POLITICA

Con mucha anticipación, preparativos y resistencia, llega el 8N

El del jueves podría ser el desafío callejero más masivo en el segundo mandato de CFK y uno de los cacerolazos organizados con más tiempo. Cómo fue el "contrataque" del kirchnerismo.

El 13 de septiembre hubo cacerolazos en todo el país. Con más organización, ¿se repetirá la escena?
| DYN

Tras semanas de aviso y propagación vía redes sociales, finalmente llegó el 8 de noviembre (8N) donde se manifestarán ciudadano y agrupaciones con críticas a políticas del gobierno nacional.

La marcha comenzará después de las 19 horas y se estimaba  una amplia participación en ciudades de todo el país, aunque el epicentro será la Plaza de Mayo, tal como sucedió el 13 de septiembre.

Pero en esta oportunidad, el kirchnerismo salió a "combatir" la protesta desde temprano, aunque sea en las palabras. 

Esto no les gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Ayer la presidenta Cristina Fernández de Kirchner expresó: "Mientras yo sea Presidenta podrán decir lo que quieran, pero podemos demostrar cómo el país ha avanzado estos nueve años". 

"Le pido a todos los argentinos que hablen con la verdad. Si no te gusta el gobierno por los Derechos Humanos, decilo; o porque los que antes eran pobres y vos podías contratarlos por dos mangos, decilo", en modo crítico a las "clases altas".

En tanto el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, señaló que "en otros tiempos estos manifestantes recurrían a golpes militares, hoy lo hacen a los grandes medios para mantener esos privilegios".

En la misma sintonía habló el senador Aníbal Fernández: "El 8N es un invento de una facción de ultraderecha paga". El exministro consideró que la protesta está "financiada por la Fundación Pensar, por gente de la Sociedad Rural y por viejos remanentes de lo que fuera el golpe militar".

Apoyos organizados. El Grupo de Acción Política por la Unidad (GAPU), espacio donde se agrupan dirigentes del Pro, del Peronismo Federal y de Unión por Todos, es uno de los más activos a la hora de llamar a cacerolear contra el Gobierno. Incluso, desde el sector de Patricia Bullrich se creó una página donde uno puede imprimir consignas anti-kirchneristas y hasta el ruido de las cacerolas.

Por su parte, la dirigente Elisa Carrió dijo que "esta semana, el protagonista principal es el pueblo. Y el protagonista en la historia que viene también es el pueblo. Detrás del pueblo está toda la política y el análisis político. El pueblo va adelante". Pidió a los políticos no asistir a la marcha.

El gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota dijo que “el 8N será una expresión lógica de la sociedad frente a la falta de diálogo del Gobierno nacional”.

El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, sorprendió en la tarde del miércoles cuando en su Twitter oficial escribió: "El #8N vayamos con una sola bandera, la argentina". La frase le valió un reto del kirchnerista Abal Medina. "¿Qué tal si te dedicás un ratito a gobernar?", lo espetó.

Redes y ropa. A contramano del 8N, viene el 7D, fecha que el kirchnerismo promociona como su gran batalla de 2012. Y hay remeras para todos los gustos.

Las redes sociales están jugando un papel fundamental en las movilizaciones. Desde uno y otro lado se llamó a participar o repudiar los eventos. El eventual cacerolazo de este jueves se alejó así de la espontaneidad de las movilizaciones de 2001 y recordaba a los primeros cacerolazos, que organizaban el Frepaso y UCR en 1996.