesas, indulto y silencio: Victoria Villarruel desmintió a Cecilia Pando y negó contacto con los familiares de represores

"Victoria se inclina más para decir que las organizaciones guerrilleras también cometieron delitos de lesa humanidad", explicó la fundadora de AFyAPPA. Al respecto, Pando subrayó que desde su óptica los militares condenados no cometieron "delitos de lesa humanidad" y que la ley penal fue aplicada con un criterio retroactivo.

Se trata de un espinoso debate en torno a los derechos humanos que reapareció con fuerza en los últimos años y que suele generar posiciones muy polarizadas.

A pesar de las diferencias, Pando cifró sus esperanzas en el gobierno libertario y destacó su deseo de que Javier Milei concluya su mandato.

 

La mirada de Cecilia Pando sobre Victoria Villarruel en Periodismo Puro

Cecilia Pando 20240224
Cecilia Pando en la entrevista realizada en Periodismo Puro. Fotos: Pablo Cuarterolo

A continuación, los fragmentos más importantes del diálogo entre Cecilia Pando y Jorge Fontevecchia.

—¿Cómo conoció a Victoria Villarruel, qué impresión tuvo de ella cuando la conoció?

—Éramos muy chicas las dos. Ella me llamó por teléfono para solidarizarse con lo que le había pasado a mi marido, y de ahí empezamos a frecuentarnos, ella me contaba lo que estaba haciendo. Ella tenía un grupo que se llamaba Jóvenes por la Verdad, donde les daba charlas a los chicos, les contaba la otra parte de la historia y bueno, empezamos a trabajar juntas. Después me contó, yo no tenía ni la menor idea de lo que había pasado con los militares presos siendo mujer de militar, pero con siete hijos no me daba, en ese momento eran todos chiquitos, no podía. Y entonces, me explicó lo que estaba sucediendo, después mi marido también, porque muchos jefes de él empezaron a entrar presos, entonces, me fui informando de todo ese tema.

—¿Cuál es la diferencia entre la Fayppa que usted fundó y el Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y Víctimas, que fundó Victoria Villarruel? 

—Son dos cosas totalmente distintas. Una es la problemática de los militares que están ilegalmente detenidos por los mal llamados delitos de lesa humanidad, y otra es la necesidad de darle a conocer a la gente que del otro lado, hubo víctimas del terrorismo, contarle la otra parte de la historia. A eso se dedicó Victoria, a darle visibilidad a las víctimas del terrorismo, que no se las tenía en cuenta. Ningún gobierno las tenía en cuenta. 

—¿El Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo fue el punto de partida para forjar la carrera política de Victoria Villarruel?

—No, Victoria en su momento no tenía ambiciones políticas. Bueno, empezó con el tema de las víctimas, no solamente hacer las denuncias acá, sino afuera del país. En el momento que yo la conocí, después no tuve más contacto con ella, no tenía ambiciones políticas. 

—¿Cuándo se separaron y por qué? 

—Nos separamos, porque ella se dedicó a las víctimas del terrorismo y yo a los militares presos. Teníamos distintas estrategias porque para mí, los militares están muy mal acusados, no fueron delitos de lesa humanidad, están aplicando la ley en forma retroactiva, están violando el Estatuto de Roma, al que Argentina adhiere en el 2007, y lo están aplicando en forma retroactiva, están violando la ley, están violando la Constitución Nacional y no estoy de acuerdo. Victoria se inclina más para decir que las organizaciones guerrilleras también cometieron delitos de lesa humanidad. Y yo no estoy de acuerdo, porque si el día de mañana lo ponen preso a Horacio Verbitsky, por su participación en las organizaciones terroristas, yo voy a decir: “es injusto que lo lleven preso, es ilegal”, por más que yo lo quiera ver preso, para mí es ilegal. Me gustaría verlo preso, como a tantos terroristas que estuvieron en el gobierno, que cobraron subsidios, que mataron, que asesinaron. Bueno, y esa es la división que hicimos. 

