martes 11 de mayo de 2021
POLITICA Primera renuncia del gabinete de Fernández
30-04-2020 11:59

El olvido de Vanoli de poner representantes en el Grupo Clarín hartó a Alberto Fernández

El extitular de la ANSES debía presentar a los directores del Estado en Telecom, propiedad del multimedio. El presdidente se quedó sin directores en una empresa clave.

30-04-2020 11:59

¿Por qué Alberto Fernández le pidió este miércoles 30 de abril la renuncia al titular de la Anses Alejandro Vanoli? Sucedió casi un mes después de las largas filas de jubilados en las entidades bancarias, y tras varios días de demoras en la implementación del Ingreso Familiar de Emergencia. Pero fue el mismo día en el que se había llevado a cabo la asamblea de Telecom, nave insignia del Grupo Clarín, en la que el funcionario debía proponer dos directores y no lo hizo.

La asamblea de accionistas en Telecom que se realizó ayer era la oportunidad para que el Gobierno designara a sus representantes la empresa, cuyas acciones heredó el Fondo de Garantía de Sustentabilidad tras la estatización de las AFJP de 2008.

Se trata nada menos que del gigante emergió de la fusión con Cablevision, aprobada por el gobierno anterior, que dio luz a la mayor corporación de telecomunicaciones de Sudamérica. La telefónica es controlada por el holding históricamente enfrentado con el kirchnerismo, donde —por la demora de Vanoli— ahora el Gobierno no tiene participación activa.

Las demoras en el Ingreso Familiar de Emergencia determinaron la salida de Vanoli

Alejo Maxit era el representante del gobierno de Mauricio Macri en la empresa y su suplente era Santiago Irbazabal Murphy. Aunque sus mandatos vencieron el 31 de diciembre de 2019, la actual gestión nunca nombró a sus reemplazantes. El propio Vanoli reconoció que las designaciones en distintas empresas se habían retrasado por tener que tratarse en las asambleas que se desarrollarían entre marzo y abril.

Tras cuatro meses sin representantes, este miércoles el Gobierno debía ocupar esos sillones por tres años. Pero la asamblea se desarrolló sin ninguna figura en nombre del Estado. De manera automática el lugar que le correspondía a la ANSES lo pasó a ocupar Sebastián Sánchez Sarmiento (quien ya es director en Cablevisión) y como suplente asumió Delfina Lynch, ambos directores designados originalmente en representación del grupo Fintech, del mexicano David Martínez.

El desierto que dejó la ANSES en esta asamblea llegó a oídos del Presidente horas después. Entonces, desde la Quinta de Olivos, Fernández llamó al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero y le dijo que le pida la renuncia.

Vanoli había quedado en la mira cuando el cronograma de pagos a jubilados y beneficiaros de planes sociales provocó la salida masiva de grupos de factor de riesgo que hicieron largas filas en los bancos. En el Gobierno también criticaban por estos días la demora en el pago del Ingreso Familiar de Emergencia a los ocho millones de ciudadanos a los que se debía llegar.

Alberto Fernández apuntó contra Pesce, Vanoli y Palazzo por el caos bancario

La salida de Vanoli, comunicada anoche, ocasionó movimientos rápidos en la empresa. Quienes horas antes habían asumido en el lugar que le corresponde al Estado, presentaron su renuncia. “Tengo el agrado de dirigirme a Ud. en mi carácter de Apoderada de Telecom Argentina, a fin de informar que en el día de la fecha, la Sociedad recibió del señor Sebastián Sanchez Sarmiento y de la señora Delfina Lynch, sus renuncias a los cargos de Director Titular y Directora Suplente de Telecom Argentina, respectivamente, con efecto inmediato al día de la fecha, a fin de habilitar una vacante en el Directorio de la Sociedad que permita ser ocupada por un director designado a instancia de Anses Fondo de Garantía de Sustentabilidad”, informó a la Comisión Nacional de Valores la apoderada Andrea Cerdán, apoderada de la empresa.

La próxima asamblea sería en un mes. Fernández tendrá que esperar hasta entonces para nombrar a los dos directores.

Al estatizarse las administradoras de pensiones en 2008, se traspasaron las acciones que tenían en más de 30 empresas privadas y por ende sus directores a partir de entonces pasaron a representar al Estado.

La polémica por el retraso en las designaciones en distintas compañías se había anticipado a principios de mes cuando el Presidente criticó al Grupo Techint por la advertencia de 1400 despidos. En ese momento, Miguel Angel Toma negó que eso fuera a suceder. Habló como representante del Estado en la empresa en la que fue designado por la gestión Macri. Todavía seguía en su cargo.

 

RA/JS/FF