POLITICA
LA CASA ROSADA TRAS EL 8N

El Gobierno se aferra a creer que los caceroleros son votantes ajenos

No responderá a los reclamos de los manifestantes. Cree que la falta de conducción política terminará por debilitar la protesta.

Criticas. La protesta de la semana pasada golpeó contra los planes del kirchnerismo y cambió el clima político de la Argentina.
| Cedoc

El cacerolazo fue muy empujado por el Grupo Clarín. Va a decantar. Es como una ola: va a pasar”, graficó a PERFIL un ministro del Gobierno nacional. En la Casa Rosada se abrazan a esta frase con una convicción que sorprende. Exponen como principal argumento que no hay un líder que aglutine a quienes protestan, lo que debilita –a entender de los funcionarios– la organización. El otro argumento es que el reclamo es muy heterogéneo. “Al no haber una única idea, es más difícil que se sigan juntando multitudes en las calles”, analizó un integrante del gabinete K.

No tiene Cristina Kirchner vocación de responder a ninguno de los reclamos que se hicieron en el cacerolazo. Es más: algunos interpretaron que la exención de Ganancias para el medio aguinaldo fue para concederle a la clase media un beneficio en medio de tanto malhumor. Pero varios operadores de la Rosada dijeron que, en realidad, lo hizo para opacar el anuncio de Mauricio Macri sobre los subtes y quitarle espacio en los diarios. Y para amortiguar la protesta sindical del próximo martes.

Esto no les gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

El kirchnerismo está acostumbrado a redoblar la apuesta. Lo hizo con el campo y con Clarín. Y parece estar dispuesto a hacerlo una vez más, con actos y nuevos anuncios. La mejor definición la dio un funcionario fuera de micrófono: “Cristina trazó una zanja. De un lado está el 54% que la votó; del otro, el 46% que no lo hizo. No hay un puente que conecte esos dos sectores”. El Gobierno se aferra a creer que entre los caceroleros sólo había votantes opositores. Pero la caída en las encuestas exhibe otra realidad.

 

Así y todo, el oficialismo considera innecesario dar respuestas específicas para seducir a los manifestantes.

 

Siga leyendo la nota en la Edición Impresa de Diario PERFIL