—¿La defraudó el gobierno de Cambiemos respecto de los derechos humanos y su declaración posterior?

—Sí. Porque ahí, en el Parque de la Memoria no solamente tienen que estar los desaparecidos, también tienen que estar las víctimas del terrorismo. La sociedad tiene que conocer toda la verdadera historia, todo lo que pasó en los 70. No una parte. Los chicos no pueden crecer en la mentira y tampoco pueden crecer con este odio que hay. Porque es terrible por ejemplo, a mí me han amenazado mil veces por la calle por pensar totalmente distinto. Y que le bajen línea desde arriba en los colegios con este adoctrinamiento que hay, con este relato que se impuso. O sea, no sacamos más a la sociedad del pozo. 

Cecilia Pando 20240224

—¿Qué amenaza? Cuénteme, ¿la insultaban? 

—Se me han acercado en voz baja a decirme: “vos sos defensora de represores, de genocidas”. Utilizan el término genocida muy fácil, cuando ningún militar fue juzgado por genocidio. Y Graciela Fernández Meijide lo dijo perfectamente, que se inventó el tema de genocidio porque lo necesitaban, y lo sé también por Luis Labraña, necesitaban las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, cobrar subsidios desde afuera, que las financien, y con los desaparecidos que decían en ese momento que eran alrededor de 2 mil o 3 mil, no se llegaba a nada. Entonces, “digamos que fueron 30 mil, pongamos la figura de genocidio”, no lo decimos nosotros, lo dicen ellos mismos. 

—¿Usted conoció a Jorge Rafael Videla a través de Villarruel?, ¿ella la llevó a verlo? 

—No. Lo conoció mi marido. Ella le hizo el contacto a mi marido, que lo quería entrevistar. Claro, estaba intrigado de hacerle muchas preguntas, obviamente. Él lo fue a ver. Yo a Videla lo conocí en el penal, me acuerdo que estaba con una víctima del terrorismo, nos acercamos a él y le dijimos: “General, hable”. Y él nos contestó: “Acá a nadie le importa lo que yo diga, yo ya estoy condenado”. Esas fueron las palabras.

—¿Cuál era la relación de Villarruel y Videla en ese momento? 

—Yo sé que...  Ella tenía contacto, no sé. Me parece que los chicos, el grupo que ella tenía con Jóvenes por la Verdad, habrán ido a escuchar alguna charla en su casa, de Videla. Pero no era tampoco tanta la relación.

—Fue su esposo quien hizo público que las visitas a los represores las organizaba Villarruel, ella refiere que las hacía para un libro que estaba escribiendo, ¿finalmente le parece que esa era una excusa o era la realidad? 

—No. Empezamos las visitas a los militares presos, en ese entonces no había libro. Fuimos a conocerlos. Después, sí se dio la oportunidad de un libro. Obviamente, ni Victoria ni yo vivimos aquella época, entonces lo mejor que podíamos hacer era entrevistar a la gente de ahí, como también se entrevistó del otro lado. 

—¿Cuál es su postura de la idea de hacer de la ex-ESMA un Museo de la Memoria, un espacio verde o escuelas, que fue la propuesta de Villarruel?

—Un Museo de la Memoria y yo creo que no es mala idea. Tiene que estar toda la verdad, tienen que figurar las víctimas del terrorismo también. Todo tiene que estar para que la gente pueda conocer la historia completa y cerrar el pasado, que se conozca todo y mirar al futuro. No podemos seguir anclados en un pasado que nos divide y que a mucha gente hace odiar. “A mi papá lo metieron preso, mi abuelo está preso”. Entonces, van creciendo esos chicos con tal resentimiento y vos le tenés que decir: “No, tranqui”. 

—¿Usted cree que si Victoria Villarruel asumiera la presidencia finalmente se solucionaría este tema por el que usted viene luchando? 

—Espero que sí.